Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Funeral en Torrero

Cientos de personas despiden a las dos teresianas fallecidas en el choque de Almonacid de la Sierra

​El obispo de Huesca, Julián Ruiz, ofició la multitudinaria ceremonia religiosa celebrada en el camposanto de Torrero.

Marta Garú Actualizada 01/06/2016 a las 17:20
El siniestro se produjo en un cruce de la carretera A-220, entre Cariñena y La Almunia.

El funeral por las dos religiosas teresianas fallecidas en el accidente de Almonacid de la Sierra se ha convertido este miércoles en una enorme manifestación de cariño. Porque han sido cientos de personas las que se han acercado al camposanto de Torrero para despedir a Carmen Cañada Peña y María Isabel Sánchez del Riego, a las que recordaban en todo momento dos fotografías colocadas sobre sus respectivos féretros. La emotiva ceremonia ha sido oficiada por el obispo de Huesca, Julián Ruiz, a quien siempre ha unido una estrecha relación con esta congregación. Acompañándole han estado también el vicario general y deán del Cabildo Metropolitano de Zaragoza, Manuel Almor, el canónigo secretario capitular del cabildo, Luis Antonio Gracia, así como muchos de los párrocos de la capital aragonesa.

Quien tampoco ha querido faltar al funeral ha sido el hermano –sacerdote destinado en Logroño- de la tercera de las religiosas que viajaba en el coche accidentado, Carmen Melchor Marín, de 62 años. Ella ocupaba el asiento trasero, por lo que, aunque sufrió lesiones graves, pudo salvar la vida y se recupera en el Hospital Clínico de Zaragoza. Su estado sigue siendo estable.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual