Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Puesta en marcha

El tranvía transforma Zaragoza en cuatro años de obras

El 18 de agosto de 2009 se iniciaron los trabajos para devolver los tranvías a la capital aragonesa. Con el estreno de la línea 1 queda atrás un periplo de cambios, novedades urbanísticas y molestias, que dan paso a más de 100.000 usuarios diarios.

Heraldo.es. Zaragoza Actualizada 26/03/2013 a las 11:11
30 Comentarios
El tranvía llega a la margen izquierdaA PHOTO AGENCY

Aún coleaba la resaca de la Expo de 2008 cuando Zaragoza se embarcó en un nuevo e histórico proyecto que transformaría la ciudad: devolver los tranvías a sus calles. El objetivo marcado por el Ayuntamiento no era otro que mejorar la movilidad de los zaragozanos con un medio de transporte sostenible, que redujera sustancialmente el tráfico de vehículos por sus zonas más céntricas, a las que daría un nuevo aire. Y con esa idea se picó la primera baldosa el 18 de agosto de 2009.

Daba comienzo así un periodo de obras que se prolongaría durante cuatro años, hasta la puesta en marcha de este martes. Dada la magnitud del proyecto, que implicaba la eliminación de carriles de circulación por las vías más concurridas, la renovación del mobiliario urbano y la instalación de casi 13 kilómetros de vías, desde el Consistorio apelaron a la paciencia ciudadana para llevar lo mejor posible el trance. Y las piedras en el camino tardaron poco en aparecer.

Primero fueron los reventones de tuberías, apenas unos días después del comienzo de las obras. Durante los siguientes meses fueron varios los incidentes de este tipo. A la tala y afecciones al arbolado se sumaba al ruido generado con los trabajos -incluso tuvo que intervenir el Justicia-, que hacían mella en una población ya crispada con los desvíos obligados de las líneas de autobús urbano.

Por su parte, los comerciantes, uno de los colectivos más críticos con las obras, alzaron una y otra vez la voz ante la reducción de clientes y ventas, que se tradujo en cierres de locales y en más de una protesta plasmada, finalmente, en un estudio de la Universidad de Zaragoza que cifraba las pérdidas económicas del sector en 7,5 millones de euros.

Pero las obras seguían adelante, y depararon más de una sorpresa, no siempre desagradable. La visión del río Huerva a su paso -subterráneo- por Gran Vía fue una de las fotografías más repetidas por los curiosos, muchos de los cuales desconocían incluso tan céntrica trayectoria del afluente del Ebro.

Finalmente, la fecha histórica -incluso más que la de hoy- llegaba el 19 de abril de 2011, cuando el alcalde de la ciudad, Juan Alberto Belloch, acompañado por el entonces presidente aragonés, Marcelino Iglesias, inauguraban la primera fase de la línea 1: los zaragozanos volvían a tener tranvía.

Segunda fase

Con el servicio en marcha desde Valdespartera hasta la Gran Vía, se abordaba entonces uno de los retos más difíciles, el que suponía avanzar hasta la margen izquierda a través del paseo de la Independencia y del Coso. Como consecuencia, debía remodelarse la plaza de Paraíso, uno de los iconos -aunque solo fuera por su ubicación- de la ciudad.

No faltó la controversia sobre su nuevo diseño, pero finalmente se presentó como una continuidad de la Gran Vía con Independencia, un paseo que volvía a levantarse para acoger al nuevo inquilino. Y de nuevo volvieron a aparecer restos arqueológicos que retrasaron levemente el discurrir de las obras.

Paso a paso se fueron habilitando más paradas, hasta llegar a las Murallas Romanas. Para la remodelación de este singular espacio, el Ayuntamiento abrió una consulta popular con el fin de saber de primera mano el sentir de los zaragozanos. La decisión final, que todavía está en marcha, pasa por eliminar los famosos arcos y desplazar unos metros la estatua de César Augusto, así como adecentar el entorno.

A la par, las vías cobraban protagonismo en la margen izquierda y las primeras pruebas de la segunda fase permitían ver a un Urbos cruzar el puente de Santiago en dirección al Actur. Con la apertura de este martes se completa un viaje que toda la ciudad ha vivido en primera persona.

El resultado es la primera línea de tranvía en Zaragoza desde hace 37 años, cuyo primer objetivo pasa por dar servicio a más de 100.000 usuarios que pueden cruzar la ciudad de norte a sur, de Parque Goya a Valdespartera. Mientras, en el horizonte ya se vislumbra la segunda línea en dirección al barrio de las Delicias, siempre y cuando la crisis permita abordar otro proyecto como el que hoy culmina.


  • Bicicleto26/03/13 00:00
    Enhorabuena para todos aquellos que hace años venimos batallando en favor del tranvía contra la cerrazón de tanto roscaboinas, el tiempo por supuesto nos ha dado la razón. La gloriosa y esperadísima llegada del tranvía ha tenido 2 efectos secundarios estupendos: la reducción del tráfico rodado de quemagasolinas en su entorno (con la consiguiente reducción de contaminación atmosférica, ruido, degradación, siniestralidad, ...) y la construcción de un carril-bici paralelo. No dejemos por cierto que el tranvía muera de éxito y abordemos ya 3 asuntos primordiales: adquirir nuevos convoyes para evitar ir como sardinas en lata (entiendo que hay que esperar a ver cómo evolucionan los usos con la línea al completo), ir cerrando ya el diseño de la Línea 2 hasta Delicias, y reorganizar las deficitarias líneas del autobús urbano de una manera definitivamente eficiente, siempre al servicio del tranvía. Humanicemos Zaragoza, y diseñemos modelos de movilidad urbana pensando en personas, no en coches. Yo ya sé que aquí precisamente el lobby automovilístico aprieta fuerte, pero no debemos permitir que 420.000 personas mueran prematuramente en la UE (dato de la Comisión Europea para 2010) simplemente por la contaminación del aire. Una bici más, un semoviente quemagasolinas contaminador menos.
  • Victor26/03/13 00:00
    Para ilustrar esta noticia, la foto ideal sería 3 o 4 autobuses parados en un semáforo un buen rato esperando que pase el trenecito. Porque ahora tenemos viajeros de primera, que viajan sin interrupciones, y viajeros de segunda que tienen que esperar a que pasen los de primera. Viajeros de segunda que han visto como reciben un peor servicio, menos frecuencias, menos líneas, y a la vez han sufrido una subida brutal de precio para pagar lo que no pagan los viajeros de primera.
  • paria de la tierra26/03/13 00:00
    Bicicleto, como se nota que estas a sueldo del Faraón, descansa un poco CANSINOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO.
  • xelMETRO26/03/13 00:00
    Así es #10, una ciudad pequeña en la que se podía circular y aparcar se ha convertido en un embudo, con 3 arterias por las que vamos todos, con atascos y sin aparcamiento (ni libre en superficie ni en parkings privados que hay 4). El titular debería decir: "El tranvía fractura y congestiona Zaragoza en cuatro años de obras"
  • Para el paria de la casta26/03/13 00:00
    Los que parece que estáis a sueldo sois los asiduos a meteros con el tranvía escribiendo comentarios de tres en tres siempre con la misma cantinela..
  • Jesus26/03/13 00:00
    El titular correcto sería  « El tranvía destroza Zaragoza en cuatro años de obras y la arruina para cuatro décadas »
  • xavierrete26/03/13 00:00
    Más de 12 kilómetros de recorrido urbano; renovación profunda del la infraestructura (la sustitución de la cubierta de la gran Vía representa lo máximo); una inversión por debajo de los 500 millones, incluídos los trenes); puesta en práctica real de tecnología sólo conocida en prototipos (me refiero a la circulación sin catenaria con recarga de condensadores en las estaciones); y sólo en cuatro años de ejecución. Muchas cosas serán criticables, se habrán hecho mal y serán susceptibles de mejora, pero el balance es indudablemente positivo. Solamente añadir que aquí en Alemania, hubiera durado más de 10 años y el precio no hubiera bajado de los 1500 millones. En realidad, jamás se habría afrontado un proyecto con tantos riesgos, económicos, políticos y técnicos. A los que claman por el metro como una alternativa...., pués les diría que en cuestión de dinero, obras y tiempo, eso sería absolutamente inabordable. Enhorabuena Zaragoza!
  • bicipalcampo26/03/13 00:00
    A mi me gusta Zaragoza porque sigue siendo un pueblo aunque el alcalde se piense que es New York y voy a todos los sitios en coche como el.Y donde no puedo aparcar como en el centro pues no voy y no me pierdo nada que para ver todo viejo y lleno de inmigrantes siempre hay tiempo.
  • Gabi26/03/13 00:00
    La línea de tranvía a las delicias es muy necesaria. La demanda sería muy elevada y permitiría renovar las calles del barrio, que lo necesitan desde hace años.
  • Para bicicleto26/03/13 00:00
    El tranvia para mi es como si no existiese. Sigo utilizando mi coche todo terreno que contamina un montón.
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual