Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Educación

La nueva oferta de centros bilingües marca el proceso de escolarización

El periodo para que 13.000 familias elijan colegio para sus hijos de tres años llega a su ecuador con la incógnita del nuevo modelo de bilingüismo, que ha multiplicado los colegios que ofrecen un modelo que todavía genera dudas.

J. L. G. Zaragoza Actualizada 17/04/2013 a las 17:20
22 Comentarios
Uno de los colegios bilingües de Zaragoza.J. M. M.

El proceso de escolarización, en el que alrededor de 13.000 familias aragonesas eligen colegio para sus hijos de tres años, comenzó el pasado lunes sin cambios en las normas de elección y adjudicación de plazas, pero con una nueva oferta de centros bilingües que, en muchos casos, podría marcar las decisiones de miles de padres. En una época en la que los idiomas han adquirido un valor esencial, las opciones se multiplican para aquellos que buscan un colegio de este tipo, pero el nuevo modelo impulsado por el Gobierno de Aragón todavía genera dudas entre los más indecisos, las entidades de defensa de la escuela pública e incluso algunos colegios.

Criticado por unos y alabado por otros, este programa ha multiplicado la oferta de idiomas en todo Aragón -sobre todo en las principales ciudades-, pero todavía no se sabe cuál será su eficacia o, al menos, si se podrá comparar con el actual modelo del British Council, en el que además de los profesores cuenta con colaboradores nativos o con formación específica que apoyan en esta labor educativa. Ahora, el bilingüismo será impartido por los docentes del propio centro, tanto los especialistas en lengua extranjera como los maestros y profesores que acrediten un nivel B2 en el idioma, y en la mayoría de los casos el número de horas lectivas será más reducido.

Sí es cierto que, hasta ahora, añadir la palabra 'bilingüe' al nombre de cualquier centro significaba un casi seguro aumento de la demanda. De hecho, el año pasado, la mayoría de los colegios que ofrecían este tipo de enseñanza tuvieron más solicitudes que plazas vacantes, una situación que durante estos primeros días también han comenzado a notar algunos de los centros que el próximo curso se unirán a la lista del bilingüismo. En Zaragoza, más de la mitad de las escuelas de infantil y primaria sostenidas con fondos públicos -también incluye a las concertadas- ya ofrecerán algún tipo de bilingüismo a partir de septiembre, por lo que en esta ocasión la demanda de plazas en colegios con este programa podría estar más repartida.

Ante el aumento de la oferta, que amplía los centros bilingües de 85 (82 públicos y tres concertados) a 185 (121 públicos y 64 concertados), surge la incógnita de cómo implantará cada escuela un modelo cuya profundidad dependerá de sus propios recursos. No obstante, desde el departamento de Educación aseguran que, dentro de la formación permanente que se ofrece a los maestros, se hará un esfuerzo en materia de idiomas para reforzar el programa y garantizar su continuidad a largo plazo, tanto en cuestión de nivel como de adaptación metodológica y pedagógica de las materias que se darán en una segunda lengua. Además, se reservarán plazas en las Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI) para la formación del profesorado.

El modelo, en manos de los profesores


Sin embargo, gran parte del esfuerzo recaerá sobre los centros educativos y, sobre todo, de los propios profesores. Los que ya cumplen con los requisitos de nivel de idioma (un B2) deberán adaptar sus metodologías y materiales o incluso impartir nuevas asignaturas, mientras que aquellos que todavía no alcanzan el mínimo exigido por la DGA o los que se incorporen a estos centros en el futuro serán los responsables de que esta iniciativa pueda seguir creciendo. De hecho, la DGA ya ha asegurado que perfilará las plazas vacantes que vayan quedando en el centro escolar para que los nuevos docentes que se incorporen, ya sean funcionarios o interinos, tengan acreditada la formación suficiente en lenguas extranjeras.


“Creemos que es necesario que el profesorado se recicle para adaptarse a las necesidades actuales y realice un esfuerzo permanente, y existe predisposición para hacerlo por parte de este colectivo, pero también debería serlo que la administración facilite y fomente su implantación”, indican desde la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Aragón (Fapar), quienes creen que “este modelo a coste cero no es la solución” a la demanda que existe por parte de las familias de la Comunidad.

Críticas al modelo


Desde la Plataforma por la Defensa de la Escuela Pública también han sido especialmente críticos con este nuevo programa, pues consideran que favorece claramente a la escuela concertada y que la brecha que existía entre ésta y la pública se hará todavía más grande. “Para los colegios públicos es complicado cumplir estas condiciones, ya que cuentan con más restricciones, mientras que los concertados irán este verano a la bolsa de trabajo y contratarán a los profesores que se adapten a sus necesidades”, denuncia Antonio Lascorz, portavoz de esta plataforma: “En cambio, para la escuela pública es más complicado ya que no pueden contar con los interinos para asegurar que tendrán el suficiente personal cualificado para impartir la enseñanza bilingüe”.

“Lo haremos como podamos”, reconocen desde el colegio Cortes de Aragón, uno de los que acaban de ser aceptados -de forma provisional- para unirse al nuevo modelo. “La implantación en cada centro dependerá de su personal y los recursos con los que cuente, pero en muchos casos no lo sabremos hasta que no se cierre la plantilla para el año que viene”, explica el equipo directivo.

Un paso hacia un modelo mejor


Otros, en cambio, lo ven como un primer -y necesario- paso hacia un programa más ambicioso que pueda llegar a todos los aragoneses. “Supondrá un esfuerzo, tanto para los centros como para los profesores, que se tendrán que adaptar a la nueva situación, y seguro que no es comparable al otro modelo de bilingüismo, pero es un primer paso para poder llegar a un modelo más exitoso”, asegura Lorenzo Oro, director del colegio zaragozano Tío Jorge: “Cuando se implantó la especialidad de Educación Física no vinieron atletas de primer nivel a los centros, pero se comenzó con los recursos que había y se fue mejorando”.

Quienes sí están satisfechos son los representantes de la escuela concentrada, que han visto cumplida una vieja reivindicación. “Hasta ahora el bilingüismo solo llegaba al 11% de los centros y el 7% de los alumnos de Aragón, y su eficiacia y eficiencia era nefasta. Ojalá vayamos avanzando hasta que llegue a un 100% de los alumnos”, indica Pedro Martínez, presidente de la Federación Cristiana de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Aragón (Fecaparagón), quien defiende la autonomía de los centros a la hora de implantar este modelo: “Incluso reconociendo que no es perfecto ni se puede considerar un bilingüismo real, hay que luchar por implantarlo. Luego ya intentaremos mejorar el sistema”.


  • Añoranza18/04/13 00:00
    El ?bilingüismo? que nos quieren colar desde el Gobierno de Aragón es el enésimo despropósito educativo (y van?) Un país que se toma la educación tan poco en serio, que la banaliza y la politiza como el nuestro, es un país tercermundista. Una república bananera más. Un profesor o maestro que aspire a dar clase en un centro educativo bilingüe debería acreditar como mínimo un nivel avanzado de inglés (C1), aunque lo suyo sería el dominio absoluto en el oral (C2). Pero como la mayoría de los que forman parte de la plantilla funcionarial (me atrevería a decir más del 80 %) no poseen ni un mísero B2, entonces ya tenemos la chapuza montada. A ver, sufridos y vilipendiados ?docentes? de hoy, agradezcan que lo único que la incompetencia política les pide sea un mínimo de dignidad profesional (la que supone tener el triste y patético B2) y, aunque no sea por los alumnos (sí, esos en los que siempre piensan? pero después de ustedes) consíganlo para sí mismos, aunque sea por vergüenza. Reforzará su moral, mejorará su autoestima y les ayudará a levantarse un poquito en esa larga caída de su maltrecha reputación.
  • Miguel G.17/04/13 00:00
    Mi comentario era, como pone en mi nombre, para ciudadana y ciudadano, que son los que habían hablado hasta el momento del tema y si he hablado en plural es porque eran 2 (ciudadano y ciudadana). Yo no generalizo en todos los padres, al contrario que tu generalización en cuanto a mi gremio.. En cualquier caso, QUIQUE, parece que los maestros tenemos la culpa de lo que tu empresa te impone y que como a ti te lo imponen, a los demás también deben imponernos lo mismo.
  • yop17/04/13 00:00
    Estoy totalmente de acuerdo con muchos comentarios, pero para llegar a un bilinguismo y que nuestro alumnado adquiera mayores beneficios en segundas o terceras lenguas, se necesita un cambio social. No toda la fuerza del bilinguismo recae sobre los centros, ya que bien sean públicos o concertados se esta haciendo un esfuerzo por mejorar el nivel de nuestros alumnos/as, pero sin embargo seguimos viendo peliculas, series, dibujos animados traducidos a nuestra lengua materna sea la que sea, independientemente de la lengua predominante en la comunidad en la que se habite. Asi que creo que debemos mejorar los centros pero también el resto de la sociedad en algunos aspectos. Buenos dias.
  • Juan17/04/13 00:00
    No hay que pasar por alto el suyo, QUIQUE. Los hijos se parecen a los padres, habitualmente. La responsabilidad es siempre individual. ¡Ya está bien!. ¡Qué comentarios!. Denotan falta de información , de sensibilidad y de respeto.
  • QUIQUE17/04/13 00:00
    #11 Juan: Creo no haber faltado el respeto a nadie, si su comentario va por mí; al menos no creo que el término ?ignorante? deba ser tenido como poco respetuoso, más bien al contrario; por favor, lea de nuevo mi comentario. En cuanto a lo de ?los hijos se parecen a los padres?, no entiendo muy bien la intención del comentario; en mi caso, sí espero que se parezca en algo a mí, sin que eso limite su desarrollo personal.  Insisto, educar deben educar los padres. #4 Miguel: Creo que sabrás que no hace falta referirse a una multitud para generalizar; cuando dices ?vosotros?, por mucho que te refieras a dos comentarios concretos, es imposible no sentirse aludido. Al menos yo sí me he sentido. ¿Cuando dices ?nosotros nos adaptaremos? también te refieres sólo a ti? No, ¿verdad? También generalizas (de no ser que te hayan nombrado representante del profesorado, claro). Creo haber recogido en mi comentario mi respeto por la profesión de maestro (me gusta más esta palabra por eso de que la carrera universitaria se ha llamado siempre Magisterio); a lo mejor molesta los de los TRES MESES pero, como se suele decir, cuando el río suena? y si consideras que la alusión es generalista, lee entre líneas porque esa en este caso sí va dirigida a ti, que es quien se queja de tener que ?aprender un idioma? porque en tu contrato eso no figuraba. Bienvenido al mundo laboral, caballero. Al igual que yo muchas veces he escuchado lo de ?haber estudiado una oposición?, creo que con la que está cayendo también hay gente que debería empezar a escuchar ?si no te gustan las condiciones, deja el sector público?. 
  • albert17/04/13 00:00
    si nuestros hijos son inútiles, vagos y no saben ni hablar y apenas escribir (en español o en inglés), es por culpa de los profesores, y jamás de los jamases de los padres, que bastante tenemos con llegar a casa cansados de trabajar y ver como pierde el Real Zaragoza
  • MARTA17/04/13 00:00
    Al ?valiente? (por las afirmaciones categóricas que hace) de Miguel Giménez, decirle que la superación por ser padres de algunos, sino todos, es diaria, incluidos fines de semana, meses de verano y puentes. De hecho, por eso nos preocupa que nuestros hijos aprendan otros idiomas y puedan salir a otros mercados a encontrar lo que en su país a día de hoy, no encuentran: un trabajo. Informarle a Miguel que fuera del mundo del funcionariado, las exigencias en el mercado laboral son muchas más de las que les ?imponen? a ellos sin riesgo alguno de que les echen, por cierto. Y al que no le guste, pues ya sabe lo que hay, nadie está obligado a quedarse en un puesto de trabajo de por vida. Se quejan de la actitud de los alumnos, de los padres, del bajo nivel de educación, de la falta de medios, de los recortes? ahora bien, en cuanto les toca a ellos, se ponen a la defensiva y a faltar a todo el mundo. El tema es que aquí cada uno va a lo que va y de momento, la educación parece que es lo que menos importa. Primero está su sueldo, sus horas y condiciones de trabajo, imponer jornada intensiva? y después, si hay tiempo, hablamos de su trabajo: EDUCAR. Y por cierto, el argumento de que los padres queremos que nuestros hijos pasen más tiempo en el colegio que en casa y que nos desentendemos de su educación, ya es un poco cansino y ofensivo. A ver si renovamos las argumentaciones un poquito.
  • Aragonesa17/04/13 00:00
    Quique, comparto totalmente tu opinión y la apoyo, pero de mi cosecha apunto ¿tienen miedo a que los colegios privados no los contraten por no tener el nivel necesario?. En cuanto al horario, también para MIguel Giménez (ciudadanos), no cuela que nos hables de "las horas que haces de más fuera de tu jornada", te recuerdo que en tu nómina se incluyen también las que se conocen como horas de permanencia, que muchos no las cumplen o, como tú, se hacen las víctimas por cumplirlas y horas de formación, es decir, te pagan unas horas que tienes que dedicar a reclicarte, si no lo has hecho hasta ahora nos has engañado a todos.
  • MARTA17/04/13 00:00
    Al ?valiente? (por las afirmaciones categóricas que hace) de Miguel Giménez, decirle que la superación por ser padres de algunos, sino todos, es diaria, incluidos fines de semana, meses de verano y puentes. De hecho, por eso nos preocupa que nuestros hijos aprendan otros idiomas y puedan salir a otros mercados a encontrar lo que en su país a día de hoy, no encuentran: un trabajo. Informarle a Miguel que fuera del mundo del funcionariado, las exigencias en el mercado laboral son muchas más de las que les ?imponen? a ellos sin riesgo alguno de que les echen, por cierto. Y al que no le guste, pues ya sabe lo que hay, nadie está obligado a quedarse en un puesto de trabajo de por vida. Se quejan de la actitud de los alumnos, de los padres, del bajo nivel de educación, de la falta de medios, de los recortes? ahora bien, en cuanto les toca a ellos, se ponen a la defensiva y a faltar a todo el mundo. El tema es que aquí cada uno va a lo que va y de momento, la educación parece que es lo que menos importa. Primero está su sueldo, sus horas y condiciones de trabajo, imponer jornada intensiva? y después, si hay tiempo, hablamos de su trabajo: EDUCAR. Y por cierto, el argumento de que los padres queremos que nuestros hijos pasen más tiempo en el colegio que en casa y que nos desentendemos de su educación, ya es un poco cansino y ofensivo. A ver si renovamos la argumentación un poquito.
  • QUIQUE17/04/13 00:00
    A #Miguel Giménez: pensaba pasar por alto tu comentario, ya que veo que es fruto de la ignorancia, pero no puedo porque me ha molestado sobremanera. Deduzco por lo que dices que serás profesor y que, por tanto, eres totalmente ajeno a cómo vivimos los que trabajamos en el sector privado (para tu información, la inmensa mayoría de tus vecinos, desde el que te vende el papel higiénico hasta el que te pone el café, pasando por el que te arregla el coche o te vende la última camiseta que te hayas comprado). Nosotros, los que trabajamos en el sector privado y además tenemos hijos, tenemos que mover cielo y tierra cada vez que nos exigen algo en nuestros trabajos (entre ellas, en muchos trabajos, saber inglés). Nosotros, los que trabajamos en el sector privado y además tenemos hijos, tenemos que mover cielo y tierra para superar las ?oposiciones? a las que nos someten todos los días nuestros jefes/clientes. Nosotros, los que trabajamos en el sector privado y además tenemos hijos, tenemos que mover cielo y tierra para conciliar los más que lamentables horarios de nuestra jornada laboral con nuestra vida familiar. Nosotros, que vivimos por y para nuestros hijos, tenemos que mover cielo y tierra para acudir a vuestras tutorías en horario laboral, para, en muchos casos, hacer (que no ayudar, porque son muy pequeños) los ingentes deberes de los niños. Eso los que por suerte tenemos trabajo. Los que lamentablemente se han quedado sin él, y además tienen hijos, tienen que mover cielo y tierra para reciclarse profesionalmente mientras tratan de seguir adelante con su día a día. Para eso movemos cielo y tierra todos los días, sin tener TRES MESES DE VACACIONES, es decir, TRES MESES DE TIEMPO LIBRE PARA INVERTIR EN FORMACIÓN. Ahí está nuestra superación (real , que no deseo) como padres. Todo esto, sin poner en duda la vocación y la valía de los profesores, ni las horas de trabajo invertidas en la enseñanza (de la educación ya me ocupo yo, que soy su padre) de nuestros hijos. Sin embargo, al César lo que es del César, que al final parece que sólo trabajan unos pocos?.la ignorancia es muy atrevida, Miguel
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual