Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Comarca de Tarazona y Moncayo

​Primeros destellos del esplendor de la mezquita de Tórtoles

Comienzan los trabajos de recuperación del edificio del barrio de Tarazona, uno de los escasos ejemplos de mezquita musulmana levantada en época cristiana.

M. M. Zaragoza Actualizada 04/07/2015 a las 22:20
Restauración de las vigas y ménsulas de la techumbre y pruebas de limpiezaM.M.

Recuperar el esplendor original y crear un discurso coherente y unificado en un edificio que ha sufrido diversas modificaciones de uso a lo largo de la historia es el principal reto en los trabajos de recuperación de la mezquita de Tórtoles, barrio de Tarazona, iniciados hace un mes.

"Es un edificio importante porque existen escasísimos ejemplos de restos de esta época de mezquitas musulmanas construidas en época cristiana", además de ser la más tardía construida en Aragón, explica Javier Bona, técnico del Plan de Competitividad Turística de la Comarca de Tarazona y el Moncayo, dentro del cual se financia el proyecto de recuperación.

El edificio se usaba como pajar y se descubrió que era una mezquita hacia el año 1980, cuando el Centro de Estudios Turiasonenses descubrió el 'mirah' y unas maderas pintadas, unos restos que "dan idea de la importancia que pudo tener la mezquita en un núcleo de una comunidad agrícola y artesana que en el siglo XV contaba con unas 2.000 personas", comenta Bona.

El edificio se encuentra en la calle las Hoyas del barrio de Tórtoles, en la margen izquierda de la vega del río Queiles. Sobre una loma a unos 570 metros de altitud existía una torre, alrededor de la cual fue creciendo la población desde el siglo XII y, aprovechando la protección que ofrecía la fortificación, en el siglo XV se levantó la mezquita adosada a su muro norte.

Su construcción presenta dos etapas en este mismo siglo. La primera en la que se edificó la nave original con dos tramos cubiertos con una armadura, y una segunda de ampliación entre 1447-1455, fecha que se conoce por una inscripción poética que se conserva en la techumbre. La mezquita, tras la conversión forzosa de 1526, fue consagrada como iglesia de la Anunciación, una sacralización que implicó la construcción del altar mayor y la ejecución de decoración pictórica en la cabecera.

Las primeras semanas de trabajos ya han sacado a la luz los primeros destellos del esplendor originario del templo. "Las vigas principales que soportan la techumbre están decoradas casi todas, se han hecho ya unas pruebas de limpieza y están saliendo colores muy vivos", explica Javier Ibargüen, arquitecto director de las obras, quien explica que la mayor complejidad de la obra será "darle una unidad de aspecto a un edifico que ha sufrido tantas modificaciones y cambios de uso", ya que por un lado quedará el espacio general de la mezquita inicial, y también se acomete el retablo de pintura mural, que "se está empezando a restaurar y se ve que la pintura está muy bien conservada". Los trabajos interiores implicaron que el Ayuntamiento llegara a un acuerdo con el vecino de la casa colindante, ya que el espacio de oración cogía parte de su propiedad.

Próximamente se abordará la restauración de la techumbre, joya del edificio, desmontada desde los años 90 y "que está muy deteriorada porque ha estado sometida a muchas humedades, va ser una labor casi de cirugía porque hay muchísimas piezas sueltas", explica Ibargüen.

La mezquita es un edificio de tapial, ladrillo y mampostería que configura un volumen compacto, con la apertura de una puerta y algunos vanos posteriores a su uso como mezquita. Interiormente, es un gran espacio único, de planta rectangular a modo de sala de oraciones o 'haram', cubierto por la techumbre. Esta sala de oración es un espacio abierto carente de mobiliario, y ahora se estudia si un espacio aparecido corresponde al 'minbar', que hacía las veces de púlpito desde el que el imán dirigía las cinco oraciones diarias.

Nuevo espacio expositivo

La restauración del edificio se ejecuta con cargo al Plan de Competitividad Turística de la Comarca de Tarazona y el Moncayo por 293.400 euros, mientras que el Consistorio turiasonense financia la restauración y colocación de la techumbre, con un presupuesto de 147.000 euros.

Además, los trabajos prevén la creación de un espacio expositivo que incluirá un audiovisual y diverso material dedicado a los musulmanes en la comarca de Tarazona, especialmente en el barrio de Tórtoles, a través de su historia y de los diferentes hechos y anécdotas recogidas por la documentación original existente de diferentes épocas, y que abordará cuestiones como la economía, religión, magia y amuletos o la agricultura.

En este discurso museístico y expositivo tendrán presencia los nombres y familias musulmanas que vivieron en la zona, como recordatorio de un tiempo anterior y su posterior expulsión en 1610 de la Península Ibérica.
A través de diferentes niveles de lectura, también se abordará la historia del edifico de la mezquita de Tórtoles con diferentes paneles interpretativos.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual