Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Ilustración

Elisa Arguilé ilustra a Dorothy Parker

Nórdica publica ‘Una rubia imponente’, la obra maestra de la periodista, escritora y guionista norteamericana.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 12/05/2013 a las 10:52
0 Comentarios
Ilustración de Elisa Arguilé para 'Una rubia imponente'

Dorothy Parker (1893-1967) fue una escritora incómoda y a menudo incomodada. Poseía un sentido del humor especial, marcado por la ironía, la mala baba, el sarcasmo y una sinceridad que mezclaba bien con la sátira y la insolencia. En su vida nada fue fácil: se quedó pronto huérfana de padre, estudió danza y piano, y se empleó durante algún tiempo como pianista. Aunque su verdadera pasión, desde muy pronto, serían las letras: trabajó como periodista en ‘Vogue’, ‘Vanity Fair’ o ‘The New Yorker’, fue crítica teatral, y sobre todo destacó en el relato corto y en la poesía. También redactó guiones de cine, como ‘Ha nacido una estrella’, la película que rodó William Wellman. Supo moverse en el campo de la frivolidad, pero en el fondo era una mujer vulnerable, más bien desesperanzada, que no tuvo demasiada suerte en el amor (se casó tres veces; dos veces con el escritor Alan Campel). Murió en la miseria y en el olvido. 

A veces, su mirada sobre los desenfadados años 20, hasta que se produce el ‘crack’ de 1929, y su inclinación hacia la autodestrucción recuerdan mucho a Francis Scott Fitzgerald. Nórdica, en su colección de libros ilustrados, publica ‘Una rubia imponente’, su cuento más famoso y también el más perfecto, con ilustraciones de Elisa Arguilé. El volumen acaba de presentarse en Los Portadores de Sueños; Diego Moreno presentó además una atractiva novedad: los ‘Poemas perdidos’ de la autora.

El argumento y la técnica

La ilustradora zaragozana, Premio Nacional, es una mujer tan rebelde como Dorothy Parker. Siempre le da una vuelta de tuerca a cuanto toca, a cuanto hace, y aquí también lo ha hecho. Le gusta decir, medio en serio y medio en broma, que “hace lo que le da gana”. Elisa Arguilé se reinventa en cada trabajo: es lenta, obstinada, intuitiva, investiga y nunca se conforma. El relato de Parker cuenta la historia de Hazel Morse, una mujer de buen ver, más bien exuberante, que trabaja de modelo para una tienda de ropa. Poco a poco, entabla relaciones con diversos hombres. Se casa sin fortuna, va de amor en amor, asiste a reuniones y fiestas de amigas, pero no puede vencer la sensación de frustración y de fracaso. Todo ello la conduce hacia el alcoholismo, que tiene aquí algo de lenta forma de suicidio.

Elisa Arguilé, en uno de sus trabajos más laboriosos, decidió emplear rotulador, que se disuelve en alcohol “como los recuerdos de la señora Morse”, y utilizar algunos tonos que se ajustan a la personalidad de Hazel: el rosa, un rojo especial, que acentúa sus labios y sus uñas. Y ha creado una suerte de narración paralela, el iceberg que avanzaba hacia dentro, invisible como una colina de desgarros: un cuento del dolor de la protagonista, de su soledad, de su esclavitud etílica. A veces, como si quisiera hacer menos insoportable el cuento, encadena varias páginas de ilustración, hasta seis, tres dobles, en un auténtico ejercicio de desafío. Hay referencias al mundo de las fiestas y la frivolidad, de la música de jazz y del tedio en el que vive la protagonista, que no se lleva demasiado con los espejos. Elisa Arguilé no cuenta lo que ya ha contado con transparencia y agilidad, con brillantez y equilibrio, la narradora norteamericana: ella más bien aborda la perplejidad de la protagonista, la sensación de vacío, sus sueños. Y no le importa incomodar al lector. Lo hace a conciencia. Y con mucho esfuerzo, tras desvelos y búsquedas.

Dorothy Parker formó parte de un colectivo antinazi, defendió la II República española y fue investigada por el FBI. Al morir dijo: “Perdonen por el polvo”. El magistral relato ‘Una rubia imponente’, traducido por Jorge Cano y galardonado en 1929 con el premio O’Henry, tiene algo de autobiografía desesperada.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual