Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Senderismo

En ruta por la cuenca de Arguis y la sierra de Bonés

Desde Arguis, el sendero de la Raya d’as Tiñas nos lleva hasta la ermita de la Magdalena y los prados de la sierra de Bonés, en una excursión circular para todos los públicos.

Chema Tapia 31/12/2017 a las 05:00
El paisaje, bajo un hermoso manto de cencellada en el puerto.Chema Tapia

Llegados a este momento del año, cuando la alta montaña se pone más dura, el caminante puede buscar otras opciones. Las sierras prepirenaicas nos ofrecen multitud de alternativas para pasar una buena mañana de monte. Un muy buen ejemplo de ello es la sierra de Guara y sus cercanías, como es el caso de esta sierra de Bonés, que forma parte del arco norte de la cuenca de Arguis y de su centenario embalse, y que recoge las aguas del Isuela al poco de nacer en esta misma sierra, un río afluente que lo es del Flumen.

Partimos de la población de Arguis, situada a más de 1.000 m de altitud. Nos metemos en faena, tomando un sendero que parte de la carretera vieja al Monrepós, antes de llegar al Mesón Nuevo. Raya d’as Tiñas lo llaman, y nos va subiendo poco a poco hasta superar un resalte rocoso, que forma una plataforma no muy definida, que alberga las ruinas de unas tiñas, o bordas, que bien servirían en sus tiempos para dar servicio a las labores pastoriles.

Antes de llegar a ellas, hemos pasado por un cruce, sin señalizar, en el que hemos tomado el ramal de la izquierda. Por el de la derecha volveremos. Seguimos por el sendero, que encontramos muy limpio, y que en algún tramo tiene asome a la cuenca sobre el mismo canto de la cornisa, que hay que abordar con cuidado. Poco a poco continuamos con la subida y nos vamos adentrando en ese mundo misterioso de las nieblas, que transforma todo, el paisaje, la temperatura, también nuestras sensaciones sobre lo que se va abriendo a nuestro paso. Un mundo vegetal de constantes vitales detenidas bajo un espeso manto de blanca y extremadamente bella cencellada, que nos acompaña bastante tiempo.

El sendero nos deja en la pista que recorre de este a oeste las praderas de Bonés. La tomamos en dirección oeste, en busca del nacimiento del Flumen que, dada la situación de sequía, no encontramos, pero el paseo ha merecido la pena. Volvemos sobre nuestros pasos, dejando atrás el cruce del sendero por el que hemos llegado hasta la pista, y continuamos por ella. Al poco, unos corrales a nuestra izquierda, y otro poco más para llegar al desvío para la ermita de la Magdalena, que ya vemos un poco antes de llegar a él. Nos llegamos a ella, de la que no se sabe mucho y que está en estado ruinoso. Se habla de su origen entre los siglos XVI y XVIII, y se supone que sería punto de reunión de romeros de los pueblos de la redolada.

Del paco a la solana

En nuestro camino de búsqueda de la pista pasamos junto a una pequeña balsa de agua, que se nos antoja endorreica, sólo alimentada por el manto freático. Junto a ella, por detrás de unos arbustos, a un incipiente Flumen se le oye dar los primeros síntomas de vida. Alcanzamos la pista, y la andamos unos cientos de metros, hasta que nos encontramos la entrada al sendero, sin señalizar, por cierto, y que nos cambia totalmente de escenario, pues entramos en un mundo nuevo, un sendero por un bosque paquizo, en umbría, estrecho y jalonado de altos bojes tapizados con musgo, un sendero mágico, con algún enorme ejemplar de pino que nos asombra al pasar. Veinte minutos de esta travesía por el bosque, que nos lleva a asomarnos a la vertiente sur, ocupada en primer término por la cuenca de Arguis.

De nuevo un cambio de escenario, del paco a la solana. Si la parte alta de la ascensión y el tránsito por el puerto han sido invernales, el descenso lo es primaveral, pareciera que no se corresponden a la misma jornada, incluso con muy pocas horas de diferencia. Y en tres cuartos de hora más, nos hacemos este tramo de bajada, pasando por el cruce de la Raya d’as Tiñas y haciendo común el trazado hasta la vieja carretera.

Mapa de la ruta por la sierra de Bonés.

Datos útiles

Tipo de recorrido: travesía.

Distancia: 13 km.

Horario: 3 h 45 min sin paradas.

Desnivel acumulado +/-: 700 m.

Época recomendada: todas.

Acceso: desde Huesca, Sabiñánigo o Jaca por la Autovía Mudéjar A-23 hasta el pueblo de Arguis.

Má noticias en Unpaisdemontañas.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo