Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Universidad de Zaragoza

Unos 350 alumnos de Filosofía y Letras, reubicados tras el derrumbe del viernes

La caída de parte de un techo en la Facultad obliga a cerrar dos plantas un mes. Este lunes varios alumnos acudieron a clase con casco a modo de protesta por el retraso de las obras en el centro.

27/09/2016 a las 06:00
Los alumnos de Filosofía y Letras van con casco a claseC. I.

Unos 350 estudiantes de la facultad de Filosofía y Letras del a Universidad de Zaragoza se quedaron sin clase este lunes y han tenido que ser reubicados en otros centros tras el último incidente ocurrido en el edificio el pasado viernes. Parte de un falso techo de un despacho se desplomó y el Decanato decidió cerrar dos plantas del edificio mientras duren las obras de acondicionamiento, un mes.

Esta decisión afecta a las diez titulaciones de la facultad en mayor o menor medida, aunque los que más lo notan son los alumnos de historia del arte, geografía, historia y estudios clásicos. 

Algunas de estas clases se reanudan este martes y otras, este miércoles. Los alumnos se repartirán entre el colegio mayor Pedro Cerbuna, la Facultad de Ciencias, las plantas bajas de Filosofía y Letras (no afectadas) y en algunas aulas de Interfacultades. 

Unas obras que nunca llegan


La reforma de la Facultad de Filosofía y Letras cada vez resulta más urgente como demuestran los últimos hechos producidos la pasada semana en uno de los despachos de la cuarta planta del edificio que data de 1941. Desde el centro aseguran que, por suerte, “no hubo que lamentar heridos”.


Por el momento, las plantas 3ª y 4ª de la facultad han sido cerradas y han comenzado los trabajos de rehabilitación del espacio que podrían prolongarse durante aproximadamente un mes. “La solución que ha propuesto la Unidad Técnica de Construcciones ha sido la colocación de unas mallas de sujeción en el techo”, explica Eliseo Serrano decano de la Facultad de Filosofía y Letras, que asegura que estos hechos evidencian “la necesidad de que la reforma se reoriente y se adelante. No podemos esperar tanto”.


“El personal docente puede entrar en sus despachos pero no permanecer en ellos. De momento se desplazarán a varias salas de la biblioteca María Moliner”, afirma Serrano.

Por su parte, tanto el Rectorado como el Gobierno de Aragón han asegurado que van a hacer todo lo posible por “acelerar el proceso”. José Antonio Mayoral, rector de la Universidad de Zaragoza, asegura que están trabajando en la posibilidad de acortar algún plazo: “Vamos a mirar si, por motivos de urgencia, se puede adelantar la puesta en marcha”.

Sobre el inicio de las obras de reforma, fijadas para 2018, la consejera de Investigación, Innovación y Universidad, Pilar Alegría, afirma que “tanto la Universidad de Zaragoza como el Gobierno de Aragón están siendo ágiles para poder iniciar cuanto antes las obras” de la que ha destacado que se trata de “una de las mejores facultades de Zaragoza”. “Nuestro compromiso con la Universidad y la facultad siempre ha sido claro y la claridad se demuestra en hechos”, concluye.

Mientras tanto, los estudiantes aseguran que “entre parche y parche” la reforma cada vez parece más lejana. “Se trata de un problema que se repite desde hace años y que se resiente con el tiempo y con los arreglos temporales”, asevera Javier Royo, presidente del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza (CEUZ) y antiguo estudiante de la Facultad. “Lo que necesitamos es la reforma que prometieron que empezaba este mes, y que de repente se ha trasladado al 2018. Necesitamos que dejen de aplazarla”, añade.


A clase con casco

Mientras tanto, a modo de reivindicación muchos estudiantes han comenzado a ir a clase en casco de obra. “El pasado viernes nos cancelaron una clase por problemas de espacio, habían cortado el agua en toda la Facultad y habían cerrado todos los baños. Por la tarde nos informaron de que se había caído un techo”, recuerda Laura Peiró, estudiante de 4º de Lenguas Modernas y representante de los estudiantes en Junta de Facultad.

Fue esta suma de circunstancias la que les llevó a organizarse y crear la campaña de protesta ‘Póntelo, pónselo’, con la que han realizado un llamamiento para que todos los estudiantes asistan a clase con casco, “como medida de protección”. “Queremos que alumnos y profesores se unan a nuestra campaña para que todo el mundo sepa que estamos todos juntos contra una situación que es literalmente insostenible. Necesitamos soluciones ya no solo a largo plazo, sino también a corto plazo”, asevera.


De susto en susto desde hace una década

Con la llegada del frío y las lluvias, los sustos en la Facultad se vuelven más recurrentes. Tan solo en 2015 se sucedieron numerosos acontecimientos relacionados con el estado de la infraestructura como la caída del protector de un foco sobre una alumna de Historia del Arte en una de las aulas del pabellón de Filología, o el desprendimiento de un falso techo en la sala de estudios tan solo un día después. Además, en junio, la Facultad era evacuada debido al humo provocado a raíz de un cortocircuito de uno de los ascensores del centro.

Daniel Aquillue, personal investigador en formación de la Facultad de Filosofía y Letras, sabe muy bien de estos “sustos”. Desde 2007, año en el que comenzó a estudiar Historia, la facultad se convirtió en su segunda casa: “Hace una década ya existía movilización por la reforma, pues el edificio data de 1941 sin que desde entonces se haya afrontado una reforma integral, tan solo añadidos y parches chapuceros”.

“Los alumnos sufríamos unas condiciones de estudio pésimas, pues el edifico puede ser un auténtico horno o un congelador. Cuando llueve, las plantas superiores corren el riesgo de ver sus techos desplomados, y a veces sin lluvia –como en el último caso-, y los sótanos corren riesgo de inundación”, explica. Por eso, el 17 de mayo de 2011 se organizaba la primera gran movilización: “A las puertas de Filosofía y Letras nos concentramos unas 200 personas tras la pancarta ‘DGA: Queremos reforma ya’. En aquella ocasión ya íbamos con cascos, palas y picos cedidos por el área de Arqueología”.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo