Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Universidad de Zaragoza

"Reeducando a los empleados se puede reducir hasta un 20% el consumo energético"

Una 'spin-off' de la UZ logra ahorrar 10.000 € en 6 meses en el edificio de Institutos de Investigación.

A. Maluenda. Zaragoza Actualizada 06/04/2014 a las 11:53
9 Comentarios
Parte del equipo de Geezar Soluciones

Un total de 10.000 euros, céntimo arriba, céntimo abajo, es lo que se ha ahorrado la Universidad de Zaragoza entre los meses de noviembre y abril en las facturas de la luz del edificio de Institutos de Investigación del campus Río Ebro, en el Actur. Para conseguirlo no se ha utilizado ninguna fórmula mágica, simplemente la lógica y un sistema de competición: la Liga Energética.

Durante seis meses, diez bloques han luchado por convertirse en el más ahorrador en materia de consumo energético. Por el camino han realizado pequeñas modificaciones en sus hábitos para no derrochar luz al iluminar las zonas de trabajo ni pasarse de frenada con el climatizador. Detrás del proyecto se encuentra Geezar Soluciones, una empresa saliente (spin-off) del Grupo de Energía y Edificación del campus aragonés.

Lo primero fue calcular de manera pormenorizada el gasto de los distintos departamentos. "Colocamos una sonda de pinza (un medidor del tamaño de un puño) en cada despacho para poder monitorizar los consumos y así ver dónde tenía que hacer hincapié cada trabajador", explica Ángel Martínez, socio fundador de la empresa junto a Pablo Estrada y Constantino Bailé. Los tres son ingenieros -industrial, informático y agrónomo, respectivamente- y han centrado su carrera en la eficiencia energética. Les acompaña un equipo de cuatro empleados con distintos perfiles: un técnico y un ingeniero electrónico, una socióloga y un ingeniero químico.

Pedagogía e implicación

Después de ver sus hábitos energéticos en forma de gráfica, el personal de los Institutos de Investigación ha ido recibiendo visitas periódicas de los responsables del proyecto, que han realizado un trabajo de acompañamiento. "Revisamos los gastos de cada despacho, les descubrimos dónde gastan más energía que la considerada normal... La clave -subraya Constantino-, pasa por hacer una correcta pedagogía, que el usuario aprenda a facilitar el ahorro, que no deje el ordenador encendido por la noche sino suspendido, que el aire acondicionado y la calefacción estén a la temperatura adecuada y la gente no se muera de frío en verano y de calor en invierno...".

Apagar la pantalla del ordenador y dejar el equipo encendido cuando se sale de trabajar es un claro ejemplo de gasto innecesario y fácilmente prescindible. "Dejándolo suspendido se puede ahorrar hasta 20 céntimos por equipo y día. Piensa en una gran empresa y echa cuentas", apunta Ángel. A la hora de poner 'a dieta' las facturas, entran en juego otros factores como la ventilación, el aislamiento térmico o la iluminación, hacia los que el equipo de trabajo también apunta, si bien es cada empresa la que debe decidir si invierte en mejorarlos.

A falta de calcular los últimos resultados, la Liga Energética puede considerarse un verdadero caso de éxito: al importante ahorro en los consumos -el despacho ganador ha reducido su demanda de recursos por encima del 10%- se une el notable descenso en la factura.

Un antecedente que ahora tratarán de llevar a empresas y oficinas convencionales (el edificio del campus tiene una 'súpercomputadora' en continuo funcionamiento y un puñado de laboratorios de los que no se puede 'recortar' el suministro), en las que se espera poder realizar ahorros incluso mayores: "Reeducando correctamente a los empleados se puede llegar a reducir hasta un 20% el consumo eléctrico".

Urbanismo sostenible

Esta spin-off universitaria busca dar un paso hacia el urbanismo a través de la aplicación URSOS, una herramienta que analiza los consumos de barrios completos, desde las calderas de los edificios hasta las farolas, y que valora factores como los kilómetros de carriles bici, las distancias entre paradas de autobús y el tipo de suelo de las calles.


  • laura06/04/14 00:00
    Cuánto más ahorremos en luz, más caro nos la subirán. Es la idea de ahorro energético que tiene este Gobierno: no vale con ahorrar. Ahora lo importante para ellos es recaudar dinero. Así que cuanto menos consumamos, más nos la subirán para evitar que paguemos (y por tanto ellos recauden) menos.
  • Huáscar06/04/14 00:00
    La racionalidad en el consumo de energía es muy positivo, por el ahorro del usuario o por el cuidado del medio ambiente y, como demuestra este grupo universitario se puede conseguir en todos los ámbitos de la vida. Pero el primer problema a resolver es ¿por qué la energía nos sale tan cara?; la mayoría de familias en estos difíciles momentos ahorran todo lo que pueden en luz, calefacción, en electrodomésticos,etc. pero aún así el recibo sigue siendo caro, pierde calidad de vida el usuario pero las empresas energéticas siguen ganando mucho dinero y quejándose de que el Estado les debe, por retrasos de años anteriores, algo así como 28.000 Mlls. euros. Esto es incomprensible, pero pienso que para iniciar los ahorros debemos saber cuanto les supone en gasto Real la emisión de energía eléctrica para justificar los precios y los costes de producción, es muy necesario que el Estado les imponga una AUDITORIA PUBLICA para verificar todos los parámetros de los que protestan y entonces después podremos hablar verdaderamente de EFICIENCIA Y AHORRO, antes no es posible porque NO DICEN LA VERDAD, y el usuario paga a ciegas.
  • antonio06/04/14 00:00
    La Universidad de Zaragoza es incapaz de ahorrar nada, pues no para de contratar nuevos profesores y empleados... Ayer estuve en la SAN JORGE, en la jornada de puertas abiertas, y daba gusto ver la limpieza de todas las instalaciones, la amabilidad de sus escasos empleados, y la competencia de sus profesores. ¡Y encima no le cuesta ni un euro al erario público!
  • ramiro06/04/14 00:00
    Cuando era profesor de la Universidad de Zaragoza, me pasaba el día apagando las luces, pues nadie se molestaba en hacerlo, empezando por el PAS, o personal de administración y servicios. Debían de pensar que era gratis...
  • c06/04/14 00:00
    4 mas razon que un santo
  • sincomentario06/04/14 00:00
    El ahorro enérgetico lo han conseguido apagando la calefacción. En el patio central tienes la misma temperatura que en la calle. Si los laboratorios tienen que tener una temperatura constante tienes que pegarte con servicio de mantenimiento y si te ponen la temperatura correcta ya puedes poner unas al Pilar. Y todos los lunes  del invierno mas te valía no quitarte la chaqueta porque apagaban la calefacción el viernes y el edificio no se calentaba hasta el miércoles. Y para acabar de liarla han quitado el agua caliente. Asi han conseguido reducir el consumo.Para ser un edificio nuevo e inteligente la gestión es nefasta. 
  • ratoncito06/04/14 00:00
    Y hace falta este grupo de técnicos para decir cómo debe ahorrar la universidad??. Q orgullosos deben de estar con esta noticia en el Heraldo. Mode ironic ON
  • Javier06/04/14 00:00
    #4 Laura, completamente de acuerdo... estas campañas de ahorro de agua, luz, recursos...  reciclar envases, etc... sirve para que los márgenes de las empresas suban, pero nunca trasladan ese ahorro al consumidor... la prueba más palpable es la del agua...  en Zaragoza se consume por habitante la tercera parte de agua que hace 15 años, y la factura nunca ha bajado, sino subido.  
  • El enigmático enano saltarín06/04/14 00:00
    En la Universidad casi nadie se preocupa de apagar la luces, ni los estudiantes cuando salen del baño, ni los profesores en sus departamentos , ni funcionarios que cuando se van a hacer sus cosas dejan la luz encendida para que parezca que no se han ido.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual