Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Huesca

Las costanillas del Suspiro, Oteiza y Sellán, se quedan sin obras de remodelación

Los vecinos piden que se incluyan estas vías, dentro del plan de peatonalización emprendido por el Ayuntamiento.

Javier Sánchez. Huesca Actualizada 12/12/2012 a las 08:01
1 Comentarios
Entrada del Patronato Municipal de Deportes en la costanilla del SuspiroJAVIER SÁNCHEZ

Las obras de peatonalización del casco antiguo de Huesca se encuentran en pleno apogeo en las calles de Sancho Abarca y La Palma, además de las plazas de la Universidad y San Bernardo. Más adelante, se acometerán también las de la calle del mismo nombre. Sin embargo, no está previsto que las máquinas pasen por las ‘costanillas’ del Suspiro, Sellán y Oteiza. Vías, las tres, muy deterioradas por el paso de los años y en las que adoquines y baches dificultan cada día el tránsito, especialmente de aquellos peatones que llevan consigo cochecitos de niño o se desplazan en silla de ruedas. Los vecinos ven así cómo el plan de actuación emprendido por el consistorio y largamente esperado, se queda, de esta forma, incompleto. “Para andar por aquí hay que ir casi con albarcas. Hemos escrito cartas y cartas al Ayuntamiento, pero no hemos recibido contestación”, denuncia María López, vecina de esta zona de la capital altoaragonesa, quien asegura además cómo estos adoquines han llegado a causar caídas entre los viandantes. “No podemos con los pedruscos”, insiste María, “en otras ciudades cuidan mejor sus zonas antiguas”.

“Desde la ‘costanilla’ del Suspiro y hasta la calle Pedro IV, lo cierto es que el pavimento se encuentra en muy mal estado y se trata de una zona que se va a quedar sin remodelar. Los vecinos están algo molestos, ya que ven que las obras están cercas y que no van a llegar hasta ahí”, señala Susana Oliván, representante de la Asociación Osca Biella. Como explica, las tres costanillas son, a diario, “muy transitadas”. Las de Oteiza y Sellán, que se encuentran una a continuación de la otra, sirven además de acceso al colegio salesiano de San Bernardo, que cuenta con una entrada por la calle Joaquín Costa. “También dificulta el acceso al supermercado de la avenida Monreal, uno de los pocos comercios de los que disponemos”, señala Oliván.

El rodeo por calles como la de Pedro IV o la plaza de Lizana se convierte así en la solución para muchos viandantes que prefieren no enfrentarse a estas ‘costanillas’. En el Suspiro se encuentra además el Patronato Municipal de Deportes, muy frecuentado también por aquellos oscenses que acuden inscribirse y a pedir información en los cursos que oferta el área municipal de Deportes. En esta calle circulan también vehículos, dejando muy poco espacio para los peatones si coinciden en la vía.

“Un problema de accesibilidad”

“No se trata de un problema simplemente estético, sino de accesibilidad. Son muchos los niños que van a diario al colegio por estas calles y también los que acuden con sus familias al Patronato. También están los cochecitos de niño y las sillas de ruedas, donde es muy fácil que se crucen las ruedas en los adoquines y no se pueda avanzar”, asegura la representante vecinal. A pesar de que este entramado de calles se quede, como dice, “sin cerrar”, Oliván quiere resaltar también el aspecto positivo de las obras: “Estamos muy contentos de que se estén realizando todos los trabajos que hay en curso a día de hoy, ya que eran muy necesarios”, señala.


El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Huesca, Gerardo Oliván, ha señalado, por otra parte, cómo el consistorio “es consciente de la situación en la que se encuentran estas calles, junto con algunas del barrio de Santo Domingo”. Subraya, de esta forma, que cuentan con una “disponibilidad presupuestaria, con la que llegaremos hasta donde podamos llegar”. “Iremos avanzando en la medida en la que podamos”, comenta el edil.-


  • uno del contorno14/12/12 00:00
    El periodista que ha escrito este artículo ha dado en el clavo al preguntar a Gerardo Oliván, quien vivió en esta zona y conoce perfectamente la realidad que sufren los peatones. Esperemos que su memoria de ciudadano esté fresca y no se le haya subido el cargo a la cabeza. También sería interesante apuntar que, en el caso concreto de la Costanilla del Suspiro, hace años un vecino que era albañil pidió tapar él mismo los enormes socavones para evitar accidentes, y la respuesta del Ayuntamiento fue...¡que ni se le ocurriera hacerlo! Y es que en política hay decisiones incomprensibles, cada vez más.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual