Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

La Guardia Civil interviene otros 2.600 kilos de peces pescados ilegalmente en el Mar de Aragón

Fueron intervenidos a las mismas personas a las que se sorprendió el 5 de julio con dos toneladas de carpas.
Los furtivos volvieron a decir que el pescado se iba a vender para su consumo humano, pero de nuevo todo se va a saldar con multas

I. Aristu 23/08/2014 a las 06:00
1 Comentarios
Los 2.600 kilos de carpas, siluros y luciopercas iban metidos en sacos como los que se utilizan para retirar escombros.Heraldo

La Guardia Civil intervino en la madrugada de ayer otros 2.600 kilos de peces capturados ilegalmente en el embalse de Mequinenza. Los furtivos a los que se les requisó esa enorme cantidad de pescado son los mismos que el pasado 5 de julio fueron sorprendidos con dos toneladas de carpas y 1.500 metros de redes prohibidas. Además, estas personas volvieron a explicar a los agentes que la mercancía que llevaban en su furgoneta iba a ser transportada hasta la Comunidad Valenciana y vendida para su consumo humano.

A pesar de todo, estos hechos de nuevo se han saldado con simples multas administrativas, ya que la Guardia Civil considera que a sus autores no se les puede imputar ni un delito relativo a la protección de la flora y la fauna. En cuanto la posible comisión de un delito contra la salud pública por introducir pescado en la cadena alimentaria sin ningún tipo de control, el instituto armado alega que, en el momento actual, sería muy difícil probarlo, ya que solo se dispone de las declaraciones de las tres personas cuando fueron interceptadas. 

En cualquier caso, el hallazgo de ayer no hace sino confirmar que el embalse de Mequinenza, uno de los espacios naturales más emblemáticos de Aragón, está siendo sometido a una extracción masiva e ilegal de peces que solo tiene sentido si las capturas se destinan al consumo humano. Esto supone una grave amenaza para los ecosistemas del pantano y un peligro sanitario, lo que obliga a que las administraciones tomen medidas urgentes y efectivas.

El jueves, 8.000 metros de redes

Cabe recordar que, a las dos incautaciones de miles de kilos de peces sucedidas en apenas un mes y medio hay que sumarles que el pasado jueves un grupo de pescadores encontró y retiró 8.000 metros de red que los furtivos habían echado al agua. Esos aparejos, que están totalmente prohibidos, son cada vez más habituales en el Mar de Aragón.

Según informó la Guardia Civil, la intervención de la madrugada de ayer se produjo en torno a las 3.50 en el término municipal de Caspe. Una patrulla del puesto de Maella que circulaba por la carretera A-221 vio una furgoneta con signos evidentes de llevar sobrecarga, por lo que los agentes la pararon, identificaron a sus tres ocupantes y registraron el vehículo.

En el interior encontraron ropas mojadas, un motor fueraborda de 15 caballos (CV) y una gran cantidad de peces metidos en sacos como los utilizados en las obras para retirar los escombros. Los animales estaban en pésimas condiciones de salubridad, por lo que fueron requisados y trasladados al cuartel de Caspe para proceder a su pesaje.

En total, los furtivos transportaban 2.600 kilos de carpas, siluros y luciopercas que con toda probabilidad fueron pescados mediante redes. Estas tres personas, de nacionalidad rumana, ya fueron sorprendidas el 5 de julio con la misma furgoneta transportando otros 2.000 kilos de carpas y 1.500 metros de redes.

Aquella primera incautación se produjo en el paraje conocido como La Portadilla, en el término municipal de Sástago, y entonces los furtivos dijeron que el pescado iba a ser transportado al municipio castellonense de Benicarló y que, una vez vendido, sería exportado a Rumanía para su consumo humano. Ayer, estas personas fueron más ambiguas, pero volvieron a explicar a los agentes que las capturas se iban a llevar a la Comunidad Valenciana y que su destino era ese mismo país del Este.

Lo que dice el Código Penal

Según comunicó la Guardia Civil, los tres furtivos volvieron a ser denunciados administrativamente por infracciones a la Ley de Pesca de Aragón –en concreto, por hacer capturas masivas y por no devolver al agua las piezas pescadas–.

El artículo 336 del Código Penal establece que «el que, sin estar legalmente autorizado, emplee para la caza o pesca veneno, medios explosivos u otros instrumentos o artes de similar eficacia destructiva o no selectiva para la fauna, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses». No obstante, los agentes han considerado que ese artículo no es aplicable a estas incautaciones y que el presunto delito contra la salud pública por destinar los peces al consumo humano no podría demostrarse –al menos, por ahora–.
 


  • Cesareo Martin24/08/14 16:33
    Habia que saber que especies de peces son las que han pescado, porque si son especies a erradicar les tenían que pagar por limpiar los cauces y de la denominación de furtivos pasarían a ser ecologistas cumplidores del Real de Decreto de Especies Exóticas . Este pais no hay quien lo entienda 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual