Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

Más de un siglo de Zaragoza, en tres dimensiones y en 250 fotos

Este martes se ha inaugurado en el Paraninfo una muestra de imágenes estereoscópicas de Fotografía profesional y comercial de 1850 a 1970.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 04/10/2016 a las 15:07
Etiquetas
La Zaragoza del XIX y el XX

“A mediados y finales del siglo XIX, para los viajeros y fotógrafos, Zaragoza era tan importante como la capital del país” ha dicho José Antonio Hernández Latas, investigador e historia de la fotografía y comisario de la muestra 'Zaragoza estereoscópica. Fotografía profesional y comercial (1850-1970)', que se ha presentado este martes en el Paraninfo con la presencia de Yolanda Polo, vicerrectora de Cultura y Proyección Social de la Universidad de Zaragoza.

Esa circunstancia, derivada del impacto de la guerra de la Independencia y del eco literario de autores como Lord Byron, fue capital para que la ciudad resultase un escenario de paso obligado y objeto de interés documental y artístico. Fueron muchos los fotógrafos, a partir de 1850, que realizaron vistas de la ciudad. Y ya desde 1858, un artista anónimo captó una instantánea estereoscópica de la plaza del Mercado, de aroma dickensiano, algo que haría también, algo más tarde, Mariano Júdez, “uno de los más importantes fotógrafos de su tiempo”, señala Hernández Latas.

La muestra comprende alrededor de 250 fotos, la mayoría inéditas, fechadas entre 1850 y 1978, distribuidas en una veintena de colecciones de artistas como el citado Júdez, Venancio Villas, Anselmo María Coyne, el parisino Levi et Cie, la colección Monserrat, el austrohúngaro Alois Beer, toda una revelación, las compañías norteamericanas Underwood & Underwood y Keystone View Company, el clásico Jean Laurent, que recorrió toda España y sintió una gran predilección por Aragón, o Frank M. Wood, un formidable profesional británico al que Hernández Latas definió como “la joya de la exposición”

La muestra, en otra sala, contempla las obras de Ignacio Coyne Lapetra, que se puede definir como el gran observador de la Zaragoza de 1908, la de la muestra Hispano-Francesa, que se ubicó en Santa Egrancia y la plaza de los Sitios. Entre sus tomas destacan el Pilar iluminado. José Antonio Hernández Latas explicó que “entre 1908 y 1909, en homenaje a Los Sitios, se iluminó el Pilar todas las noches con luz eléctrica y por eso hemos reproducido esta imagen poderosa y evocadora en grande”. La muestra registra otras visiones: El Turismo Práctico, Lestrade, etc. Tras la Guerra Civil, avanzada la posguerra, se producirá la denominada 'Edad de los plásticos', marcado por el uso de película Kodachrome, y la aparición de nuevas colecciones, ya en color como la cordobesa Arpa Color o la francesa Lestrade. Ahí destaca la figura de la empresa Marte y Marte 2000 del ilerdense Jaime Calafell, casado con la zaragozana Carmen Pueyo, que hizo espléndidas colecciones de la ciudad. Las obras pertenecen a una docena de coleccionistas privados.

El proyecto se completa con una amplia selección de visores (desde el primero que se presentó en Londres en 1851: el Brewster) y cámaras estereóspicas originales de los fondos de Paco Boisset y Stella Ibáñez, con estuches de series de postales y positivos, algunos en forma de libros, y con visores en sala que permiten contemplar una foto de cada serie. También se ha preparado un vídeo de Juanjo Ascaso y Esteban Ania.

Hernández Latas recuerda que la fotografía estereoscópica reproduce los mecanismos de la visión binocular humana, y da la sensación de que las objetos, las ciudades y las gentes se ven en tres dimensiones.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual