Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Explosión Zaragoza

Más de 10.000 kilos de pólvora y una cadena de ocho explosiones arrasaron la pirotecnia

Los artificieros sospechan que una onda calórica de hasta 2.000 grados pudo propagar en segundos la destrucción.

M. A. Coloma. Zaragoza Actualizada 05/09/2015 a las 13:50
Gráfico sobre las causas de la explosión en Pirotecnia ZaragozanaVíctor Meneses/M. A. Coloma

Los técnicos en desactivación de artefactos explosivos de la Guardia Civil (Tédax) ya han podido concretar que fueron hasta ocho grandes explosiones en cadena las que el pasado lunes arrasaron las instalaciones de la Pirotecnia Zaragozana en el camino de Bárboles de Garrapinillos.

Los artificieros se han centrado esta semana en las labores de campo y todavía no han podido calcular cuántos kilos de explosivo saltaron por los aires. Sin embargo, están seguros de que fueron más de diez toneladas, ya que esta era la cantidad de pólvora mezclada que estaba secándose en el primer polvorín que explosionó.

"Sabemos que la empresa tenía autorización para trabajar con 120 toneladas de pólvora, pero tenemos que precisar todavía cuánto había en las instalaciones y cuánta explotó", indicaba ayer el responsable de los Tédax, sargento primero José Luis Millán, durante una entrevista que publicará este domingo HERALDO. El especialista insistía en que la cantidad final podría superar con creces los 10.000 kilos, ya que tras el primer silo volaron otros seis (un segundo de secado y cuatro más de almacenamiento de bolas de color, que son las que se introducen después en los cohetes).

La octava gran detonación se produjo cuando resultó alcanzado un camión que estaba recogiendo material acabado en las casetas de trabajo, a unos 50 metros. "Según hemos podido saber, estaba terminando el recorrido, por lo que estaba muy cargado y podría llevar unos 200 kilos de explosivos", señalaba Millán. También resultó afectado un vehículo que estaba aparcado entre los dos polvorines de secado, pero los técnicos creen ahora que este no llevaba material peligroso y solo era utilizado por los operarios para moverse por las instalaciones.

Respecto a la causa inicial del accidente, los Tédax creen que será muy difícil de concretar. "Se podrán apuntar muchas hipótesis, pero cuando te enfrentas a semejante grado de destrucción lo único que te queda son los testimonios de los supervivientes", indicaba el responsable de los artificieros. En cualquier caso, el especialista señala que se barajan dos opciones: un agente externo o una reacción química. "Partimos de la base de que el secado de la pólvora es un proceso muy delicado, en el que hay muchas partículas volátiles. Cualquier fricción, choque, variación brusca de temperatura o humedad podría ser fatal", aseguraba. "Estos días hemos tenido temperaturas muy altas y la simple apertura de una puerta exterior puede alterar las partículas. Pero como esta posibilidad hay cientos", apostillaba.

Las primeras investigaciones apuntan a que uno de los fallecidos se encontraba trabajando en la zona de los polvorines de secado cuando se desencadenó la cadena de explosiones. Sin embargo, los artificieros aseguran que su presencia pudo ser "totalmente circunstancial". Es decir, que no tuvo por qué influir en la tragedia y pudo ser un elemento totalmente pasivo.

Onda calórica y no expansiva

Al margen de la causa de la primera explosión, los Tédax deberán aclarar en su informe -que tardará al menos un mes en estar acabado- cómo se propagó el fuego por gran parte de las doce hectáreas que ocupa la planta de Pirotecnia Zaragozana. A priori, estos contemplan también dos opciones: que se propagara de forma accidental o bien por una onda de calor. Al hablar de accidental, recuerdan que "más de un millón" de bolitas de color volaron por los aires y pudieron caer por los tejados de las distintas edificaciones dando lugar a una sucesión de incendios y explosiones.

Sin embargo, los especialistas se inclinan más a pensar que fue una potente ola calórica, con temperaturas de entre 500 y 2.000 grados centígrados, la que se expandió en cuestión de segundos por las instalaciones, arrasándolas prácticamente por completo. Y se muestran más partidarios de esta teoría porque no todas las construcciones acabaron destruidas. "El fuego pasa en tres segundos, pero no destruye como la onda expansiva de una explosión", aclaraba Millán.

Los tiempos serán vitales

Los Tédax todavía seguirán trabajando en la "zona cero" hasta este domingo. A partir de la próxima semana, a los especialistas les tocará utilizar sus anotaciones y apoyarse en las fotografías y mapas para interpretar lo sucedido. Su trabajo irá de la mano del de la Unidad de Policía Judicial, que, como informaba ayer este periódico, ya ha comenzado a interrogar a los supervivientes de la tragedia para saber quién había en la planta en el momento del accidente y qué hacía cada uno de ellos. Según el responsable de los Tédax, los testimonios de estas personas serán muy importantes, ya que les permitirán saber cuánto tiempo pudo transcurrir entre la primera y la última explosión. "Con esta información, podremos decantarnos por una u otra teoría y saber más exactamente qué pasó", puntualizaba Millán.
Más información




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo