Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

​Muere un hombre tras pasar cinco días en coma por una brutal paliza en la plaza de Forqué

La autopsia revela que la víctima, de unos 45 años y delincuente habitual, tenía varias lesiones en la cabeza.

M. A. Coloma Actualizada 25/06/2015 a las 16:26
Etiquetas
5 Comentarios
Plaza José María Forqué.O.Duch

El zaragozano Enrique Guillén Álvarez, de unos 45 años, falleció sobre las 5.30 de este miércoles en el Hospital Clínico como consecuencia de las graves lesiones sufridas el pasado día 19 de junio, cuando parece que fue víctima de una brutal paliza en la plaza de José María Forqué, junto al Hospital Provincial. El hombre encajó la mayoría de los golpes en la cabeza, lo que hizo que entrara en coma y ya no volviera a despertar. De hecho, nadie pudo hablar con él tras la agresión para poder identificar a la persona que le atacó y que ha terminado causándole la muerte.

Según ha podido saber HERALDO, la autopsia practicada a primera hora de ayer a la víctima en el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) confirma que la causa del fallecimiento fue de etiología violenta. Aunque en un principio no podía descartarse una mala caída, la multitud de lesiones localizadas en la cabeza del finado –tanto en la zona frontal como en la occipital– permiten concluir que su muerte no fue accidental. A ello se sumaría la existencia de al menos un testigo directo de la agresión, una persona que caminaba por el entorno de la plaza de José María Forqué y pudo observar cómo un hombre seguía golpeando a Enrique Guillén cuando este yacía ya en el suelo.

La Jefatura Superior de Policía de Aragón no ha informado todavía sobre la detención de ninguna persona vinculada con esta muerte. Sin embargo, el testimonio del testigo y las pesquisas practicadas durante los últimos días por el Grupo de Homicidios han permitido acotar bastante la búsqueda. Por ello, no se descarta que los agentes pueden proceder al arresto del presunto homicida en las próximas horas.

Según fuentes próximas al caso, aunque no se ha podido concretar el móvil del crimen, parece que los hechos se enmarcan en un contexto de delincuencia y marginalidad. De hecho, el fallecido era un viejo conocido de la Policía y de los Juzgados, puesto que había sido detenido y sentenciado en varias ocasiones por delitos contra la propiedad y las personas.

Una de las últimas veces que Enrique Guillén Álvarez se sentó en el banquillo de los acusados fue en noviembre de 2007, cuando el Juzgado de lo Penal número 1 de Zaragoza le impuso una condena de un año de prisión y a una multa de 60 euros por agredir a un funcionario del centro penitenciario de Zuera. El recluso, que cumplía condena por un robo con violencia, fue considerado autor de un delito de atentado y de una falta de lesiones.

Los hechos por los que fue enjuiciado el ahora fallecido se produjeron el 12 de diciembre de 2004, después de que el funcionario le pidiera en varias ocasiones que retirara unos papeles que había puesto en el techo de la celda y tapaban la luz. Ante la petición, el interno se dirigió al funcionario y le dijo que los quitara él si se atrevía. Al intentar hacerlo, Enrique Guillén se abalanzó sobre él lanzándole varios puñetazos que el trabajador de la prisión consiguió repeler con el brazo. Un segundo funcionario acudió rápidamente en ayuda de su compañero y entre ambos lograron reducir al interno.
 

Consumidor habitual de drogas
 

Además de por su condición de delincuente reincidente, el fallecido era conocido también por ser un consumidor habitual de estupefacientes. De ahí que fuera habitual verlo por la plaza de José María Forqué, un espacio muy frecuentado por toxicómanos. Según ha podido saber este periódico, la persona que le atacó también podría estar vinculada con el mundo de la pequeña delincuencia. Lo que los investigadores tratarán de aclarar, una vez que consigan localizarlo y detenerlo, es si se produjo algún tipo de disputa entre agresor y víctima o, simplemente, se trató de un ataque inesperado.

De las diligencias del caso se ha hecho cargo el Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza, quien, de momento, cuenta con un avance de la autopsia y con los informes médicos emitidos por los médicos del Salud que atendieron al paciente, primero en urgencias, y, posteriormente, en la unidad de cuidados intensivos del Clínico.
 

Dos precedentes recientes
 

Un joven de Pradilla de 17 años entró en coma el pasado 25 de abril tras ser víctima de una paliza en un bar de Tauste. Según informó entonces la Guardia Civil, fueron otros dos jóvenes, vecinos de Ejea y Pedrola, quienes le propinaron golpes y patadas por la cabeza y todo el cuerpo. Un desafortunado encontronazo entre dos hombres que estaban de fiesta en la zona de bares del Casco Viejo de Zaragoza en la madrugada del 13 de diciembre de 2014 también le costó la vida a Jesús Cortés, de 49 años. Recibió un puñetazo en el rostro, cayó al suelo y sufrió un traumatismo craneal que también le hizo entrar en coma. Murió una semana después.  


  • Serafín26/06/15 10:25
    Creo que habría que gestionar el comedor que hay allí cerca de otra forma, esa zona parece cada día más un estercolero y los servicios sociales deberían darse de vez en cuando una vuelta.
  • Enrique25/06/15 22:11
    Esto es lo que ocurre cuando la justicia no es firme, que finalmente la gente se toma la justicia por su mano. Una persona conocida por la policía, delincuente habitual, reincidente y  habiendo sido además " visitante" de Zuera y violento..lo miremos como lo miremos, no lleva buen camino. Mi pésame a la familia, pero este, no delinque más. Y si cogen al culpable que lo juzguen con la contundencia que se merece.
  • juancarmas25/06/15 21:56
    Era un perla, quien mal anda mal acaba. El que la hace la paga.  Murio como vivio: haciendo el mal sin descanso. Pareceis del pais del buenismo . DEP
  • ESTUPEFACTO25/06/15 18:25
    Tengo la sensación tras leer la noticia que es más importante resaltar la condición de toxicómano y ex-presidiario de la víctima que el vil asesinato en sí. No alcanzo a comprender que se repita, incluso resaltando el nombre en negrita de la víctima, así como los delitos por los que ya redimió su pena en prisión, y el asesinato sea algo tangencial que casi se deduce que es lógico al ser un excluido social, como ha dejado muy claro el/la  periodista. Espero que cuando el asesino o asesinos sean arrestados por la policía, les dediquen Uds. una página entera como han hecho con la víctima para desmenuzar sus nombres, apellidos, antecedentes penales, o cualquier detalle morboso que atraiga, como han hecho en este caso, la atención del lector ávido de detalles escabrosos. La familia de la víctima ya sufre la pérdida de un ser, que aunque con una vida desgraciada, era querido por los suyos, y su, a mi juicio, deleznable forma de presentar la noticia, aumenta aún más su sufrimiento, añadiendo una buena dosis de vergüenza por los errores del pasado de su ser querido. Insisto, espero con avidez detalles y biografía completa de los asesinos por su parte, que son los que merecen el escarnio social. 
  • a.m.25/06/15 15:15
    parece mas importante que haya cometido delitos años anteriores que el delito que provoca el fallecimiento.. De una mala caida a una paliza hay una gran diferencia en cuanto a la causa de la muerte.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual