Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Feria del libro

"Mis trabajos de humor gráfico más que graciosos son reflexivos"

David Vela (Zaragoza, 1967) acaba de ilustrar a Ramón Gómez de la Serna en ‘Ninfas y calaveras’ (El Patito), una de sus obsesiones. Aquí reflexiona sobre el escritor, su trabajo y la ilustración. Firmará en la Feria y lo presentará el día 6 en El Armadillo Ilustrado.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 01/06/2013 a las 11:14
0 Comentarios
El ilustrador zaragozano David VelaVICENTE ALMAZÁN

-¿Cómo nace su pasión por Gómez de la Serna? 
-De Ramón me gustó desde muy joven 'El incongruente' y la incongruencia como actitud vital. Y después me interesaron mucho sus ensayos 'Lo cursi', 'Gravedad e importancia del Humorismo' o los incluidos en Ismos. El gusto por las greguerías y los caprichos ramonianos fue bastante posterior, a partir del ejercicio de interpretarlos a través del dibujo. Buscando ilustraciones de Salvador Bartolozzi, a quien le he dedicado mi tesis doctoral, en las revistas de época, me topé con una serie de artículos de la segunda mitad de los años veinte con una estética que sorprendía por su modernidad. Estaban firmados por distintos dibujantes como Bon, Climent, Almada Negreiros o Beberide; pero en todos los casos ilustraban textos de Ramón. Desde esos días, hace ya veinte años, me quedó el interés por aquellos artistas así como por otros que pasaron por Pombo, pero también el propósito envidioso de ilustrar yo mismo a Ramón.


-¿Cómo define su obra, qué es lo que le llama la atención?
-Modernidad y humorismo son tal vez las cualidades más llamativas de Gómez de la Serna y las que le convierten en un autor de plena actualidad. Pero como ilustrador me atrae la inmensa capacidad de Ramón, casi infinita, de crear imágenes poéticas. Se tiende a banalizar la greguería y a subrayar los aspectos más irrelevantes del autor; sin embargo, como afirmaba Umbral, el 27 nace primero de Juan Ramón, pero también en gran medida de la metaforización audaz de Gómez de la Serna.

-Le ha dedicado al menos dos exposiciones...
-En realidad son tres exposiciones y en los tres casos son proyectos de iniciativa personal previos al libro. Comencé con una selección de greguerías dedicadas a los animales como un primer ensayo a la hora afrontar gráficamente el género; primer ensayo con aciertos y algunos errores que se pudo ver hace diez años en el Café la Esfera. Después, un editor madrileño, José Rodríguez, de ACVF, se interesó por la colección y lo publicó en 2007 como Bestiario de Greguerías.

-¿Y luego?
-El segundo proyecto se basa en uno de mis libros preferidos de Ramón, el ensayo 'Los muertos y las muertas', que inexplicablemente todavía no tiene edición moderna. La colección completa de originales fue adquirida por el Programa de Humor Gráfico de la Fundación General Universidad de Alcalá y se puede ver como exposición itinerante. Finalmente preparé una exposición sobre lo femenino en Ramón, aunque en esta ocasión con la compañía del excelente pintor y escultor Ángel Laín. Ambos presentamos las ‘Ninfas y sirenas’ ramonianas en la librería La Pantera Rossa de Zaragoza hace un par de años. Y de estas dos últimas exposiciones y algunos dibujos inéditos más surge el presente libro de El Patito Editorial, ‘Ninfas y calaveras’, como homenaje al autor en el cincuentenario de su muerte.

-¿Qué importancia ocupa el humor y la sátira en su propia obra?
-Siento el humor como una actitud muy cómoda de distanciamiento, de relativización, de descreimiento frente a lo establecido -a derecha e izquierda- más que de comicidad. Por eso muchos de mis trabajos de humor gráfico no suelen ser inmediatamente graciosos, sino más bien reflexivos. Eso genera detractores, pero también un estilo de humor muy exportable que me va generando año a año premios en los certámenes internacionales. En abril conseguí el premio del Ministerio de Cultura de Bulgaria, en el certamen de Gabrovo, uno de los de mayor tradición de la Europa del Este.

-Creo que también hay una dimensión onírica, fantástica, próxima al realismo mágico, ¿no?
-Yo soy un lector perezoso y por eso mi género preferido es el cuento fantástico, desde Hoffmann a Nodier, Machen, Lovecraft, Quiroga, Hodgson, etc. Así que el realismo me conmueve poco. Me interesa por eso explorar la obra de algunos dibujantes que se movían en ese ámbito de lo fantástico, como los simbolistas europeos o en España Romero Calvet o su coetáneo el excelente ilustrador gallego Max Ramos.

-¿Cómo quiere que sean sus dibujos: narrativos, sugerentes, transgresores, inquietantes?
-En el caso de ‘Ninfas y calaveras’ sería magnífico que se le pudieran aplicar todos los adjetivos que indicas. Pero también el de “teatrales”. No comparto la idea de que la ilustración no pueda ser redundante con el texto y en ocasiones formularse como un subrayado o una escenificación. En realidad no creo que haya reglas cerradas para la ilustración, más allá del trabajo bien hecho y el respeto al texto y al autor. En ‘Ninfas y calaveras’ muchos de los dibujos están concebidos como una puesta en escena, como una teatralización de las greguerías o de los textos del ensayo ‘Los muertos y las muertas’.

-¿Qué le debe a Salvador Bartolozzi? Dice el profesor Jesús Rubio que es uno de los grandes especialistas sobre él...
-Jesús Rubio, que amablemente prologa ‘Ninfas y calaveras’, fue el director de mi tesis sobre Bartolozzi y siempre ha apoyado aquella investigación que se presentó en 1996. Se publicó después en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes y durante algún tiempo tuvo nula difusión. Pero es cierto que últimamente se ha convertido en uno de los trabajos de referencia sobre el artista, al menos para especialistas como Juan Manuel Bonet o Felipe Hernández Cava; y recientemente me envió un correo muy alentador Antonio Martín. Queda mucho por hacer, ya que el campo de acción de Bartolozzi era amplísimo incluyendo ilustración gráfica, muñequería humorística, historieta y literatura infantil, títeres, teatro para niños y escenografía.

-¿Quiénes serían sus referentes?
-Yo soy rata de hemeroteca digital y ahora mismo es fácil descubrir cada día dibujantes fantásticos. En este momento me estoy recorriendo la versión digital de la revista ‘Simplicissimus’ donde hay nombres extraordinarios como Kubin u Olaf Gulbransson. En las hemerotecas españolas puede verse toda la generación excelente de La Esfera, con artistas como el propio Bartolozzi o sus coetáneos, Max Ramos, Ribas, Zamora, Ochoa, etc., o humoristas de la talla de K-Hito, Bagaría, Sirio o Mihura. De los más modernos admiro mucho a nombres como Ceesepe o Ana Juan; y de última hora me quedo con dos monstruos como nuestro Oscar Sanmartín y Jack Mircala.

-¿Qué técnica utiliza?
-Soy muy fiel a la témpera y el pincel. El ordenador solo para el retoque último.

-¿Por qué se ha publicado en gallego y en castellano?
-El Patito Editorial es una editorial gallega, especializada en cómic y libro ilustrado, con sede en Santiago de Compostela. Sus responsables, Gemma Sesar y el dibujante Fausto Isorna, publican parte de su producción en lengua gallega. Así que quisieron publicar una versión del libro en gallego, con distinta cubierta y traducción de Isabel Soto. A mí esta versión titulada ‘Ninfas e caveiras’ me encanta, y recomiendo para el lector de cualquier parte esta inédita manera de leer a Ramón.






Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo