Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Colonias urbanas

“Les marca tanto la experiencia que muchos se van queriendo ser monitores”

Unos 160 niños en situaciones desfavorecidas participan en las colonias de verano de la finca Torrevirreina de la Fundación Federico Ozanam

M.M.P. Zaragoza Actualizada 29/08/2014 a las 10:01
Etiquetas
0 Comentarios

Unos días de vacaciones y diversión y un escape de la urbe, lejos pero cerca de la ciudad. Unos 160 niños en situaciones desfavorecidas o con pocos recursos se benefician a lo largo de todo el verano de las colonias que la Fundación Federico Ozanam organiza en el complejo de Torrevirreina, en el barrio rural de Movera.

Respirar el ambiente rural, dar de comer a los animales de la granja, bañarse o disfrutar de las gymkanas son algunas de las actividades preferidas de los participantes en estas colonias, en las que participan por semanas. “Para ellos es una manera de salir de Zaragoza, de reencontrarse con amigos que han hecho otros veranos y de disfrutar de actividades al aire libre que en su entorno cotidiano no pueden hacer”, explica Amaya, directora de las colonias.

Se trata de un proyecto social que busca ayudar a conciliar la vida laboral y familiar y aportar a los pequeños un entorno enriquecedor de diversión en el que se nutran de actividades educativas y de ocio al aire libre. Así, durante todo el periodo no escolar, desde el 23 de junio hasta el 5 de septiembre, unos 160 niños con edades comprendidas entre los 4 a los 16 años se benefician por semanas de estas vacaciones rurales. “Tenemos muchas solicitudes, por lo que se valora quiénes más lo necesitan. La selección se hace por puntos en función de la situación de cada familia”, explica Amaya. “Los niños están deseando venir, y que les toquen más semanas, porque para ellos es su verano y cuando se van, les ha marcado tanto la experiencia, que muchos quieren ser monitores”.
 

Granja-escuela

El día a día en esta colonia se desarrolla en función de los grupos de edad. Los pequeños gozan bañándose y dando de comer a los animales en la pequeña arca de Noé que acoge Torrevirreina: ponys, conejos, patos, pavos reales, gallinas con sus pollitos, perros, gatos, cabras, ovejas y hasta cerdos vietnamitas de la granja-escuela protagonizan los momentos más divertidos de los pequeños.


Los otros grupos reparten su tiempo en un campus deportivo en los que se trabajan distintas disciplinas, manualidades, actividades en el aula y las pequeñas tareas del huerto.


Las colonias urbanas de verano que desarrolla la Fundación Federico Ozanam es uno de los proyectos enmarcados en el programa Caixa Proinfancia, por el que se impulsa el desarrollo de los más pequeños, facilitándoles el acceso a entornos educativos que les aporten referentes sólidos para su futuro. De manera general, sus líneas de acción van encaminadas a trabajar el refuerzo educativo y equipamiento escolar, campamentos y actividades de verano, así como a facilitar apoyo a las familias para garantizar a sus hijos un nivel de bienestar físico y psíquico óptimo.


Estas colonias se realizan en el complejo de Torrevirreina, una torre de una antigua finca agrícola. Allí se encuentra la granja-escuela CAI, utilizada por escolares a lo largo de todo el año, grupos y familias, ofreciendo la posibilidad de entrar en contacto con la naturaleza y adquirir hábitos medioambientales de una forma divertida y sin salir de Zaragoza.

Las instalaciones también acogen un centro sociolaboral que desarrolla actividades de formación e inserción a lo largo de todo el año, y la residencia Torrevirreina, con 15 plazas, concebida para ofrecer alojamiento temporal a personas en situación de desamparo económico.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual