Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Urbanismo

El auge de las panaderías-bar en Zaragoza desata las críticas de hosteleros y sindicatos

Dicen que obtienen licencias para zonas saturadas y que sus trabajadores cobran un 30% menos.

I. M. Zaragoza Actualizada 09/09/2015 a las 18:23
Etiquetas

De un tiempo a esta parte se han hecho un hueco en la fisionomía de la ciudad de Zaragoza. Las denominadas panaderías degustación proliferan por las calles de la capital aragonesa con un concepto de tienda que aúna la venta de productos básicos -fundamentalmente pan y pastelería-, con espacios para el consumo de bebidas y alimentos dentro del propio local.

Un modelo exitoso con el que ha llegado la controversia. Según denuncia el sector hostelero y los principales sindicatos, la puesta en marcha de estos negocios se viene realizando de forma irregular y apuntan, fundamentalmente, al Ayuntamiento de Zaragoza.

En concreto denuncian que, mientras el Consistorio considera la actividad de estos negocios como meros comercios, deberían ser tratados como bares, ya que ofrecen la venta y consumo de sus productos en el interior del local, acondicionado con mobiliario para tal efecto.

Esto ha llevado, por ejemplo, a que muchos establecimientos se abrieran en las declaradas zonas saturadas (donde no se pueden instalar bares), o que sus trabajadores cobren “un 30% menos de lo que deberían” por no estar incluidos en el convenio laboral de hostelería.

El origen del problema radica en una interpretación del Ayuntamiento de un epígrafe del IAE (Impuesto de Actividades Económicas) en el que se alude a las panaderías, incluidas aquellas que ofrecen “degustación” de sus productos.

Sin embargo, “cuando a un cliente se le ofrece una degustación, hablamos de una promoción gratuita para que pruebe sus productos, pero en el momento en el que se cobra por ello se está dando una actividad de hostelería”, denuncia Jorge Bernués, gerente de la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza.

Una opinión similar a la de Jesús Boillos, secretario general de Horeca: “Se ha hecho un uso perverso del concepto degustación”, asegura. Como consecuencia, no solo se habría aprobado la actividad de estos negocios en zonas saturadas, sino que “obtienen la licencia en menos tiempo, con requisitos más laxos y con menos controles”, como insonorización, baños separados, etc.

Para atajar la disputa se reunió el pasado mes de mayo un grupo de trabajo en el que participaron Horeca, Cafés y Bares, los principales sindicatos, el Ayuntamiento de Zaragoza y varios representantes de distintas áreas del Gobierno de Aragón, donde “se alcanzó un gran consenso”, y que se ratificará en la próxima reunión de la Comisión de Espectáculos, explica Bernués.
 

Los trabajadores

Un consenso sobre las irregularidades que se habrían venido produciendo al que se suman los sindicatos presentes en el grupo de trabajo (UGT, CC.OO y OSTA). En este caso, las críticas van dirigidas hacia el convenio colectivo aplicado a los trabajadores de las panaderías degustación.

“Hay que aplicarles el de hostelería, ya que es la actividad que están llevando a cabo”, recuerda Roberto Seral, de OSTA. Entre otros motivos porque “al aplicarles el del comercio, están cobrando hasta 6.000 euros menos al año”, denuncia.

José Antonio Hermosilla, de UGT, recuerda que la diferencia entre uno y otro sería pasar de 11.818 euros al año a más de 17.500, y confía en que esta situación “se desbloquee cuanto antes” ya que “perjudica a todo el mundo: hosteleros, trabajadores e incluso clientes”.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo