Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Feria del libro

"Indago en el terror de la vida cotidiana"

Edmundo Paz-Soldán (Cochabamba, Bolivia, 1967) visita la Feria del Libro con un nuevo libro de quince relatos: ‘Billie Ruth’, publicado por Páginas de Espuma. Participa, en una sesión dedicada a Colombia, con la joven narradora Liliana Colanzi.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 02/06/2013 a las 09:59
0 Comentarios
El escritor Edmundo Paz-SoldánEFE

-¿Por qué llevaba más de diez años sin publicar relatos?
-Porque me gustan los libros de cuentos orgánicos, unitarios, como ‘El llano en llamas’ y Ficciones. En todo este tiempo escribí muchos cuentos, pero no veía un libro ahí. Hasta que se hizo la luz.


-¿Qué le debe a maestros sudamericanos del relato como Julio Cortázar, Felisberto Hernández, Juan Rulfo y Horacio Quiroga?
-El intentar construir una tensión narrativa desde la primera línea.

-¿Un libro como este nace por proceso de acumulación de relatos o por qué tenía una idea de partida, una unidad de tema, de atmósfera?
-Lo que más costó fue encontrar el hilo conductor. Sentí que el desasosiego existencial de los personajes podía ser un tema central, pero no era suficiente. Luego llegué a la conclusión que era clave narrar ese momento fundamental en la vida en que las cosas cambian para siempre, aunque los personajes tardan en darse cuenta de ello. Así que no, no hubo una idea de partida. Después de diez años de escribir cuentos sentí que ahí podía haber un libro.


-¿Ha querido escribir cuentos perturbadores, inquietantes, próximos al escalofrío?

-Sí, pero no me interesaba la parafernalia tradicional de los relatos de escalofrío. Quería indagar en el terror de la vida cotidiana. Todos entramos en contacto con esas historias perturbadoras, no estamos tan protegidos como pensamos que lo estamos. Menos aun en la niñez y la adolescencia. Por eso hay tantos cuentos con personajes centrales que son niños o jóvenes.

-También es un libro sobre los ritos de paso de la adolescencia... ¿Suceden tantas cosas cómo usted cuenta?
-Suceden, suceden. Lo que hace la literatura es amplificar esas cosas.

-Dice un personaje: “Caray con la juventud de hoy en día, alterada a más no poder”. ¿Le parece un buen diagnóstico?
-Sí, solo que se puede aplicar a todas las épocas. El asunto es no registrar las alteraciones obvias sino las subterráneas. Al menos para mí. Esa es mi forma de encarar un cuento.

-Otro asunto capital es el cosmopolitismo. ¿Sería una característica de la nueva narrativa latinoamericana?
-El cosmopolitismo es parte de la narrativa latinoamericana desde el modernismo, sólo que hay flujos y reflujos, ciertas intensificaciones. Estamos en uno de esos momentos.

-¿Por qué ha elegido como título genérico el cuento de 'Billie Ruth'? Es uno de mis favoritos, por cierto.
-Porque este es un libro de ‘personaje’: Billie Ruth, El Croata, Azurduy, Roby... Quería que el nombre de uno de esos personajes le diera el título al libro, como una declaración de principios, y el más poético, como para nombrar a todo el libro, me pareció Billie Ruth.

-¿Cómo define sus cuentos?
-Como una exploración en el misterio de la vida, una indagación en el mal, en el horror de la vida, sin olvidar de vez en cuando sus aspectos sublimes. Al menos estos cuentos.

-Da la sensación de que una de sus grandes pasiones y pulsiones es contar historias. ¿Es así?
-Hay épocas de novelas y otras de cuentos. Ahora mismo los cuentos no dejan de visitarme.

-Entre los jóvenes, y no tan jóvenes, autores latinoamericanos, ¿quiénes están escribiendo los libros que más le conmueven?
-Recomiendo ‘Los estratos’, del colombiano Juan Cárdenas (Periférica). De lo mejor que he leído este año.








Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual