Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Teruel

Empresas fallidas de la reconversión minera, abandonadas en Montalbán

La Asociación de Empresarios de las Cuencas Mineras pide a la Sareb que rebaje sus pretensiones económicas para facilitar la reutilización de las naves vacías.

L. R. Actualizada 22/02/2016 a las 01:52
Etiquetas
Las naves de Moltesa han sido adquiridas por Carlos Sánchez –en la foto– para poner en marcha su fábrica Rebarbados Carfer, auxiliar de Casting Ros y Pyrsa.A. García/Bykofoto

La Asociación Comarcal de Empresarios ‘Cuencas Mineras’ reclama a Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), también conocida como ‘banco malo’, para que facilite la adquisición o alquiler de las empresas abandonadas tras el fallido proceso de reconversión minera de principios de los años noventa del siglo pasado. Las cinco industrias que se pusieron en marcha en Montalbán al calor de las ayudas para recolocar a exmineros de Minas y Ferrocarriles de Utrillas (MFU) cerraron al poco tiempo y dos de ellas están actualmente abandonadas –una, la antigua Fundifor, es propiedad de la Sareb y otra, construida como Idefire, de una entidad bancaria–.

La organización que agrupa a los empresarios de las Cuencas Mineras contactó con la Sareb –creada por el Gobierno para gestionar bienes devaluados de los bancos más castigados por la crisis– para pedirle que revise a la baja los importes que pide por sus empresas, que considera desorbitados para la situación actual del mercado. El presidente de la Asociación y alcalde de Montalbán, Carlos Sánchez, afirma que mantuvo contactos con la Sareb para transmitirle una visión realista del valor de sus inmuebles.

Sánchez se mostró convencido de que el ‘banco malo’ "no sabe ni lo que tiene en el polígono de Montalbán ni cuál es su estado de conservación". El objetivo de la asociación empresarial es que las antiguas naves se pongan a disposición de los emprendedores a precios asumibles. Hace un año un industrial se interesó por el edificio de la antigua Fundifor pero la valoración económica y el grave deterioro de las instalaciones frustraron la operación. Una portavoz de la Sareb mostró, no obstante, la disposición de esta entidad a "alquilar o vender" sus propiedades en la comarca.

El alcalde explicó que la Sareb pide por las antiguas Fundifor e Inalter 500.000 euros, cuando, a su juicio, valen "la mitad". Carlos Sánchez señaló que el abandono de Fundifor e Idefire –esta tras pasar por varias manos– acelera su deterioro mientras el ‘banco malo’ mira para otro lado. El ejemplo más sangrante de abandono es Fundifor, de donde se han llevado cables, piezas metálicas y hasta un transformador eléctrico, que fue arrancado para extraer el alambre de cobre que contenía.

Una de las dos empresas del ‘banco malo’ construidas al calor de la reconversión –recibió ayudas directas de MFU y avales públicos a través de Araval–, Inalter, ha sido alquilada recientemente por la empresa de fertilizantes Fertinagro, del grupo empresarial Térvalis como almacén. El portavoz de Térvalis, Jesús García Duque, señaló que la estructura de la fábrica estaba bien conservada y no descartó alquilar también la antigua Fundifor si las necesidades logísticas de la industria de abonos lo requieren.

La situación del resto de las empresas de la reconversión levantadas en el polígono de Montalbán es desigual. La antigua Moltesa ha sido reutilizada por una auxiliar de Casting Ros –la fundición de Utrillas instalada paralelamente al fallido Plan Araval que mantiene en pie la economía comarcal–. Caesmoan, una de las primeras en instalarse, pasó a manos de la Comarca de las Cuencas Mineras y, en una de sus naves, se instalará el cuarto parque de bomberos de la provincia.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual