Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Cine

Kore-Eda emociona en Cannes con un filme sobre la paternidad

El filme cuenta la historia de dos familias. Sus hijos, de seis años, fueron intercambiados al nacer por un error del hospital

Efe/Alicia García de Francisco. Cannes (Francia) Actualizada 18/05/2013 a las 16:05
0 Comentarios
El equipo del filme de Kore Eda, en CannesEFE

El japonés Hirokazu Kore-Eda es un experto en películas sobre la familia y su problemática y sigue en esa línea con 'Soshite Chichi Ni Naru' ('Tal padre, tal hijo'), un filme sobre la paternidad y el intercambio de niños al nacer con el que emocionó en Cannes.

"No tengo padre ni madre y me he convertido en padre. Mi situación en la sociedad ha cambiado, he pasado de ser hijo a ser padre. Me interesa ese aspecto y seguiré hablando de él", explicó hoy en rueda de prensa Kore-Eda, en competición oficial en el festival francés, en el que su nombre es uno de los habituales -esta es su cuarta participación-.

El filme cuenta la historia de dos familias. Sus hijos, de seis años, fueron intercambiados al nacer por un error del hospital y ahora el centro médico propone deshacer el cambio y que Keita y Ryusei regresen cada uno con sus padres biológicos.

Kore-Eda partió de un personaje, el padre de Keita, un hombre muy orgulloso de sí mismo, con un buen trabajo, buena casa y una vida perfectamente organizada.

"Pensé cómo sería ser criado por un padre así" y ese fue el punto de partida de la historia, en la que el realizador quiso crear un juego de contrastes para provocar un cambio radical en él.

Y para lograrlo se vio obligado a poner frente a ese personaje a alguien muy diferente, que es el padre de la otra familia, mucho más despreocupado de las cosas materiales y centrado en hacer feliz a sus hijos.

"Mi proyecto no era mostrar diferentes clases ni la sociedad japonesa, se trataba de encontrar una forma de provocar un 'shock' en el personaje principal y aunque el resultado muestra dos caras de la sociedad japonesa, ese no era el objetivo", explicó.

Una sociedad en la que el éxito parece dominarlo todo, algo que ejemplifica a la perfección ese padre triunfador al que interpreta Masaharu Fukuyama, toda una estrella de la canción y del cine en Japón.

Fukuyama señaló que hacer el filme le permitió aprender cómo ser padre puesto que de eso trata la historia, "de cómo convertirse en un padre".

Junto a él, los dos niños a cuyo alrededor gira la historia, Shogen Hwan y Keita Ninomiya, tan diferentes como encantadores y cuyo intercambio resultan chocante a los espectadores.

De una naturalidad desbordante, su interpretación es lo que da fuerza a una película narrada con sutileza y emoción pero que no supone un giro novedoso en la carrera de un realizador que vuelve una y otra vez sobre el mismo tema.

Para lograr que los niños interpretaran así, Kore-Eda y los actores que encarnan a sus padres recurrieron a los juegos.

"Jugábamos con ellos y les decíamos lo que hacer. Nuestro trabajo era captar reacciones de los niños mientras jugaban y ver en qué momento se daba el ambiente necesario para rodar", explicó Fukuyama.

Al respecto, Kore-Eda señaló cómo se aprovechaba del lenguaje normal de los niños, de las expresiones que les oía utilizar en sus juegos y las incorporaba a los diálogos.

Los dos actores infantiles escuchaban atentamente las palabras del resto del equipo mientras miraban asombrados a los periodistas.

Apenas consiguieron decir que estaban encantado de estar allí y para ello el más pequeño, Keita, tuvo que ser cogido en brazos por Fukuyama porque ni siquiera llegaba a asomar toda la cabeza por encima de la mesa.

Mientras, Shogen, al igual que hacía su personaje en la película, no paraba de plantear preguntas al director y de moverse curioso ante lo que le rodeaba.

Y Kore-Eda se mostraba feliz de la acogida de la prensa a su película y a la espera del estreno oficial esta noche.

Pero lo que nadie le quita es la posibilidad de "intercambiar opiniones sobre este formidable mundo que es el cine" con sus compañeros de profesión, como el francés François Ozon, con el que estuvo conversando anoche en una cena.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual