Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Huesca

Derribadas las chabolas del Cerro de Las Mártires de Huesca

Las familias de etnia gitana que, hasta ahora, vivían en el asentamiento derribado residen desde hace dos días en pisos de propiedad municipal.

Europa Press. Huesca Actualizada 18/10/2012 a las 18:57
13 Comentarios
Derribo en HuescaRAFAEL GOBANTES

Las chabolas del Cerro de Las Mártires de Huesca se han derribado este lunes en dos horas y media, poniendo así fin a parte de un proceso de 39 años. Las familias de etnia gitana que, hasta ahora, vivían en el asentamiento derribado residen desde hace dos días en pisos de propiedad municipal. El Ayuntamiento de Huesca velará porque el proceso de integración se produzca con normalidad.

El realojo de las seis familias y sus 24 miembros ha sido un proceso largo con una vertiente administrativa y legal y otra social. En el último año, gracias a los fondos del Plan Urban, se ha llevado a cabo un proceso de socialización con las familias gitanas suma de la colaboración entre la concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento oscense y la Fundación Secretariado Gitano que, lejos de terminar aquí, continuará los dos próximos años.

Las seis familias han sido realojadas en la comunidad Nuestra Señora de Cillas, Obispo Pintado, Ronda del Isuela y otras dos, que no querían separarse, en una vivienda de la calle Fornillos. Al tener derechos sobre las chabolas les correspondía una indemnización. En lugar de recibir el dinero, se les indemniza en especie, de modo que pagarán un alquiler social por sus nuevas viviendas.

La alcaldesa de Huesca, Ana Alós, ha explicado a los medios de comunicación que "son pequeñas cantidades, pero entendemos que tienen que asumir como compromiso, ya que tienen la posibilidad de vivir en una vivienda normalizada y en estos momentos tener opción a un alquiler social es algo a valorar".

"Ellos tenían derecho a un realojo en una vivienda, pero no que el coste fuera gratuito, de hecho se tendrán que hacer cargo de los gastos de comunidad, electricidad, agua y calefacción"
, ha precisado Alós.

Estas familias gitanas vivirán integradas en la ciudad lo que conllevará nuevas responsabilidades que deberán asumir, como el pago de las facturas y tener un comportamiento cívico y correcto. Alós ha avanzado que "el Ayuntamiento hará un seguimiento para que estos compromisos que vienen reflejados en los contratos de alquiler se cumplan a raja tabla y en caso de incumplimiento reiterado se procederá al desahucio de estas familias en estas viviendas".

La alcaldesa se ha mostrado feliz por ver avanzar este proyecto que busca la integración y normalización de la situación de estas familias. En todo el proceso, ha agradecido la disposición de afectados, el trabajo de la Fundación Secretariado Gitano, la comprensión de las comunidades de vecinos donde se ha realojado a las familias que habían mostrado su inquietud, así como el apoyo unánime de los grupos de la oposición.

Transformación del Cerro de los Mártires

El desalojo de estas seis familias es también el primer paso en el proceso de transformación del Cerro de Las Mártires. Los técnicos municipales están ultimando los proyectos de regeneración urbana del que será un nuevo espacio verde de la ciudad donde habrá un monumento dedicado a los represaliados en la Guerra Civil.

En cuanto a los plazos, la alcaldesa ha dicho que previsiblemente en el próximo presupuesto municipal habrá una partida dentro del URBAN para acometer la consolidación del cementerio de las Mártires y la construcción del monumento.

Otros asentamientos

Por otra parte, Ana Alós confía en que pronto el Ayuntamiento sea capaz de culminar el proceso de integración social de las familias que viven en los asentamientos chabolistas del polígono de La Magantina y de Jara. El desalojo de las Mártires es un primer paso en esa labor de integración que se quiere impulsar.

La alcaldesa ha manifestado que se sigue trabajando en los procesos administrativos que permitan el traslado de las familias que viven en la Magantina. También espera, más pronto que tarde, que culmine el proceso de integración del asentamiento de Jara.


  • uno que los aguanta ahora mismo19/10/12 00:00
    Increible! Yo trabajo duramente para cobrar un sueldo que da pena con el que pagar una hipoteca que me tiene asfixiado  y a esta gente les regalan los pisos... y demás.  Encima, en mi inmueble viven unos gitanos, los cuales aparentemente están integrados no? porque viven entre payos en un barrios como tantos otros... Pero eso no es verdad.... Resulta que si vives en un piso colindante al suyo los sufres hasta no poder aguantar.... Mueven muebles hasta las 4 de la manaña, cantan flamenco y tocanean hasta las 2 de la mañana, gritan en cualquier momento con peleas tirando cosas, a las 6 o7 de la mañana vuelven a hacerse notar... y yo me pregunto ¿no duermen?. Así todos los días sin excepción. Me he tenido que ir de mi casa a dormir en casas de amigos o familiares porque si no, no rindo en mi trabajo, el que ironicamente, paga mi hipoteca.
  • Jose (de Aragón).19/10/12 00:00
    Si a mi me patinan las palabras "·integración", "inserción", "sociedad" y "trabajo" sin ser gitano... imaginaros a ellos cómo les sienta solo el que se las mencionen. Y por cierto: corroboro lo descrito en el comentario número 11. Lo raro, sería tenerlos cerca y no darte cuenta de que están ahí... En otras ciudades, son los propios vecinos quienes los echan ante la pasividad de la autoridad competente. Y que lo hagan los vecinos, es mano de santo: no suelen volver por la zona.
  • Rebeca Maria19/10/12 00:00
    Muchos desearían que sus viviendas fueran regaladas, tener becas de inserción, comedor y libros gratis, pero claro hay que insertar.  ¿Cuantos millones ha invertido el Ayuntamiento de Zaragoza en la última década y que resultados ha obtenido?  Sólo lo comentas entre los dirigentes, no quieren que se sepa.  Sería de agradecer que exprese su opinión quien haya trabajado en este campo,  yo llevo 26 años.
  • paula19/10/12 00:00
    les ha salido redondo, seran morosos porque la comunidad no la pagaran, la luz la pincharan donde sea, la calefaccion pronto saldra una noticia que ha explotado una vivienda donde se usaban estufas... y mientras el resto de las personas nos toca pagar impuestos, hipotecas ellos viven a cuerpo de rey, porque de pasar a vivir en una chabola que encima tenian derechos ¿como que de eso que no acumula mas que basura se poseen derechos? a pasar a un piso de minimo 80m2, la vida resuelta si señor
  • miguitas18/10/12 00:00
    En cuanto a las chabolas de avenida de la academia no solo existen esas, existen más núcleos en Zaragoza. Hay programas desde el Ayuntamiento para su erradicación, pero por supuesto no todo el mundo entra en el programa (tampoco se les puede ir ofrecindo ivienda muncipal a todo el mundo). Puede que aumente, cada vez la situación es mas compicada y ellos también se ven afectados, pero ara ellos, como para cualquiera en una situación compicada, espero que quede claro que la mejor opción tampoco es la chabola.
  • zierzo18/10/12 00:00
    A ver cuanto tarda en aparecer el efecto llamada.
  • troton18/10/12 00:00
    Esta nuestra alcaldesa parece que se ha caido de una higuera.
  • Jolito18/10/12 00:00
    Compadezco a los vecinos,son los propios gitanos los que se excluyen de la sociedad.
  • gregorio18/10/12 00:00
    Y no sólo en Huesca,en Zaragoza al final de la avenida de la academia están surgiendo como setas,y ya no estamos tranquilos dejando a los niños que vayan al colegio sólos pues entran y salen con las furgonetas como locos por un camino que tienen recien asfaltado y sin respetar nada
  • mieres18/10/12 00:00
    BIBA LA HINTEGRACYoN!!!
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual