Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Ocho destinos

Tras las huellas de Goya en Aragón

Goya es el artista aragonés más universal. Ocho destinos en Aragón nos acercan a su vida y a su obra, desde su natal Fuendetodos al imprescindible Museo Goya de Zaragoza.

Prames Actualizada 11/10/2017 a las 14:01
Etiquetas
La casa natal de Goya se conserva y puede ser visitada en Fuendetodos.Guillermo Mestre

Francisco de Goya y Lucientes (Fuendetodos, 1746; Burdeos, 1828) es el aragonés más conocido en el mundo y uno de los más grandes artistas de todos los tiempos. Ocho destinos nos acercarán a la vida y a la obra de este genial creador, a sus primeras pinturas, realizadas entre 1760 y 1781, junto a otras obras de distintas épocas y técnicas. Iniciamos nuestro periplo en el lugar donde todo comenzó un 30 de marzo de 1746, en Fuendetodos, población natal de Goya y también de su madre, ubicada 45 km al sur de Zaragoza.

Fuendetodos es un pequeño pueblo en el que se conserva la casa natal de Goya, comprada en 1913 por el pintor Ignacio Zuloaga. Es una humilde y rústica vivienda, en la que el artista vivió hasta los seis años mientras su padre trabajaba como dorador en el retablo mayor de la iglesia parroquial. A poco metros se encuentra el Museo del Grabado, técnica en la que Goya se expresó con mayor libertad legándonos un extraordinario diario íntimo, un retrato de su época y del alma humana. Inaugurado en 1989, se ubica en una casa tradicional donde encontraremos en exposición permanente una selección de grabados de Goya de sus series más importantes (Los Caprichos, Los Desastres de la Guerra, La Tauromaquia y Los Disparates). Allí se encuentra también la oficina de turismo (www.fuendetodos.org / tel.: 976 143 830).

Muy cerca encontraremos la Sala de Exposiciones Ignacio Zuloaga, en el edificio de las escuelas que el pintor vasco financió en 1917. Es el lugar dedicado en Fuendetodos a las exposiciones temporales de arte gráfico, donde han colgado su obra grandes artistas. Fuendetodos cuenta también con el taller de grabado Antonio Sauras, equipado para realizar trabajos de calcografía, xilografía y litografía-offset.

De Fuendetodos la familia de Goya se trasladó a Zaragoza, donde el artista inicio su formación de la mano de José Luzán. Luego se trasladó a Italia y regresó tras una breve estancia para afrontar sus primeros trabajos de cierta importancia, entre ellos, la decoración de las pechinas de las cúpulas de San Juan el Real de Calatayud, la ermita de Nuestra Señora de la Fuente en Muel y la parroquial de San Juan Bautista de Remolinos. En el templo barroco de Calatayud (tel.: 976 886 322), levantado por la Compañía de Jesús, y en Remolinos Goya representó al óleo sobre lienzo a los cuatro Padres de la Iglesia occidental, que pintó directamente sobre el muro de yeso en la ermita de Muel. Esta ermita fue construida sobre la presa romana de Muel (siglo I a. C.), y hoy preside un sorprendente paraje en el parque municipal de Muel (tel.: 976 145 225).

De la Comunidad de Calatayud y el Campo de Cariñena, viajamos ahora a la comarca de la Ribera Alta del Ebro para visitar la mencionada iglesia de Remolinos y otros dos destinos en la margen derecha del gran río. La parroquial de San Pedro de Alagón, en su capilla de San Antonio de Padua, guarda pinturas de José Luzán, maestro de Goya. Pero es en la Casa de Cultura, antiguo colegio de los jesuitas, donde encontraremos la obra atribuida a Goya, el fresco de la Exaltación del Nombre de Jesús, pintado en lo alto de la caja de las escaleras. En la cercana Pedrola se encuentra el palacio de Villahermosa (tel.: 976 455 300), edificio catalogado, de origen renacentista con posteriores remodelaciones. Entre su completo mobiliario de época y rica decoración se encuentra un retrato de Ramón de Pignatelli, óleo realizado por Goya en 1791.

Nos acercamos ahora al Museo de Huesca (plaza de la Universidad, 1 / tel.: 974 220 586), que cuenta entre las obras de su colección con el retrato de Antonio Veián y Monteagudo, además de cuatro litografías de la primera edición de la serie de los Toros de Burdeos.

Museo de Goya, imprescindible

Goya inició su formación como pintor en Zaragoza y en la ciudad donde había crecido realizó parte de sus primeros trabajos tras regresar de Italia. Además de un importante jalón de su biografía, Zaragoza es también una de las ciudades imprescindibles para conocer la obra de Goya porque en ella se encuentra el Museo Goya Colección Ibercaja (hasta 2015 conocido como Museo Ibercaja Camón Aznar), el único en el mudo que exhibe de manera permanente todas las series de grabados del artista.

Su visita es obligada para cualquier persona interesada en la obra de Goya. Junto a los grabados del maestro, realizados entre 1778 y 1825 y que se muestran con recursos tecnológicos que facilitan su disfrute y comprensión, la colección estable del museo suma otras 16 obras de Goya entre las que destacan un autorretrato, el Retrato de don Félix de Azara y Perera o la Gloria o Adoración del Nombre de Dios. El museo cuenta además con una colección integrada por 500 obras de arte, desde el siglo XV hasta los años setenta del siglo XX (calle de Espoz y Mina, 23 / www.museogoya.ibercaja.es / tel.: 976 397 387).

Tras la visita al Museo Goya, podemos desplazarnos ahora a la cercana plaza del Pilar y al monumento a Goya ubicado frente a la Lonja, obra del escultor Frederic Marés. Allí se encuentra también el cenotafio de la tumba de Goya en Burdeos, donado en 1928 por la ciudad francesa a Zaragoza, en el centenario de la muerte del genio.

Frescos en la basílica del Pilar

Nos trasladaremos luego al interior de la basílica del Pilar para contemplar dos realizaciones del artista, el fresco de la Adoración que decora la bóveda del coreto y, muy especialmente, la Regina Martyrum que decora la cúpula de la nave norte del templo, la gran obra mural de Goya en Aragón. Sin alejarnos del Pilar, junto a la catedral de la Seo, el Museo Diocesano de Zaragoza guarda el retrato del Arzobispo Joaquín Company, pintado por Goya en 1800.

Continuamos tras las huellas del maestro por la ciudad para recalar ahora en el oratorio del Palacio de los Condes de Sobradiel (plaza del Justicia, 2), que Goya decoró con pinturas hoy diseminadas en distintas colecciones y museos. Dos de ellas pertenecen a la colección Ibercaja y tres se conservan en el Museo de Zaragoza (plaza de los Sitios, 6 / tel.: 976 22 21 81), que en su colección permanente atesora también una buena colección de retratos pintados por Goya.

Para terminar nuestro recorrido nos desplazamos ahora a un bello paraje del barrio zaragozano de Peñaflor, la Cartuja del Aula Dei, monasterio ubicado en la carretera de Montañana a Peñaflor (km 14; tel.: 976 450 002). Allí podremos disfrutar de una de las últimas obras juveniles de Goya, las siete pinturas murales al óleo que se conservan de las once con las que el artista de Fuendetodos decoró la iglesia.

Más noticias de Unpaisdemontañas.

 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo