Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

La empresa de La Herradura minimiza las irregularidades denunciadas por el Seprona

Un informe pericial de la mercantil niega que se dañaran los valores ambientales de la zona.
El documento reconoce transformaciones "por exceso" y otras "deficiencias" que se deben "subsanar", pero dice que "no son sustanciales"

I. Aristu 18/10/2014 a las 06:00
Etiquetas
0 Comentarios

La empresa que explota la finca agrícola situada en La Herradura de Caspe niega haber deteriorado los valores ambientales de ese paraje en el que se han realizado diversas obras supuestamente ilegales. Un informe pericial encargado por la mercantil y presentado ante la juez que investiga si se cometió algún delito en la tramitación de esas actuaciones minimiza las posibles irregularidades ambientales denunciadas por el Seprona de la Guardia Civil. El documento admite que hubo "transformaciones por exceso" y otras "deficiencias" que se deben "subsanar", pero asegura que esas modificaciones "no son sustanciales" si se tiene en cuenta el total de las actuaciones que sí autorizaron las distintas administraciones. 

La semana pasada, la juez convocó a los técnicos contratados por la empresa y a los agentes del Seprona para realizar una inspección ocular sobre el terreno y confrontar así ambos informes. El realizado por la Guardia Civil fue entregado en marzo del año pasado, y en lo referente a las cuestiones ambientales sostiene que La Herradura de Caspe S. L. ha puesto en regadío casi el doble de superficie (285 hectáreas) de la autorizada por la DGA (146); que esa transformación se llevó a cabo sin que conste ninguna evaluación de impacto ambiental;que afectó "a una superficie importante" de una ZEPA (zona de especial protección para las aves);que la concesión de agua de la empresa solo incluye las 146 hectáreas autorizadas; y que en la finca hay una extracción de áridos que tampoco cuenta con permisos. 

El contrainforme presentado por la mercantil ha sido redactado por un ingeniero técnico agrícola y presenta una situación bastante distinta a la descrita por el Seprona, aunque reconoce que se realizaron "actuaciones contravinientes con los informes y resoluciones" de las administraciones.

Siempre según el documento aportado por la mercantil, en la finca de La Herradura se han transformado en regadío 274 hectáreas, cuando las sucesivas autorizaciones del Departamento de Agricultura suman 195 hectáreas. No obstante, los peritos de la empresa defienden que la información catastral en la que se basaron esos permisos contiene numerosos errores y que la superficie real autorizada asciende a 215 hectáreas.

Admiten 58,8 hectáreas de más

Partiendo de esa premisa, el informe de La Herradura de Caspe S. L. admite que se transformaron en regadío 58,8 hectáreas más de las recogidas en los permisos de la DGA. No obstante, los peritos aseguran que la gran mayoría de esos "excesos de plantación" se realizaron sobre terrenos que ya eran de cultivo –lo que significaría que no se roturaron zonas de monte– y se hicieron antes del año 2006 –lo que podría suponer la prescripción del delito ambiental, si es que lo hubo–. Siempre según la empresa, solo hubo 5,4 hectáreas que se convirtieran en regadío después de esa fecha y que antes fueran monte.

Sobre la posible afección a áreas protegidas, el informe pericial defiende que en la finca de La Herradura se han transformado 63,7 hectáreas situadas en zonas declaradas ZEPA, PORN, IBA...; que 47,3 de esas hectáreas disponen de autorización; y que todas las conversiones en regadío se hicieron "sobre terrenos de labor previamente cultivados" –lo que de nuevo apunta a que no se roturaron espacios de monte virgen–. El informe destaca especialmente que "en zona ZEPA se han respetado caminos y usos del suelo, no se han ejecutado sobreocupaciones importantes adaptándose siempre a la conformación de la parcela (geometría y relieve) y se han realizado en parcelas ya transformadas anteriormente en cultivo".

En cuanto a los posibles riegos ilegales, los peritos de la mercantil admiten que actualmente en la finca de La Herradura se están regando unas 76 hectáreas que no cuentan con la correspondiente concesión de agua. No obstante, al mismo tiempo recuerdan que sí disponen de concesión para otras 83 hectáreas que, aunque están autorizadas, no han llegado a transformarse. Basándose en esa circunstancia, alegan que la empresa nunca ha superado el volumen global que tiene concedido –lo que se riega de más se ‘compensaría’ con los caudales no utilizados– y que ya ha iniciado los trámites para "subsanar y regularizar" esta situación.

Por último, la mercantil recuerda que la utilización de graveras es un uso "tradicional" en el medio rural, que las parcelas empleadas para obtener áridos se encuentran fuera de cualquier área protegida y que a partir de 2006 las extracciones se hicieron "en beneficio básicamente de terceros".

 A estas reflexiones, el informe pericial de la empresa suma los argumentos de que el plan general de ordenación urbana de Caspe permite plantar árboles de uso agrario en el paraje de La Herradura y de que el hecho de que "algunas actuaciones" no estén amparadas por el Pebea (el plan para impulsar los regadíos en el Bajo Ebro aragonés) "no quiere decir que no se puedan realizar o que sean ilegales". Por eso el técnico concluye que "no se han deteriorado los valores ambientales de la zona"; que "en general" se respetaron las directrices fijadas; y que "las modificaciones o plantaciones realizadas por exceso no son sustanciales".
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual