Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

Un mercado bien armado

Arte, alimentación, vinilos... en el Mercado de Las Armas hay gusto para todos los gustos.

P. Z. D. Zaragoza Actualizada 09/03/2014 a las 15:11
7 Comentarios
Mercado de las Armas

El Mercado de Las Armas de Zaragoza ha abierto este domingo sus puestos desde las 11.00 con una amplia oferta de productos: libros, arte, mobiliario, vinilos, alimentación, ropa de segunda mano, cómic, diseño, moda y complementos tienen cabida en el patrio de Las Armas.

En ellos, destaca el de los zaragozanos Pakitos, donde se encuentran monederos ecológicos elaborados a partir de envases de tetrabrick. Uno de sus creaciones más aragonesas es el Pakirulo, un monedero muy apropiado para las fiestas del Pilar.

Chichinabo Inc, es una marca madrileña creada por Patricia Lázaro y Miguel Sánchez Lindo que consigue darle una vuelta a la vajilla tradicional con originales creaciones. Hacerse con una taza exclusiva o un cuenco de Chichinabo es posible desde 15 euros.

La alimentación también es protagonista de este mercado, con paradas como la de Lúpulus, dedicada a la elaboración de cerveza artesana; Mi Espacio Gourmet, una tienda para dar a conocer las emociones del mundo Gourmet desmitificándolo; o la panadería Pinilla, con exquisitos panes artesanos como el de la amistad, entre otras especialidades. "Nuestra clientela suele ser gente mayor, por eso hemos querido venir aquí para dar a conocer nuestro producto a otros segmentos", explica Celia Pinilla, al frente del puesto junto a su hijo Mateo.

Entre los puestos presentes durante la mañana: Muri Muri Designs, El baúl de Melquíades, Macetiza, BlueVelvet VintageClothing, Falenas diseño... además de las tiendas de Las Armas. Los Pinchapiedra han amenizado este jornada con el sonido de la música pinchada en gramófonos antiguos para demostrar que este, no ha sido un domingo cualquiera.


  • luison10/03/14 00:00
    Imaginemos: Una impresionante mañana de sol y buen tiempo, una vuelta por el barrio del Gancho y un vermut en cualquiera de las tabernas de por allí. De pronto te encuentras una zona del barrio bastante rehabilitada y preciosa (esta es mi opinión), donde han instalado un mercadillo además de varios establecimientos fijos donde se muestran cosas peculiares, bonitas y con calidad. A veces también música en vivo y en directo. ¿Se puede pedir algo más?. En fin, me voy a callar la opinión que me merecen algunos comentarios. Pero hay gente que cuando se despierta por la mañana debería tomar una buena decisión. ¡¡¡No levantarse!!!.
  • paratuinformacion10/03/14 00:00
    Pues deberian de estar dados de alta, tener seguro de responsabilidad civil por si sucede algo en el mercado, y los organizadores exigirlo, eso para empezar....
  • c09/03/14 00:00
    realmente esas calles son las que deberian tener el rastro al estilo del de madrid ,que nutriria todas las calles ayudando a tener locales abiertoa toda semana
  • Henry09/03/14 00:00
    Es divertido ver como en cualquier iniciativa salen los necios detractores hasta de debajo de las piedras. Afortunadamente son una minoría. Adelante con estas actividades que nos acercan a ciudades con mentalidades menos críticas y con mentes más abiertas.
  • re-indignado09/03/14 00:00
    Para #2 hacienda. Y tu, pagas todos tus impuestos ???.
  • hacienda09/03/14 00:00
    Hacienda somos todos y me gustaria saber si estos señores que ejercen una actividad comercial pagan sus impuestos como hacen el resto de los vendedores de Zaragoza.
  • hipsterforever09/03/14 00:00
    Vamos derivando de la 2ª mano (que nunca fue nada del otro mundo), a un mercadillo para hipsters. Barbas, gafas retro, pajaritas y puestos para modernos de postal. Divertido, pero algo forzado.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual