Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Justicia

El presidente del TSJA reclama reformas legalesy mejores medios para lograr una Justicia más ágil

Manuel Bellido cree que normas dictadas a finales del siglo XVIII no permiten dar una respuesta adecuada a nuevos delitos como los tecnológicos o los relativos a la corrupción.

M. A. Coloma 08/11/2014 a las 06:00
0 Comentarios
Manuel Bellido celebró ayer su primer mes en el cargo con un encuentro con la Prensa.O. Duch

El nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), Manuel Bellido, cree que los juzgados pueden y deben ganar agilidad para evitar que los procedimientos se eternicen. Sobre todo, en jurisdicciones como la mercantil y la social -en las que la crisis económica ha multiplicado la carga de trabajo- y en aquellas macrocausas penales en las que el elevado número de imputados y partes ralentizan considerablemente las diligencias, como está sucediendo con el caso de La Muela, que tras casi seis años de tramitación sigue sin fecha para el juicio.

«Pero para conseguir esa mayor agilidad hay que dotar a la Justicia de unas nuevas estructuras y para ello es preciso acometer importantes reformas legales», manifestó ayer Bellido durante un encuentro con la prensa, coincidiendo con su primer mes al frente del TSJA. Según el presidente, entre esas normas a revisar se incluiría la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LEJ), «que data de finales del siglo XVIII y estaba concebida para castigar, casi exclusivamente, los delitos contra el patrimonio».

Más de un siglo después, la sociedad y la delincuencia han evolucionado y Bellido entiende que leyes de hace más de un siglo no pueden dar «una respuesta adecuada» a nuevos delitos como los tecnológicos o los relativos a la corrupción. En los mismos términos se pronunció hace unas semanas el propio presidente del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, quien se refirió a la vieja LEC como una ley pensada «para el robagallinas».

Pero cuando habla de revisar las estructuras de la administración de Justicia, Bellido apunta también a la necesidad de acometer una serie de cambios que permitan reforzar una jurisdicción concreta en un momento puntual. Y como su último destino fue el Juzgado de lo Social número 5 de Zaragoza, el nuevo presidente del TSJA puso como ejemplo la enorme carga de trabajo que están soportando estos juzgados desde que se inició la crisis económica. «Necesitamos una nueva estructura que, en una coyuntura como esta, nos permita dotar de jueces y funcionarios a este orden sin necesidad de crear nuevos juzgados», explicó. «Solucionado el problema, este personal de refuerzo podría dedicarse a otras funciones en cualquier otra jurisdicción», apostilló.

Durante su encuentro con los periodistas y como ya hiciera durante su toma de posesión, Manuel Bellido dejó clara su voluntad de que Aragón se adapte lo antes posible a la Nueva Oficina Judicial. También reconoció que su objetivo es lograr el expediente digital completo, para ahorrar papel pero, sobre todo, para agilizar todos los trámites. En este sentido, recordó los buenos resultados que se están consiguiendo con el sistema Lexnet, que permite comunicar las resoluciones vía telemática a los procuradores. «De hecho -apuntó-, ahora estamos experimentando en Teruel la doble dirección, para que también los procuradores pueden enviar escritos a los juzgados por este sistema».

En cuanto a los aforamientos, dijo que se trata de «una materia compleja» que «requiere de un consenso entre los partidos». Explicó también que en estos momentos solo hay un caso en tramitación en Aragón, el del diputado del PAR Manuel Blasco.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual