Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

DPZ

Sánchez Quero defiende la labor de las instituciones provinciales

El presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza destaca su papel al prestar "servicios necesarios al mundo rural".

Europa Press. Zaragoza Actualizada 17/05/2016 a las 22:13
Juan Antonio Sánchez Quero, presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza.Guillermo Mestre

El presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), Juan Antonio Sánchez Quero, ha defendido la labor de las corporaciones provinciales tras la presentación este martes del estudio 'Coste y utilidad de las Diputaciones provinciales: claves para un debate necesario', de la fundación ¿Hay Derecho?.

Este documento hace referencia "a una presunta falta de eficacia y a los costes de las "redes clientelares" de estas instituciones, entre otros puntos.

En una carta abierta, Sánchez Quero ha criticado la "falta de rigor y la falsedad de los datos que presenta este estudio y el tono absolutamente peyorativo hacia las diputaciones provinciales y los servicios que prestan las mismas en el mundo rural", lo que "me obliga a realizar una serie de reflexiones sobre las mismas".

En este sentido, ha recordado que las diputaciones son instituciones intermedias con competencias propias en cooperación y asistencia a municipios, las corporaciones "menos endeudadas de todas las que coexisten en nuestro país".

Ha lamentado que estos estudios "mezclen el gasto de personal --funcionario o laboral-- con la remuneración de los cargos electos, como si unos y otros fueran lo mismo y como si con la supresión de las diputaciones y de sus órganos de gobierno se hicieran desaparecer sus plantillas de funcionarios que, por otra parte, prestan servicios necesarios al mundo rural".

Ha sostenido que los gastos de personal contemplan el pago a interventores, secretarios, letrados, juristas, arquitectos, ingenieros y otros profesionales que ejercen una labor "imprescindible" y unos servicios que se tendrían que seguir prestando aunque se decidiera suprimir las diputaciones o sustituirlas por otros modelos de gobiernos locales intermedios.

En el caso de los gastos de cargos electos, "es proporcionalmente muy pequeño en relación al gasto total en materia de personal y mucho más aún con respecto al presupuesto total de la institución". En la Diputación de Zaragoza, este gasto supone "algo más del 1 por ciento del presupuesto de la institución, ha aclarado.

"Faltar a la verdad"


Respecto a las transferencias, "algunas de las mismas no pueden estar más justificadas", ya que las diputaciones tramitan planes provinciales de cooperación, un instrumento "fundamental" para las localidades en la prestación de servicios básicos obligatorios y en la realización de equipamientos e inversiones locales.

Sánchez Quero ha repasado los múltiples servicios que prestan y en los que colaboran las diputaciones provinciales para defender que "son hoy en día un instrumento eficaz de prestación de servicios en ámbitos donde los gobiernos autonómicos y el Estado llegan con dificultad".

Estas instituciones "suponen un cauce de participación en la vida pública cercano para los ciudadanos, ejercen sus competencias con sujeción a la estabilidad presupuestaria, una baja deuda pública y con transparencia en los servicios".

"Es evidente que el modelo puede ser mejorado y que se encuentra en permanente evolución, pero confundir las diputaciones provinciales con estructuras fuertemente clientelares, ineficaces y poco transparentes es faltar a la verdad y desconocer la realidad de hoy en día de estos gobiernos locales intermedios", ha sentenciado Sánchez Quero.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual