Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Semana Santa 2013

El sol acompaña la procesión del Resucitado en Huesca

El encuentro con la Virgen de la Esperanza se celebró por segundo año consecutivo con buen tiempo y ante un numeroso público.

Javier Sánchez Blasco. Huesca Actualizada 31/03/2013 a las 14:14
0 Comentarios
La Virgen ya vestida de blancoJ. S.

Alegría, colorido, marchas triunfales, vuelo de palomas, todo ello bajo un sol resplandeciente, en la última procesión de la Semana Oscense, la del Resucitado y al contrario que estos días de atrás, en los que lluvia ha impedido la salida de varias de las procesiones previstas, incluida la del Viernes Santo. Los oscenses han dicho este domingo adiós a la Semana Santa con un acto que se celebra por segundo año consecutivo y que, visto el gran número de público en torno a la plaza de San Pedro, parece haberse afianzado ya en el calendario festivo de la ciudad de estas fechas. Desde las 11.00 esperaba en la citada plaza la imagen de la Esperanza, vestida de luto. Se trata de una figura de las llamadas “de vestir” de autor desconocido y que data de finales del siglo XIX. Durante el año, se la venera en la catedral.

Junto a la imagen esperaba también un grupo numeroso de espectadores, que se ha ido haciendo más y más grande conforme se aproximaba, desde la iglesia de Santo Domingo, la imagen del Cristo Resucitado. Una media hora después, aproximadamente, hacía su entrada triunfal esta figura, obra del escultor Pascual Ipas de 1789 y que puede verse, de normal, en el museo Diocesano de Huesca. Llevado a hombros y al son de los tambores, le acompañaban representantes de las 14 cofradías de la ciudad, aunque en esta ocasión, con el rostro descubierto. Una vez se han encontrado ambas figuras, se ha desprendido a la imagen de la Virgen de sus vestiduras negras, bajo la que han aparecido otras de color blanco. A continuación, se ha llevado a cabo una suelta de palomas, acompañada del volteo de las campanas, que han acompañado, junto a los toques de tambor, el camino de vuelta de ambas imágenes.

Una tradición familiar

La oscense Carmen Arnal es, junto a su familia, la encargada de vestir, desde hace generaciones, la imagen de la Virgen, que desde el año pasado, deja su altar en la catedral para protagonizar este acto que pone fin a la Pascua en Huesca. “La ha vestido mi bisabuela, mi abuela, mi tía, mi madre y ahora continuamos la tradición”, explica. Como recuerda Carmen, esta procesión fue instaurada el año pasado por el actual obispo de Huesca, Julián Ruiz. “Él viene de Zaragoza, donde también se celebra y pensó que sería una buena idea llevarla a cabo aquí también”, asegura Carmen. Señala, además, que se trata de una “Virgen Dolorosa, que se encuentra situada en una capilla a la izquierda del Santo Cristo de los Milagros”.

Como relata, cuando se decidió retomar esta procesión, “no se encontró otra imagen más apropiada, por eso se decidió convertir a la Dolorosa en Virgen de la Esperanza”. El año pasado, la encargada de realizar el cambio en el vestido de la imagen fue Cristina Ramón, que se encargó de confeccionar la nueva túnica, de color blanco. “Los bordados se hicieron según un diseño modernista de mi abuelo, aunque con motivos apropiados para esta celebración”, relata Carmen. Este año, la encargada de quitar el manto negro ha sido la hija de Carmen, Silvia. “Nos iremos alternando, un año cada una. Es un momento de mucha emoción, todo el mundo aplaude, sueltan las palomas, tocan las campanas y es algo muy emotivo”, comenta Carmen.








Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual