Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Literatura

Campo Vidal afirma que los políticos deberían fijarse en Adolfo Suárez

El periodista presenta en Zaragoza su libro sobre el expresidente al que describe como un hombre "osado hasta el límite".

Europa Press. Zaragoza Actualizada 08/11/2012 a las 19:36
4 Comentarios
Campo Vidal presenta nuevo libroEFE

El periodista Manuel Campo Vidal ha afirmado que los políticos deberían mirarse en "el espejo" del expresidente del Gobierno central, Adolfo Suárez, un hombre "osado hasta el límite de lo temerario". 

Este jueves durante la presentación en el Centro de Prensa de Zaragoza de su libro 'Adolfo Suárez. El presidente inesperado de la Transición', junto con los también periodistas Plácido Díez y Pepe Quílez, Campo Vidal ha explicado que la Transición proporcionó unos "personajes políticos extraordinarios" que "ojalá tuviésemos hoy".

"Es un libro de gratitud hacia un personaje clave, este país es muy ingrato, como dice José María Aznar, hasta que no te mueras no te ponen una calle", ha recalcado, al tiempo que ha realizado una petición: "Necesitamos hombres de Estado para poder afrontar las crisis que tenemos, con otros personajes habría otra situación y otras posibilidades".

'Adolfo Suárez. El presidente inesperado de la Transición' es un libro que también recoge una parte de memoria personal de Manuel Campo Vidal, ya que "tuve la oportunidad de ser periodista en la época, entré en mi primer periódico como becario en el año 1972 y militaba en organizaciones clandestinas", ha relatado Manuel Campo Vidal, quien ha apostillado que tuvo la posibilidad de entrevistar y "tener conversaciones muy largas" con Suárez.

Manuel Campo Vidal también ha agradecido "a las 30 personas, empezando por Suárez, que me han ayudado a hacer este libro", entre los que se encuentran sobre todo políticos de la época.

"Adolfo Suárez era un gran comunicador y un hombre valiente, osado hasta el límite de lo temerario", ha sostenido el autor, quien ha recordado que realizó su primer discurso, después de ser nombrado presidente por el Rey Juan Carlos I, "en el sofá de su casa y diciendo que quería gobernar con el consentimiento de los gobernados".

Así, Campo Vidal ha incidido en la importancia de este discurso cuando el país, inmerso en una dictadura, estaba acostumbrado a que los mandatarios hablasen desde púlpitos. "Suárez es un gran comunicador y es a la Transición lo que Felipe González a la modernización de España, y en ambos casos teniendo una alianza extraordinaria con la comunicación".

"Se juega la vida muchas veces"

Manuel Campo Vidal ha insistido en que el expresidente Adolfo Suárez "se jugó la vida en muchas ocasiones" durante su mandato, entre las que ha mencionado la legalización de los sindicatos y del Partido Comunista de España (PCE).

Sin embargo, también ha mencionado que su libro desvela otra ocasión en la que Suárez se jugó la vida, durante el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. "Aún es pronto para ver la trama civil del 23-F, pero me han desclasificado cosas", entre ellas una conversación entre Suárez y el teniente coronel de la Guardia Civil, Antonio Tejero, que entró en el Congreso de los Diputados aquel día. Esta discusión la escuchó un ujier, se la transcribió al entonces diputado del PSOE, Adolfo Guerra, quien se la ha hecho pública a Campo Vidal.

En el texto se recoge como Suárez y Tejero discuten por el intento de golpe de Estado y la forma en la que el primero le planta cara. "Se trata de un hombre valiente que se jugó la vida y este país le debe un reconocimiento que no hemos estado a la altura de dárselo, por eso he escrito este libro".

Sobre la "tragedia griega" que ha sido la vida de Suárez, con el cáncer de su mujer y de sus hijas, Campo Vidal ha apostillado que no conoce otro periodo histórico en el que tantos de sus protagonistas hayan muerto "tan prematuramente".

En su libro, también ha destacado que recoge la reunión que mantuvieron Suárez y Carrillo en la finca de Pozuelo de Alarcón del escritor y entonces presidente de Europa Press, José Mario Armero. Para contar esta historia ha tenido la posibilidad de acceder al diario de la mujer de Armero.

Grandes profesionales

Respecto a la situación de la España, Campo Vidal ha mencionado que si él se dedicase a la política "me miraría en el espejo de los grandes profesionales y Adolfo Suárez es uno de ellos, quien creo que se fijó en John F. Kennedy, por esa capacidad de comunicación y de seducir".

"La democracia necesita alguna corrección, por ejemplo en el sistema electoral, estamos un poco malcriados en los últimos años con una generación que cree que esto es así de siempre y un clase política demasiado profesionalizada, quizá no se den cuenta todavía, pero el momento en el que estamos también es excepcional", ha aseverado.

Por su parte, Pepe Quílez ha asegurado que el libro le ha "retrotraído" al principio de los años 80 y final de los 70, ya que "es una fotografía ajustada, bien narrada, de esos años".

Respecto a la imagen que aporta el libro de Adolfo Suárez ha afirmado que se ofrecen unos matices "muy interesantes", ya que "permite acercarse a aspectos" más humanos del político, "como cuando pierde su casa porque no puede pagar el préstamo para sufragar la enfermedad de su mujer y de sus hijas", que padecieron de cáncer, "la voracidad de los bancos no sólo es cosa de ahora".

"Parece que ahora esto de la democracia es porque tiene que ser así y ya está, pero ha habido tanta gente que se ha esforzado tanto que merece echar la vista atrás para ver lo que ha costado", ha agregado Quílez. Asimismo, ha enfatizado el "valor" de Adolfo Suárez para "enfrentarse a todos los poderes fácticos de este país".

"Le golpearon duramente"

Por su parte, Plácido Díez ha opinado que a Adolfo Suárez "le golpearon duramente" al final de su carrera política y de su vida, por lo que ha califica su historia de "tragedia shakesperiana", porque "es una tremenda prueba de sufrimiento y dolor y al final pierde la memoria".

En este punto, ha explicado que "otros padres de la Constitución española" también han perdido la memoria, algo que coincide con "la desmemoria de este país", ya que la política durante la transición "consistía en hablar, recordar y renunciar".

De esta forma, Díez se ha referido a la política en estos últimos, asegurando que el PSOE ha perdido su identidad y que el PP "cree que puede sacar todo adelante por mayoría absoluta, por ello, ha considerado que "tendríamos que haber aprendido de Suárez".

"No era el favorito para ser presidente y aún así salió él, porque tenia la osadía, el valor y el olfato de saber que había que conciliar a las dos Españas", ha señalado.

No obstante, Plácido Díez ha criticado que Adolfo Suárez era un hombre que trabajaba "en soledad", por lo que "no estaba acostumbrado a hacer equipo, a debatir demasiado", pero resultó ser "un periodo de mucho diálogo y entendimiento", algo que, ha afirmado, se ve reflejado en el libro de Campo Vidal que es "muy humano".

Además, ha mencionado que el político español tenía "un déficit en las relaciones internacionales", precisamente debido a su "osadía" y a veces "falta de tacto".

También ha apuntado la importancia, junto con Adolfo Suárez, que tuvo el líder comunista Santiago Carrillo, "entre los dos construyeron ese guión de la transición, que fue un periodo ejemplar, pero nos dejo asignaturas pendientes como las autonomías, el traje del país, y la separación de poderes entre la Iglesia y el Estado".

"Fuego cruzado"

Según Plácido Díez este libro refleja a la perfección un periodo histórico en el que en el país "había un fuego cruzado con Grapo y ETA y Suárez aguantó el tirón, además los militares nunca le aceptaron la legalización del PCE".

Plácido Díez ha considerado que hubo un "desafecto" hacia Suárez, "tanto por parte de su propio partido como del rey de España". No obstante, ha explicado que esta relación se "recompuso" con una foto, en el año 2008, en la que el Don Juan Carlos y Adolfo Suárez salen abrazados charlando en el jardín la urbanización madrileña de La Florida.


  • Un admirador de Suárez / Yo sigo igual que antes09/11/12 00:00
    He leido casi todo lo que han "Publicar" sobre "opiniones" . "No sé si van a seguir" sobre Adolfo Suarez.
  • MANUEL GERMAN para Heraldo.es09/11/12 00:00
    CULTURA/Literatura/Opinión/Campo Vidal pone como modelo a Adolfo Suárez/Manuel Germán/ (Heraldo.es) /// Tras la presentación, en Zaragoza, de su libro: "Adolfo Suárez. El Presidente inesperado de la Transición" y su puesta a la venta en las principales librerias, solo restan dos cuestiones que abordar: su crítica literaria y la faceta humana de su protagonista. Reconozco que, sin dudarlo, he escogido la menos valorada y la que más relevante considero en momentos tan difíciles como los que atraviesa la democracia española. A modo de presentación diré que Adolfo Suárez nunca dejó de creer en sí mismo y (sin falsas modestias) en llegar a convertirse en el primer Presidente de la tan ansiada democracia española, incluso cuando se barajaban nombres como López Bravo o Silva Muñoz y nadie daba un duro por él. Cuando Fernández-Miranda comunicó a don Juan Carlos, "Estoy en condiciones de ofrecer al Rey lo que el Rey me pidió",más de uno se frotaba los ojos. Adolfo Suárez se convirtió en el presidente que puso fin a la Transición y dio paso a un nuevo periodo de la historia más reciente: la instauración de la democracia tras un largo periodo que no voy a recordar por respeto a lo que Suárez desea desde algún rincón de ese ingrato olvido al que vió relegado. Y además no quiso ser un presinente sin más. Confeso admirador de John F. Kennedy, quiso convertirse en un gran estadista como él. Guiado por unos ideales heredados de los 40 años de dictadura y cultivados por los discursos netamente Kennedyanos y el "I have a Dream" de M.Luther King, grabado en su mente, como una oración, acabó siéndolo conteniendo todos los movimientos que surgian en aquel difícil periodo, desde la repatriación de Carrillo y la legalización de su partido, hasta su firmeza enérgica, valiente y hasta desafiante a un palmo del arma del ex teniente coronel Tejero. Por eso y por mucho más la frase de Manuel Campo Vidal; "Los politicos (de hoy) deberían fijarse en Adolfo Suárez." (Sobre todo nuestros gobernantes sean del color que sean) Y la importancia que tendría una figura como él, aunque solamente fuese para poder pedirle consejo. Pero igual que tuvo un papel relevante ante los 'amagos' de las distintas fuerzas politicas, las Fuerzas Armadas y la opinión del cuarto poder que, ostentaban entonces, los medios de comunicación, la tuvo de trágica su vida personal. El cáncer fue lo único que pudo con él. Se instaló en su esposa y consejera, Amparo, y en su hija Marian. Abandonó la política para dedicarse a ellas; Amparo murió a la edad de 66 años y su hija Marian, en 2004. También quiso arrebatarle a Sónsoles, otra de sus 5 hijos, pero esta vez no pudo. Sumido en una terrible tristeza, su hijo Adolfo comunicó a los medios en 2005, que el ex presidente padecía alzhéimer y no recordaba ni qién era, ni la relevancia que había adquirido por la instauración de la democracia española. La imagen final la puso una fotografia (galardonada)tomada en los jardines de su casa, en 2008, con la figura del Rey tomando por el hombro a quien no logra recordar que un dia fue el mejor Presidente que tuvo este país./// M.G.
  • El mismo de siempre09/11/12 00:00
    Adolfo surez nunca cambió. Opino como él , Aunque siempremunicó un ca co
  • MANUEL GERMAN para Heraldo.es09/11/12 00:00
    CULTURA/Literatura/Campo Vidal pone como modelo a Adolfo Suárez/(Heraldo.es) /OPINION: Manuel Germán /// Tras la presentación, en Zaragoza, de su libro: "Adolfo Suárez. El Presidente inesperado de la Transición" y su puesta a la venta en las principales librerias, solo restan dos cuestiones que abordar: su crítica literaria y la faceta humana de su protagonista. Reconozco que, sin dudarlo, he escogido la menos valorada y la que más relevante considero en momentos tan difíciles como los que atraviesa la democracia española. A modo de presentación diré que Adolfo Suárez nunca dejó de creer en sí mismo y (sin falsas modestias) en llegar a convertirse en el primer Presidente de la tan ansiada democracia española, incluso cuando se barajaban nombres como López Bravo o Silva Muñoz y nadie daba un duro por él. Cuando Fernández-Miranda comunicó a don Juan Carlos, "Estoy en condiciones de ofrecer al Rey lo que el Rey me pidió",más de uno se frotaba los ojos. Adolfo Suárez se convirtió en el presidente que puso fin a la Transición y dio paso a un nuevo periodo de la historia más reciente: la instauración de la democracia tras un largo periodo que no voy a recordar por respeto a lo que Suárez desea desde algún rincón de ese ingrato olvido al que vió relegado. Y además no quiso ser un presinente sin más. Confeso admirador de John F. Kennedy, quiso convertirse en un gran estadista como él. Guiado por unos ideales heredados de los 40 años de dictadura y cultivados por los discursos netamente Kennedyanos y el "I have a Dream" de M.Luther King, grabado en su mente, como una oración, acabó siéndolo conteniendo todos los movimientos que surgian en aquel difícil periodo, desde la repatriación de Carrillo y la legalización de su partido, hasta su firmeza enérgica, valiente y hasta desafiante a un palmo del arma del ex teniente coronel Tejero. Por eso y por mucho más la frase de Manuel Campo Vidal; "Los politicos (de hoy) deberían fijarse en Adolfo Suárez." (Sobre todo nuestros gobernantes sean del color que sean) Y la importancia que tendría una figura como él, aunque solamente fuese para poder pedirle consejo. Pero igual que tuvo un papel relevante ante los 'amagos' de las distintas fuerzas politicas, las Fuerzas Armadas y la opinión del cuarto poder que, ostentaban entonces, los medios de comunicación, la tuvo de trágica su vida personal. El cáncer fue lo único que pudo con él. Se instaló en su esposa y consejera, Amparo, y en su hija Marian. Abandonó la política para dedicarse a ellas; Amparo murió a la edad de 66 años y su hija Marian, en 2004. También quiso arrebatarle a Sónsoles, otra de sus 5 hijos, pero esta vez no pudo. Sumido en una terrible tristeza, su hijo Adolfo comunicó a los medios en 2005, que el ex presidente padecía alzhéimer y no recordaba ni qién era, ni la relevancia que había adquirido por la instauración de la democracia española. La imagen final la puso una fotografia (galardonada)tomada en los jardines de su casa, en 2008, con la figura del Rey tomando por el hombro a quien no logra recordar que un dia fue el mejor Estadista que tuvo este país.///





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual