Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

HACE 65 millones de años

Una profesora de Paleontología de la UZ halla nuevas causas de la extinción de los dinosaurios

El estudio de la oscense Laia Alegret, profesora de Paleontología de la Universidad de Zaragoza señala que una rápida acidificación de las aguas superficiales de los océanos tras el impacto del meteorito explicaría la extinción de numerosas especies.

AGENCIAS. ZARAGOZA Actualizada 27/12/2011 a las 19:12
9 Comentarios

La paleontóloga de la Universidad de Zaragoza, Laia Alegret, ha analizado y encontrado nuevas causas de la gran extinción que se produjo hace 65,5 millones de años como consecuencia de un impacto meteorítico.

El estudio de la oscense Laia Alegret, profesora de Paleontología de la Universidad de Zaragoza y miembro del Instituto Universitario de Investigación en Ciencias Ambientales de Aragón (IUCA), demuestra que la fotosíntesis y la cadena alimenticia en los océanos se recuperaron mucho antes de lo que se creía.

Asimismo señala que una rápida acidificación de las aguas superficiales tras el impacto explicaría por qué muchas especies se extinguieron, mientras que otras que habitaban en los fondos oceánicos sobrevivieron, ha informado la Universidad de Zaragoza en un comunicado.

El trabajo, en el que han participado dos investigadores de las universidades de Yale y Michigan, acaba de ser publicado en la prestigiosa revista científica estadounidense PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences).

En el mismo se analiza la gran extinción que se produjo hace 65,5 millones de años como consecuencia del impacto de un meteorito y que afectó a casi el 70% de las especies del planeta, como los dinosaurios, los mosasaurios (grandes reptiles marinos) o los ammonites (cefalópodos).

Una causa clara con preguntas pendientes

Aunque la causa de las extinciones está clara para los científicos, como es la de un impacto meteorítico en la península de Yucatán (México), según los autores de la investigación quedan preguntas por responder. Entre otras ¿por qué el impacto causó las extinciones de unos organismos y no de otros? y ¿cuáles fueron los mecanismos concretos que causaron las extinciones?


Unas preguntas a las que se responden en el estudio liderado por Alegret, en el que se analizan en detalle las extinciones que tuvieron lugar en los océanos y se descartan los mecanismos más aceptados hasta el momento.

Las hipótesis clásicas se refieren a que, tras el impacto del asteroide, una gran cantidad de polvo y gases fue despedida a la atmósfera, bloqueando el paso de los rayos del sol.

El oscurecimiento del planeta impediría que los productores primarios (las plantas en medios terrestres y, fundamentalmente, algas unicelulares en los océanos) realizaran la fotosíntesis.

Partiendo de esta base, a finales del siglo pasado se propusieron varios modelos para explicar cómo un impacto meteorítico provocaría las extinciones en los océanos. Todos ellos implican un cese de la fotosíntesis durante un largo periodo de tiempo, de decenas a cientos de miles de años.

El oscurecimiento del planeta, causa de la gran extinción

En el artículo publicado en PNAS se descarta el oscurecimiento del planeta como la principal causa de las extinciones, dado que no todos los microorganismos que realizaban la fotosíntesis sufrieron extinciones importantes, solo los de conchas carbonatadas.

En este sentido, los autores del estudio proponen que la principal causa de las extinciones en medios marinos se debió a la rápida acidificación de los océanos, es decir, al descenso del PH en las aguas, que duraría muy poco en términos geológicos (de meses a años) y tendría lugar únicamente en las aguas superficiales oceánicas.

Un hecho que explicaría la extinción masiva de numerosos organismos de conchas carbonatadas que flotan en las aguas superficiales (sus conchas de carbonato se disolverían al disminuir el pH), así como de los mosasaurios (grandes reptiles marinos), grandes peces, y ammonites (cefalópodos).

Dado que la acidez de las aguas no llegaría a los fondos oceánicos, este modelo también explicaría la supervivencia de los organismos que allí habitan.

El final del Cretácico

Precisamente, los geólogos utilizan este evento global para definir el final del período Cretácico y el inicio del período Paleógeno, y se refieren a él como el límite Cretácico-Terciario o límite K-T.

Entre los resultados obtenidos destacan la intensidad y selectividad de las extinciones, los mecanismos mediante los cuales el impacto de un asteroide podría desencadenar las extinciones, la posterior evolución de las especies o la recuperación de las condiciones ambientales.


  • abrir un libro28/12/11 00:00
    @Involución: además de darle un repaso a la ortografía, también deberías estudiar algo sobre "datación cronométrica de la Tierra" 
  • Hansel&Gretel28/12/11 00:00
    Ya sabia yo, que apareceria alguien criticando lo incriticable ( parece que algunos surgen por generacion expontanea). Cualquier estudio que se haga en la Universidad es rentable. Este estudio se hizo porque los investigadores que tenemos aqui son muy buenos y luego habia la posibilidad de colaborar con universidades de Estados Unidos ( es que cuando surgen las oportunidades no hay que desaprovecharlas). En ese sentido crear puentes con otras instituciones internacionales a laraga tambien tiene consecuencias positivas. Cualquier estudio del pasado es positivo, porque nosotros somos fruto de ello. La ciencia ha avanzado gracias a estudios que muchas veces eran considerados inutiles en su tiempo. Por cierto, ¿que tipo de estudios "rentables" harias tu, señor Oscar? listillo.
  • Oscar28/12/11 00:00
    Menos mal que han llegado a esta conclusión, porque me veía frente a otra noche de insomnio pensando en los dinosaurios, los meteoritos, la teoría de la dureza de la cáscara del huevo y el miedo insuperable a los humanos. La investigación en la universidad es imprescindible, pero ¿podría centrarse en algo productivo que se tradujera en patentes de las que luego obtener financiación?
  • abrir un libro28/12/11 00:00
    @Hansel&Gretel: gracias por aportar un poco de sensatez a los comentarios. Como reza el dicho, es importante saber de dónde venimos para saber a dónde vamos. Conocer las causas y las repercusiones de los eventos de extinción masivos podría evitarnos engrosar la lista de especies desaparecidas llegado el momento.
  • antinez27/12/11 00:00
    Se que decir esto resulta comprometedor pero, los dinosaurios fueron seres con una gran capacidad psiquica y disponían de una intuición natural casi nueva a penas recién estrenada. Tras una conexión masiva sauriana previeron un negro y terrible futuro con la visión de una era en la que veían aparecen y expanderse lo que se llamaría el "homo sapiens" el terror se apoderó de ellos y no resignándose a convertirse en cinturones,zapatos y carteras, los saurios empezarón a emitir para procrearse huevos con tal rigidez que la dureza del caparazón impidió salir a los retoño-saurios y... su extinción comenzó.
  • Involucion 27/12/11 00:00
    ¿ como habra contado los 65 millones de años ??? que imaginacion ......
  • kon27/12/11 00:00
    Y gorriones, que casi han desaparecido, alguien se ha dado cuenta que se ven menos.
  • Federico Ramirez Mosquero27/12/11 00:00
    El Bielosarius paragonensis todavía no se ha extinguido y lo quedurará...
  • muy observador27/12/11 00:00
    Muy observador kon, cada vez hay menos gorriones. Ya hay algunos estudios científicos publicados por el asunto, es general en toda Europa y preocupante. Disminución de la biodiversidad, modificación de los habitats, contaminación, cambio climático. También están desapareciendo a paso ligero las poblaciones de anfibios (ranas y sapos)...





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual