Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Turismo

El Consorcio Camino del Cid publica una nueva guía con rutas turísticas por Teruel, Castellón y Valencia

Estas rutas conducen al viajero a los principales escenarios, históricos y literarios, que hicieron posible la conquista de Valencia por el Cid en el siglo XI.

Europa Press. Valencia Actualizada 01/04/2013 a las 22:37
2 Comentarios

El Consorcio Camino del Cid ha editado una nueva publicación turística, que contiene información práctica sobre cuatro rutas incluidas en este itinerario turístico-cultural a su paso por las provincias de Teruel, Castellón y Valencia.

Estas rutas conducen al viajero a los principales escenarios, históricos y literarios, que hicieron posible la conquista de Valencia por el Cid en el siglo XI, según ha informado la Diputación Provincial de Valencia en un comunicado.

El diputado de Turismo, Ernesto Sanjuán, ha destacado el "papel fundamental" de la provincia en el desarrollo de la ruta del Camino del Cid, "una ruta que atrae a visitantes para conocer y descubrir la variedad de atractivos turísticos que ofrecemos".

Este nueva publicación del Consorcio Camino del Cid incluye información práctica de cada ruta, como días de viaje según se recorra en coche, en bicicleta o andando, distancias entre poblaciones, cartografía a escala, espacios naturales, lugares con alojamientos, relación de cada población con el Cid histórico o literario, sugerencias de viaje, fiestas de interés turístico nacional e internacional, Patrimonios de la Humanidad, entre otras informaciones.

También se hace referencia en cada una de las 65 poblaciones incluidas en este folleto a sus recursos patrimoniales asociados al mundo medieval, muchos de los cuales no suelen aparecer en las grandes guías de viaje, y que incluyen más de medio centenar de castillos, atalayas o amurallamientos, además de arquitectura de reconquista, gótica, mudéjar e islámica.

Las características especiales de este itinerario permiten promocionar, tanto en España como fuera del país, algunos lugares y recursos que no suelen tener cabida en las vías tradicionales de promoción turística generalista, y que encuentran en productos de este tipo su vía natural de promoción.

El Camino del Cid es un itinerario turístico cultural que sigue principal, aunque no exclusivamente, las huellas del Cid a través del poema épico 'El Cantar de mío Cid'. En este caso, los versos del poema trasladan al viajero desde Cella a la ciudad de Valencia atravesando los agrestes paisajes del Maestrazgo.

Las rutas contenidas en este folleto guía son: 'La conquista de Valencia', 'Anillo de Maestrazgo', 'Anillo de Morella' y 'Ramal de Castellón'. Aunque se trata de rutas tematizadas, todas ellas se relacionan con la conquista, histórica y legendaria, de Valencia por el Cid en el siglo XI, así como con las correrías del Campeador por el Maestrazgo. Esta publicación incluye también el 'Ramal de Olocau', un pequeño itinerario senderista de 24 kiómetros, aún en proyecto que parte desde El Puig y pasa por Serra.

Estas rutas, que atraviesan 16 espacios naturales protegidos y 17 poblaciones declaradas conjunto histórico o artístico, se caracterizan por su riqueza y diversidad monumental, histórica, paisajística y gastronómica, y dependiendo de sus características pueden ser recorridas por sendero a pie o en BTT; por carreteras y por caminos, practicando el cicloturismo.

La provincia de Valencia está muy ligada a la figura del caballero medieval Rodrigo Díaz, ya que muchos castillos, como el de El Puig, le sirvieron para conquistar la ciudad de Valencia o para afianzar su defensa, en el caso de Sagunto, tal y como han señalado desde la Diputación.

Promoción turística conjunta

El Consorcio Camino del Cid considera que el viajero "no entiende de límites provinciales o autonómicos", por lo que las ocho diputaciones que forman parte del mismo han apostado por realizar una promoción turística conjunta a través de la difusión integral de las rutas que además posibilite la promoción entrecruzada entre provincias y comunidades autónomas.

El Consorcio Camino del Cid, entidad a la que pertenecen las diputaciones de Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante, ha publicado hasta ahora otras tres guías. El proyecto culminará con la edición de 'La Defensa del Sur', una ruta que discurre por las provincias de Valencia y Alicante.

El Consorcio Camino del Cid ha realizado una primera edición de 20.000 folletos-guía que estarán disponibles en las oficinas de turismo incluidas en estas rutas, en los próximos días.


  • el jabato03/04/13 00:00
    ¡Gracias, por haberme respondido!. Yo siempre digo, que la Historia, no la hacen, quienes la protagonizan, sino quienes la escriben.
  • Alacón, en la Ruta del Cid.02/04/13 00:00
    EL CASTILLO INCORPÓREO DE ALACÓN Si vas a Alacón, y preguntas a cualquiera de sus vecinos, por El Castillo, te llevaran a lo más alto del pueblo, encima de las bodegas, en la parte trasera de la iglesia, y al verte sorprendido por la ausencia de edificación, que pueda tener relación con un castillo, extenderán su brazo, y señalando a la nada te dirán: ¡Esto es El Castillo! La explicación, te la daré, al final de esta historia.- Dice el poema del mio Cid: Entonces se mudo El Cid, al puerto de Alacón / desde donde va a Huesa y Montalbán / en esas correrías estará diez días. En Alacón gobernaba como alcaide, Obaidala, cuñado de Abdelmelic ( Aben Meruan Abdelmelic Ben Hudail). Un reyezuelo que dirigio el señorio de Albarracin entre los años 1045 y 1103. Nos encontramos pues en Alacón, un enclave de populosa morería, desde donde las huestes del Cid, saquean las villas de Huesa y Montalban, donde Abdelmelic, (el reyezuelo) sufrio un atentado, que por las curiosidades que encierra y sus connotaciones legendarias, no esta de mas recordarlo; Obaidala, invito a su señor el rey de Albarracin, quien tenia fama de perverso, desvergonzado, difamador, embustero, tacaño y duro. En esa reunion Abdelmelic, bebio mucho vino, seguramente "melado" ya que así solían tomarlo los seguidores de Ala, y que al rey le gustaba mucho. Los hombres de Obaidala, aprovecharon la borrachera, para apuñalarle con tanto ensañamiento, que le desfiguraron la cara y el cuerpo. No consiguieron matarle, porque su hermana (esposa de Obaidala) lo impidío dando tremendos gritos de auxilio.- Los soldados de Albarracín, que descansaban muy cerca de donde estaban sucediendo las macabras fechorías, acudieron en ayuda de su señor y lograron salvarlo. Abdelmélic, a pesar de la gravedad de sus heridas, aún tuvo fuerzas para ordenar que no mataran a su cuñado ni al hijo de éste, su sobrino, que también había participado en la conspiración y en el atentado. Repuesto el Señor de Albarracín, maquinó la venganza. Mandó que a Obaidalá le cortaran las manos y los pies, así como que le vaciaran los ojos y que le crucificasen a la vista de todos. Con respecto a su sobrino, el hijo de su hermana y de Obaidalá, Abdelmélic se conformó con que le cortaran un pie para que, de ese modo, nunca pudiera perseguirle. (Además de esto, aprovechando una de las visitas, de su aliado, D. Rodrigo Diaz ?El de Vivar? y sabiendo que se dirigía, a su campamento de invierno en El Puerto de Alacón, llego a un acuerdo con él, para que desmantelase, totalmente, no dejando piedra sobre piedra, la fortaleza, y prohibiendo que nadie nombrase el lugar donde casi fue asesinado.) El reinado de Abdelmélic fue largo. Cincuenta y ocho años gobernó La Sahla, la llanura, algunos, como ya apuntamos, bajo vasallaje cidiano. El Señor de Albarracín murió a los ochenta años, un dieciocho de mayo de 1103, cuatro años después de que fuese enterrado El Cid.-





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual