Anuncios clasificados

RSS Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Google+ En tu móvil En tu email Web del suscriptor

Aragón Aragón

Buscador de contenidos de Heraldo.es

DESPOBLACIÓN

Más de cien pueblos aragoneses pueden desaparecer en cuestión de décadas

I. ARISTU. zaragoza| Actualizada 29/08/2010 a las 21:36     15 Comentarios

Los expertos avisan de que muchos núcleos ya están condenados aunque se intente frenar su despoblación.

Imagen de la noticia

Una vista de Balconchán, en la comarca de Campo de Daroca.. HERALDO

Cada pueblo es un mundo y los tiempos que maneja la demografía son más largos de lo habitual, pero en Aragón hay más de cien municipios que presentan un alto riesgo de desaparecer en unas décadas. Los expertos avisan de que, aunque se tomen medidas para frenar su despoblación, muchas localidades de la Comunidad ya están condenadas a quedarse sin vecinos.

Los datos son elocuentes. Según las últimas cifras de población, en Aragón hay actualmente 61 municipios que no llegan a los 50 habitantes. Además, otras 16 localidades que tienen entre 50 y 100 vecinos han perdido como mínimo la mitad de su población en los últimos 25 años, lo que permite predecir que en los próximos lustros también bajarán del medio centenar de personas.

A ese grupo de alto riesgo se le pueden añadir otra decena más de poblaciones con entre 50 y 100 vecinos que cuentan con menos de tres mujeres en la edad más habitual para tener hijos -entre los 20 y los 40 años-. No obstante, hay que tener en cuenta que la cifra de habitantes reales casi siempre está muy por debajo de la que indican los datos del padrón, por lo que con toda seguridad en Aragón hay más de un centenar de municipios que pueden despoblarse a corto o medio plazo.

"El sentir generalizado es que para muchos municipios ya es tarde -explica la gerente de la Asociación para el Desarrollo y Fomento de las Cinco Villas, Maite González-. Son pueblos que están en la UVI y es muy difícil recuperarlos, tendrían que instalarse en ellos tres o cuatro nuevas familias y eso es muy complicado".

El sociólogo Carlos Gómez Bahillo, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Zaragoza, recuerda además que gran parte de esas poblaciones "están muertas de desde hace décadas". "No hay que mirar solo el número de vecinos o el descenso de población que han tenido en los últimos años -comenta-. Un indicador muy claro es el número de mujeres fértiles que residen en ellos, y en muchos pueblos de Aragón ya hace mucho que no hay relevo generacional".

Gómez Bahillo coincide en que tratar de evitar la despoblación de parte de los pequeños municipios de la Comunidad sería "invertir dinero en un pozo sin fondo". "Al final lo que marca la diferencia entre los territorios que se vacían y los que prosperan son los recurso endógenos: el paisaje, la flora, la fauna... -señala este sociólogo-. Por mucho que las administraciones metan dinero en las zonas más desfavorecidas, es muy difícil invertir esa selección que hace la propia naturaleza".

En cualquier caso, el gerente del Grupo de Desarrollo Local Bajo Aragón-Matarraña (Omezyma), Joaquín Lorenzo, insiste en que quien debe liderar las iniciativas para tratar de frenar la despoblación son los propios municipios. "Cada ayuntamiento debe estudiar sus circunstancias y buscar las soluciones que más se adapten a sus necesidades -recomienda-. Lo importante es que haya una verdadera voluntad de hacer cosas y que se acuda a alguna de las entidades e instituciones que tienen experiencia en los proyectos de repoblación".

Paradójicamente, otra cuestión en la que coinciden los especialistas es el hecho de que, pese a estar perdiendo habitantes, los municipios aragoneses cuentan con mejores servicios que nunca. "Lógicamente, no se pueden comparar con los de una ciudad, pero que nadie piense que hoy en día los pueblos se caen de viejos", destaca González.

En cuanto al papel que pueden desempeñar las administraciones, los gerentes de Adefo Cinco Villas y Omezyma y Gómez Bahillo apuntan a la ausencia de una política coordinada de lucha contra la despoblación. "Existen distintos programas y proyectos que están ayudando, pero cada uno va por su cuenta", dice Lorenzo. "A los políticos les cuesta poner en marcha políticas a medio o largo plazo porque eso les exige coherencia", comenta por su parte el sociólogo de la Universidad de Zaragoza, quien no obstante considera que no hay que lanzar un mensaje catastrofista. "Aragón es muy extenso y la despoblación ha existido siempre -dice-. Hay que trabajar para ayudar a las zonas con posibilidades, pero otras se quedarán sin habitantes siguiendo la ley de Darwin".

  • Twittear
  • Recomendar
  • Tuenti
  • Menéame
  • Compartir
15 Comentarios
  • #15 No es como se pinta aquí 31/08/10 00:00

    Lo siento pero no, y es que somos muy nuestros, al de fuera siempre con recelo, no sea que me quite de lo mio, que venga a mandar, y eso si que no......si yo estoy tuerto y el de enfrente ciego.....mejor......agarraos al botijo para siempre. Amplitud de miras?? qué es eso??.....hacer un polígono y atraer empresas, dar suelo gratis a cambio de trabajo??? para qué???.....a mi me va muy bien con las cuatro chotas y mardanos. Y el que venga de fuera que arree........va intrínseco en lo aragonés.

  • #14 David Sediles 31/08/10 00:00

    Como le gusta al aragonés medio criticar a Zaragoza. Y aún más buscar explicaciones conpiranoicas en las que la culpa de todo es del ladrillo, los políticos, o los reptilianos. En mi opinión es mucho más simple: a la gente, en general, no le gusta vivir aislada sino en sociedad y cuanto mayores son las poblaciones de mayores servicios y posibilidades laborales se dispone. Y ningún político necesita fomentar esto porque es como la ley de la gravedad: una tendencia natural. Y respecto a lo que se dice en otros comentarios me parecen exageraciones o directamente inversiones. Cosas como que todo el que viene a Zaragoza viene a ganar dinero negro o que todo el dinero de Aragón va a la capital. He intentado buscar la noticia donde se explicaba como Zaragoza recibe de su comunidad la tercera parte de dinero por habitante que Madrid o Barcelona reciben de sus comunidades pero el buscador de Heraldo necesita mejorar un poco. Y tampoco nos comparemos con una comunidad como Navarra que tiene una densidad de población que duplica la aragonesa, además de una renta per capita muy superior. Por esto me llama la atención que se diga que necesitamos pueblos como Calcena ¡un pueblo de 50 habitantes! Eso es precisamente la rémora de Aragón, perder dinero en poblaciones inviables que es imposible salvar.

  • #13 teatrero 31/08/10 00:00

    x David Sediles, se ve que debes de ser el cultureta que vas todos los dias al cine, al teatro, a conciertos...alternativos sobre todo!!! pero tu donde vives!! seguro q has escrito desde Madrid o Barcelona, o incluso desde Londres! con gente como tu es como se acaba con los pueblos..pensando que no hay nada, q no se puede hacer nada! comentarios penosos los tuyos! todo el dinero para Arco Sur, Valdespartera, etc, etc...

  • #12 David 31/08/10 00:00

    La culpa la tiene la clase política, que necesita tener una gran ciudad con más de la mitad de la población de Aragón, que absorbe todo el presupuesto anual de esta comunidad, por favor, nos podemos fijar en comunidades como Navarra, que por su vuena gestión tiene unos pueblos con buenas carreteras y unos servicios en condiciones. En breves palabras, La culpa la tiene Zaragoza. Necesitamos pueblos como Calcena, Malanquilla, Litago, Añon... el Moncayo puede desaparecer con unas carreteras y unas comunicaciones del plan de carreteras de los años 50.

  • #11 Javier 30/08/10 00:00

    Como bien dice el articulo, los datos del padron no corresponden con la realidad, y por lo tanto los pueblos con una población minima y que estan deserticos son mas de los que aparecen en el estudio. Pongo como ejemplo un pueblo de la provincia de Zaragoza llamado Monterde, donde hay un padron aproximado de 200 personas y realmente en el pueblo viven alrededor de 20.

  • #10 David Sediles 30/08/10 00:00

    Como dice el artículo es un problema de darwinismo e invertir dinero en ciertos lugares es echarlo a un pozo sin fondo que no los salvará y se habrá perdido la oportunidad de invertirlo en otros lugares en los que habría dado frutos. Por otra parte el problema, aparte del trabajo, es el ocio. En un pueblo cuando se termina la jornada no se puede ir ni a un teatro, ni a un museo, ni a un concierto (sobre todo si es "alternativo") y ni siquiera a un cine. Por esto creo que no hay que sacrificar todo y obsesionarse con salvar ciertas localidades que, como se dice en el artículo, están condenadas de antemano.

  • #9 Jose Luis 30/08/10 00:00

    Es un problema sin solución fácil, pero lo que dice un comentarista ¿Lineas de Alta Velocidad, para pueblos de 50 habitantes?, ¿que pare el tren cada 5 minutos?, por favor, ya es bastante disparate que queramos que cada capital de provincia tenga su linea de Alta velocidad, su aeropuerto... etc, eso es inviable. Tenemos el doble de km de lineas de alta velocidad que Francia, con la mitad de sus pasajeros, mucho más que ningún otro pais. La sólución debe ir por invertir en los propios pueblos, la gente debe tener razones para quedarse, y la principal es el trabajo, el futuro... Es cierto lo del campo, no se puede cultivar a precios del año 1980 pagando los servicios del 2010, y sobre todo permitiendo que los intermediarios se queden con la mayor parte de los beneficios, no puede ser que el agricultor gane 0.15 el kilo, el señor de la tienda gane 0.40 pero el intermediario entre estos gane 1 euro. Las industrias se deslocalizan primero de los pueblos a la ciudad y a otra escala a paises más baratos y esto es lo que hay que revertir, negocios locales e industria local, ligada al pueblo y con sentimiento de permanencia, pero eso es demasiado utópico... OJALA....

  • #8 Cosme 30/08/10 00:00

    Yo me he ido a vivir a un pueblo del Pirineo. Trabajo a distancia y estoy encantado. Y no dejo de conocer a gente que querría hacerlo también. Lo que hay que cambiar es la idea de que: "rural = pobre = paleto = inculto". Esto pasó. Existen fórmulas para promover la repoblación estable, y el teletrabajo es la mejor de ellas, todavía sin explotar por la administración.

  • #7 Manuelo 30/08/10 00:00

    Cierto es que muchos pueblos han mejorado algunos de sus servicios básicos, como agua, alcantarillado, accesos y teléfono de voz. Ha mejorado mucho la asistencia médica primaria. Pero hay otros como la escolarizacion, los suministros domésticos basicos o atención médica especializada que precisan grandes desplazamientos. Y el transporte público practicamente desaparecido o ineficiente para las necesidades reales de la población. O la ausencia de lineas de internet de alta velocidad. Implementando estos últimos quiza se pudiera recuperar algún pueblo. Puede ser. Porque la principal causa de la muerte de los pueblos es la falta de cohesión social derivada de pleitos, agravios y rencores entre las familias, la explotación caciquil y la ausencia de transmisión libre de tierras y haciendas, los prejuicios sociales y religiosos y en no pocos casos los odios y venganzas que se desataron con ocasión de la guerra civil y años posteriores. Todo eso ha constituido la primordial causa de despoblación y de que muchos de los pueblos aragoneses hayan perdido la masa crítica poblacional que dé paso a unas nuevas relaciones sociales y humanas coherentes con el tiempo en que vivimos. Y eso no se sabe como se puede solucionar.

  • #6 Carlos 30/08/10 00:00

    Durante decenios se ha primado la emigración a la ciudad, vendiendo la idea de que no había futuro en el pueblo, y Aragón es en España el máximo exponente de eso: más de la mitad de la población aragonesa vive en la ciudad de Zaragoza, pese a que, como dice Juan, volver al pueblo para trabajar es posible hoy, dado que hay empresas que funcionan con un ordenador y un teléfono. Pero es un círculo vicioso: la gente emigra a la ciudad, abandona los campos, se caen las casas, no se mejoran las comunicaciones porque en los pueblos ya no vive nadie y la gente, en consecuencia, no vuelve. Sólo pueden romper ese círculo los valientes y las administraciones, apostando por una vuelta racional a los pueblos, que evite que sólo crezcan los que están en el entorno de las grandes ciudades (Zaragoza, en particular), que crecen a costa de la gente que sale "expulsada" de la ciudad por las condiciones de acceso a la vivienda. Pero un pueblo - dormitorio no es un pueblo habitado si la gente hace su vida fuera, en la ciudad.

Ver más comentarios
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Su comentario ha sido enviado.






Ahora en portada


Pie
Enlaces recomendados
© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.

Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099

Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438

Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Política de cookies


Grupo Heraldo
Comercialización de publicidad

Sitio comercializado por metha para publicidad regional

Sitio comercializado por cmvocento para publicidad nacional


Edición impresa

Versión en PDF

Portada de la edición impresa de Zaragoza