Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Nepal

“Todavía hay muchos nepalíes viviendo en campamentos”

El oscense Fernando Sarvisé ha viajado a Nepal con la Cruz Roja para mejorar el saneamiento.

M. Sádaba. Zaragoza 30/06/2015 a las 06:00
0 Comentarios
Fernando Sarvisé junto a un campamento en Nepal

Fernando Sarvisé partió este miércoles hacia Nepal como parte de una Unidad de Respuesta de Emergencia (ERU) de la Cruz Roja. Con 31 años, este licenciado en Ciencias ambientales colabora desde hace tres años con esta organización como técnico en el proyecto de tele medicina Smartcare. Además, pertenece a dos unidades de respuestas de emergencia, una nacional de apoyo psicosocial y otra internacional. Gracias a esta última se ha desplazado a Nepal para colaborar en el saneamiento de la zona.

“En casos de desastres naturales, periódicamente envían alertas a los diferentes miembros, así que cuando me lo propusieron no dudé en participar”, subraya Sarvisé. Por ello, el miércoles partió camino a Katmandú, en un viaje que duró unas 14 horas, en las que tuvo que realizar una escala en Qatar. “El viaje es largo y, a veces, un poco incómodo, pero la ilusión por salir al terreno el primer día podía con todo”, subraya.

De hecho, hasta el sábado no pudo asentarse en el que será su campamento base durante al menos un mes. “Nuestro campamento se encuentra situado en Kalikisthan, una pequeña población a 1.800 metros de altura y al norte de la capital”, explica. Además, sus áreas de actuación son las regiones de Rasuwa y Nuwakot.

A pesar de que la situación ha mejorado ligeramente en los dos meses que han pasado desde que el terremoto se cobrara la vida de más de 8.000 personas, “todavía quedan muchos nepalíes viviendo en campamentos improvisados o junto a sus casas destruidas en tiendas de campaña”. No obstante, "empieza a haber suministros en las ciudades y los pueblos y la población está volviendo a las grandes ciudades".

El mayor problema que tienen los nepalíes en estos momentos es la inminente llegada del Monzón. “Es una zona montañosa, en la que las casas están muy dispersas, por lo que se están desplazando hacia los fondos del valle para agruparse en campamentos y viviendas improvisadas”, sostiene. Además, con la llegada del Monzón, estos días está habiendo constantes lluvias, “lo que provoca desprendimientos y bloqueos en las carreteras, cada día más frecuentes”.

“Todavía sigue habiendo población vulnerable que requiere de nuestra atención dos meses después del terremoto”, puntualiza Sarvisé. Por ello, su grupo está trabajando para “promocionar la higiene entre la población”. De esta manera, pretenden evitar la transmisión de enfermedades gracias al uso de las letrinas, el lavado de las manos y la manera de cocinar los alimentos.

Por ejemplo, Sarvisé está trabajando en la potabilización del agua que consume el campamento y el hospital junto al que están situados. Asimismo, colabora en la construcción de letrinas. “Estoy muy emocionado e ilusionado porque veo que todos los conocimientos que he ido adquiriendo me sirven para ayudar a estas personas, así que me siento útil y necesario”, asegura.

No obstante, con lo poco que ha podido ver en estos primeros días, tiene la confianza de que “a pesar de lo dañado que ha quedado todo con el terremoto”, esto suponga un punto de inflexión para que, “con mucho tiempo, se pueda mejorar la calidad de vida de los nepalíes”. Por ello, toda la colaboración que se obtenga es bienvenida para intentar mejorar sus condiciones de vida.

Casi una semana de trabajo
Durante estos días, Sarvisé ha descubierto el verdadero sentido de la palabra "humanidad". "La gente es muy amable y agradecida con cualquier ayuda que se les preste. De hecho, ante este tipo de situaciones no tienen ningún problema en ayudarse entre gente de diferentes castas -en Nepal existe el sistema de castas que determina el comportamiento que debe tener un miembro de la sociedad respecto a otro-", señala.

Asimismo, destaca que lo que ha vivido durante estos días no es muy diferente a lo que esperaba: personas desplazadas, campamentos improvisados, edificios colapsados, peligro de aparición de enfermedades... "Todos hemos visto la pobreza y necesidad que están viviendo a través de los medios de comunicación", puntualiza. Por ello, ahora la mirada está puesta en intentar ayudarles, para que en el futuro, la Sociedad Nacional -Cruz Roja Nepalí- se fortalezca y tenga capacidad para resolver por ellos mismos los próximos problemas.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual