Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Tribunales

Condenado a seis años de prisión por agredir sexualmente al hijo de un amigo

La Audiencia considera que el acusado abusó de la confianza de los padres para llevarse al niño, de 9 años, a jugar a casa. 

M. Garú/M. A. Coloma. Zaragoza Actualizada 22/01/2016 a las 18:49
Etiquetas
El acusado, en los pasillos de la Audiencia Provincial de Zaragoza el día que fue juzgado.Aránzazu Navarro

Seis años de prisión es la condena que la Audiencia Provincial de Zaragoza ha impuesto a José Ignacio Fleta Pina por abusar sexualmente de un niño de 9 años de edad. El tribunal de la Sección Tercera no tiene ninguna duda de que el acusado, de 35 años, agarró con fuerza al menor para besarle en la boca, hacerle una felación y diversos tocamientos. Todo esto lo hizo en su propio domicilio, al que había llevado al menor con la excusa de invitarle a jugar con una videoconsola y abusando de la confianza que tenía con sus padres. La sentencia le condena además a pagar una multa de 180 euros por los hematomas que le causó al sujetarle, le prohibe acercarse o comunicarse con él durante un periodo de ocho años y le obliga a indemnizarle con 6.000 euros por los daños morales que le ha causado. La sentencia puede ser recurrida.

Los magistrados consideran probado que el 11 de junio de 2012, valiéndose de la relación amistosa que mantenía con los padres del niño –jugaba al fútbol con el padre y su novia daba clases inglés al pequeño– les dijo que dejaran al menor ir a su casa un rato para jugar con una moderna videoconsola que se había comprado. Los progenitores, sin motivos para sospechar, accedieron.

Según la sentencia, José Ignacio Fleta llegó con el menor a su casa sobre las 15.30 y con la excusa de que hacía calor, ambos se quitaron los zapatos y las camisetas y se pusieron a jugar con la Xbox. Poco después, llevó al menor a su dormitorio, lo sentó sobre sus piernas, le agarró por la cintura y comenzó a darle besos y a tocarle. El niño, asustado, comenzó a llorar, por lo que el acusado optó por regresar con él al salón y ponerse a jugar de nuevo. Transcurrido un rato, el adulto tumbó al menor en el sofá, le bajó los pantalones y le hizo una felación.

Sobre las 16.30, al ser la hora en la que el padre había quedado en ir a recoger a su hijo, ambos se vistieron y bajaron a la calle a esperarlo. Nada más verlo, apreció que el chiquillo había estado llorando. Por el camino, le preguntó qué le ocurría y tras insistirle, sentados en un portal, el menor le contó que "Nacho" le había "sujetado" y "besado en la boca". En ese momento el niño no contó más detalles, producto de la vergüenza que sentía. Un poco más tarde, con su madre y ya en su casa, le concretó algo más y le dijo que le había hecho tocamientos. Pero no sería hasta dos días después, cuando un médico le estaba examinando los hematomas que le salieron, cuando relató que había sido objeto de una felación.

Reacción "sintomática"

La reacción del progenitor esa tarde también fue inmediata y llamó a José Ignacio Fleta por teléfono. "Es sintomático –recoge la sentencia– cuando lo llama sin decirle lo que le había contado su hijo, el acusado es insistente en preguntar al padre qué le había relatado el niño, llegando a comentar que le había dicho en broma y entre risas que “tenía la cola muy pequeñita”, comentario fuera de lugar cuando el padre ninguna pista da al acusado sobre lo que le ha dicho su hijo". A las 21.30, los padres, representados por el letrado Mariano Bonías Trebolle, se presentaron en la comisaría y presentaron una denuncia.

Para los magistrados, a pesar de que José Ignacio Fleta negó los hechos, existen razones objetivas que corroboran el relato del menor. Además, la prueba pericial psicológica que le fue practicada reveló que el niño (que ahora tiene 13) tenía entonces madurez suficiente para distinguir la verdad de la mentira, no tenía problemas de conducta y su conocimiento sexual era el normal para su edad. Igualmente, las psicólogas forenses apreciaron que era creíble, de acuerdo al protocolo que los expertos aplican en estos casos.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual