Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

Un episodio de envenenamiento en Casablanca mata a 16 patos, cisnes y gaviotas en cuatro días

Todos los cadáveres presentaban hemorragias internas generalizadas.

P. Puebla. Zaragoza Actualizada 03/10/2015 a las 18:54
Etiquetas
Depósitos de agua de Casablanca

El primero en llegar al centro de recuperación de fauna silvestre de La Alfranca fue un cisne. Apareció el martes vivo, aunque moribundo, en los depósitos de agua de Casablanca y fueron los agentes de la Unidad Verde de Zaragoza quienes lo trasladaron hasta el centro. Ese mismo día aparecieron los cadáveres de cuatro patos flotando en la misma lámina de agua. Tres ánades reales y un pato mudo.

El miércoles apareció muerta en los depósitos la primera víctima carnívora de la serie, una gaviota patiamarilla, junto a otro ánade real. La teoría de un posible envenenamiento cobró fuerza tras comprobar que las lesiones eran muy similares en los seis animales fallecidos: hemorragias internas generalizadas en numerosos órganos, incluidos los pulmones y el tracto digestivo. Además, todos habían vomitado, según informan los veterinarios del centro de La Alfranca.

En seguida se activaron las alarmas y el jueves se personaron en la zona tres agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón con un perro experto en detección de venenos. Desde la Unidad Verde inciden en que el agua de los depósitos no está contaminada e indican que lo que se buscaba eran restos de raticidas o insecticidas en el entorno. Hicieron una batida pero no encontraron nada sospechoso. Ese día, sin embargo, llegaron al centro de La Alfranca los cadáveres de nueve animales más: cinco patos domésticos, otra gaviota patiamarilla y los restos de tres palomas a medio devorar pero con el mismo tipo de lesiones internas que los demás animales.

Chabier González, veterinario del centro de recuperación, explica que cuando hay un importante episodio de mortalidad en tan pocos días las sospechas se ciernen sobre dos posibles causas: una enfermedad epidémica o un envenenamiento. En el caso de Casablanca las lesiones son tan similares que en La Alfranca respaldan la teoría del envenenamiento. "Lo más probable es que los animales granívoros (patos y palomas) tomasen un raticida en grano y que los carnívoros (las gaviotas) se alimentasen de los cadáveres de las primeras víctimas, contaminándose a su vez", explica González.
 

Venenos de particulares

La Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas explica que siempre que las empresas homologadas trabajan en exteriores utilizan portacebos de seguridad, pequeñas cajas de plástico duro que hacen casi imposible que las aves o los niños entren en contacto con el veneno. Desde el centro de recuperación confirman que en los últimos tiempos se ha detectado un aumento de individuos que administran venenos por su cuenta para reducir las poblaciones de palomas, tórtolas o patos: "Suele utilizar raticidas en grano y pueden colocarlo en sus propias casas o bloques de vecinos". 


El recuento de víctimas de este episodio continúa y el viernes falleció un cisne en el mismo depósito, se trata de la pareja del que enfermó el martes y del que es por ahora el único superviviente. "Se recupera poco a poco. No estamos seguros de si el veneno es un raticida o un organofosforado (insecticida) por lo que estamos tratándolo con los dos antídotos a la vez, vitamina K y atropina".


Desde la Unidad Verde, sin embargo, no quieren lanzarse todavía a señalar el envenenamiento como causa y prefieren esperar a tener en su poder los resultados analíticos definitivos. Este mismo viernes redactaron un informe para trasladar el asunto al departamento responsable del Ayuntamiento de Zaragoza y a la concejala del área de Medio Ambiente, Teresa Artigas. En dicho informe, los técnicos recomiendan continuar con las labores de vigilancia preventiva y de inspección.

De momento son 16 los animales fallecidos pero desde el centro de recuperación temen que puedan ser muchos más porque en apenas unos días ha desaparecido una numerosa colonia de gaviotas que había por la zona. "No sabemos si han ingerido el veneno pero había varias decenas y ahora ya no están", confirma Chabier.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual