Anuncios clasificados

RSS Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Google+ En tu móvil En tu email Web del suscriptor

Buscador de contenidos de Heraldo.es

LENGUAJE

'Cruzados ortográficos' contra la burricie átona

NATALIA KIDD. Madrid| Actualizada 17/08/2009 a las 22:30     1 Comentarios
    Un grupo de jóvenes latinoamericanos ha iniciado una 'cruzada' por la reinserción del acento gráfico en la vía pública, y señalan su ausencia con un toque de buen humor y rebeldía ante la incorrección ortográfica en las calles. La movida nació en junio pasado en México, por iniciativa del joven vasco Pablo Zulaica Parra, y pronto se extendió a Perú y Argentina, donde se multiplican las 'intervenciones' en todo cartel en el que la tilde brilla por su ausencia.

    Apenas detectan la falta, estos 'cruzados ortográficos' pegan un acento de papel visible en el que además se explica la regla ortográfica violada. Cada acto de reivindicación gramatical es fotografiado y las imágenes se suben a los blogs de la iniciativa 'Acentos perdidos', donde se generan debates sobre el uso del español, una iniciativa que también suma adeptos a través de la red social Facebook.

    "El principal objetivo es que la gente tome conciencia de la importancia de usar bien nuestra lengua", dijo Rodrigo Maidana, un estudiante de Economía de la ciudad argentina de La Plata que comanda la iniciativa en su país. Como regla, estos jóvenes solicitan autorización para pegar las tildes siempre que sea posible, pero si se trata de anuncios comerciales o políticos lo hacen sin permiso pues "semejante afrenta, con tantos ojos responsables de ese mensaje, merece ser visiblemente señalada", explica Zulaica, redactor publicitario que vive en México.

    A diferencia de otras 'intervenciones urbanas' como los grafiti o los esténciles (técnicas decorativas con plantillas), estos chicos no actúan furtivamente. "Es bueno que la gente te vea e intercambiar opiniones. La gente principalmente se sorprende. Esta cruzada no trata de hacer enojar a nadie, al contrario, trata de sacar una sonrisa y de ayudar a mejorar el uso de nuestra lengua", afirma Maidana, de 18 años.

    El blog internauta de la iniciativa, http://acentosperdidos.blogspot.com, tienen un enlace a la 'Ortografía de la Lengua Española' de la Real Academia Española. Aún así, estos defensores de la tilde no tienen nada de dogmáticos. "García Márquez emitió una opinión que debe respetarse, porque sinceramente a todos nos gustaría una lengua más sencilla, como la que él pide", señala Maidana.

    Como parte de esta iniciativa, la peruana Lorena Flores Agüero ha creado el 'tildetón', una salida planificada para pegar acentos en las calles que ya se organizó en México y Perú y que próximamente se hará en Argentina. 'Acentos perdidos' también organiza 'cruzadas puntuales' a favor de la acentuación; la primera se hizo en Lima y tuvo como blanco al logotipo carente de acento gráfico de Telefónica, empresa a la que acusan de ser "uno de las mayores irresponsables en el uso de la tilde".
    • Twittear
    • Recomendar
    • Tuenti
    • Menéame
    • Compartir
    1 Comentarios
    • #1 carlos 04/10/11 20:33

      :D

    Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa
    Se ha producido un error al enviar tu comentario.
    Se ha producido un error al enviar tu comentario.
    Su comentario ha sido enviado.






    Ahora en portada


    Pie
    Enlaces recomendados
    © HERALDO DE ARAGON

    Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: A50001973

    Inscrita en el Registro Mercantil de Soria, tomo 63, Libro 10 de la Sección General, hoja SO-244, Inscripción 1ª

    Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

    Política de cookies


    Grupo Heraldo
    Comercialización de publicidad

    Sitio comercializado por metha para publicidad regional

    Sitio comercializado por cmvocento para publicidad nacional


    Edición impresa

    Versión en PDF

    Portada de la edición impresa de Zaragoza