Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Comarca de Tarazona y Moncayo

El monte de La Diezma sigue recuperando sus casillas de pico

El Ayuntamiento de Grisel acaba de restaurar otras dos de estas antiguas construcciones.

Nora Bermejo. Tarazona Actualizada 26/06/2015 a las 14:43
0 Comentarios
El alcalde de Grisel frente a una de las casillas de pico restauradas.N.B.

Grisel continúa apostando por la recuperación de su patrimonio. En este caso, se trata de las casillas de pico que hay repartidas por el monte de La Diezma. Acaba de concluir la restauración de dos nuevas casillas.

Son un total de 27 construcciones rústicas en piedra seca, sin argamasa, de forma cónica o de falsa cúpula, cuyo origen se remonta a finales del siglo XIX. Cumplían una doble función: servir de refugio a los labradores dedicados al cultivo de la vid y de almacén para guardar herramientas y aperos, en una época en la que una plaga de filoxera invadió las vides francesas, y se tuvo que recurrir a importar uva española para la producción de vino en Francia.

Gracias a una inversión que ronda los 37.000 euros, se ha podido intervenir en dos nuevas casillas, que se suman así a la primera restaurada. “La subvención procede de la Diputación Provincial de Zaragoza, ya que con fondos propios sería imposible acometer este tipo de obras de restauración”, reconoce el alcalde griselero, Javier Martínez.

Estas casillas de pico son singulares y se consideran ejemplares arquitectónicos autóctonos y únicos de La Diezma de Grisel. “La segunda casilla que hemos restaurado está en la ladera norte del monte, en una zona boscosa porque la reforestación que se comenzó hace años va dando sus frutos. Se va viendo cómo los árboles van creciendo y cómo vamos recuperando el antiguo estado de La Diezma, y recuperando a su vez las construcciones típicas de nuestra zona”, indica Martínez.

Esta intervención ha sido un poco más compleja que la primera, “porque algunas casillas presentan más deficiencias de aportación de material”. La restauración de cada casilla ha costado alrededor de un mes. Es un trabajo costoso y laborioso, porque hay que buscar en el entorno los elementos para la reconstrucción, y el trabajo se realiza de forma artesanal sin ningún tipo de maquinaria pero “estamos orgullosos porque se ha hecho una gran labor”.

A largo plazo

La restauración de las casillas de pico es un proyecto que existe en Grisel en colaboración con la asociación cultural La Diezma y con Joaquín Marco y Félix Rivas, investigadores del Centro de Estudios Turiasonenses que realizaron un estudio comparativo entre éstas y otras construcciones similares que se encuentran distribuidas por diversas localidades españolas y de la Europa mediterránea.

“Queremos restaurar más y que la gente que suba a La Diezma a pasear, pueda conocer el entorno natural y cómo crece nuestro bosque, y también descubra este tipo de construcciones, su historia, lo que ocurrió aquí hace cien años”, dice el alcalde.

Ya se han restaurado tres, y el objetivo es poner en valor la mitad de las 27 que han llegado hasta la actualidad, porque no todas son recuperables por los efectos del paso del tiempo.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual