Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Gallocanta

La plaga de topillos atrae a cientos de rapaces al entorno de Gallocanta

Los naturalistas califican de «insólita» la gran concentración de estas aves 

Leonor Franco 25/08/2014 a las 06:00
0 Comentarios

 Cientos de rapaces sobrevuelan estos días la zona de la laguna de Gallocanta, en una proporción nunca antes vista por los vecinos. Los naturalistas consideran que la proliferación de estas aves de presa se debe a la plaga de topillos que está arrasando los cultivos de patatas de la localidad turolense de Bello durante estos meses de verano.  

El ornitólogo y miembro de la Asociación de Amigos de Gallocanta, Antonio Torrijo, señaló que una concentración de estas características en la zona «es insólita» y agregó que en un solo avistamiento con su telescopio pudo contabilizar el pasado lunes hasta 400 ejemplares de diferentes especies planeando sobre el cielo de los campos de Gallocanta. «Hice un barrido de 360 grados y vi cientos de rapaces, incluso conté 130 aguiluchos laguneros, cuando lo más que he podido observar en mi vida han sido 50», explicó.

Antonio Torrijo indicó que las bandadas de aves de presa contribuirán, sin duda, a reducir la superpoblación de topillos que se ha detectado este verano en las tierras de Bello. «Las rapaces –manifestó el ornitólogo– funcionan como un control natural de las plagas, para mantener el equilibrio de las especies». Y agregó que resulta «un verdadero espectáculo ver tanta ave rapaz junta tras la preciada comida a base de roedores». Ha podido observar gavilanes, azores, águilas perdiceras y búhos campestres, una especie más propia de otras latitudes. A juicio de Torrijo, las bandadas tenderán a crecer en las próximas semanas al encontrarse en pleno proceso migratorio y disponer de abundante comida en la zona de la laguna.

El peligro de los venenos

A pesar de la gran presión a la que están sometiendo a los topillos, las rapaces no lograrán reducir la población de estos roedores hasta el extremo de paliar las pérdidas en las cosechas de patatas. Los agricultores estiman que se ha dañado hasta ahora más de un 30% de la producción. Antonio Torrijo sostiene que los campos de la zona cobijan a miles de pequeños topos y ratoncillos, que se pueden ver a simple vista.

Desde la Asociación de Amigos de Gallocanta destacan el peligro que entraña para el medio natural el uso de sustancias químicas con objeto de reducir la población de topillos. «Es seguro que algunos agricultores contemplarán el uso de venenos como solución a su problema, pero hay que recordar que un ratón muerto por veneno intoxicará a su depredador y continuará con toda la cadena alimentaria», indicó Torrijo. Técnicos del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón aconsejan, por el contrario, recurrir a trampas metálicas sin cebo o recipientes de agua con los que ahogar a los topillos para frenar la proliferación de estos pequeños animales.
La falta de lluvia, uno de los principales enemigos de los topos por inundar las galerías donde se están sus madrigueras, se baraja como una de las causas de la plaga.  









Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual