Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Huesca

​El albergue de peregrinos de Huesca se prepara para sus meses de más afluencia

​El año pasado fueron 328 personas las que utilizaron estas instalaciones.

Rosa Calvo. Huesca 08/07/2015 a las 06:00
En la foto, Jose Agraz, encargado de recibir a los peregrinos, posa en la puerta de las instalaciones.R.C.

“Lugar acogedor” y “responsables hospitalarios”, son algunas de las expresiones que más se repiten en el libro de visitas del albergue para peregrinos de Huesca, que se prepara para los meses de más afluencia, julio y agosto. Con capacidad para 18 usuarios, durante el año pasado pernoctaron en él 328 peregrinos de los cerca de 500 que se calcula que pasaron por Aragón en su camino hacia Santiago de Compostela. A fecha de este martes eran 133 los que habían hecho uso de sus instalaciones, lo que hace prever un número final para este 2015 similar al del año anterior.

Estas cifras indican un volumen de peregrinos menor al de otros tramos del camino, ya que solo pasan por aquí aquellos que comienzan en Monserrat su ruta hacia Santiago, en el denominado Camino Oriental. Desde la Asociación también se encargan de ofrecer el credencial a todos aquellos que comienzan en Huesca esta experiencia.

“Calculamos que un 60% de los visitantes son extranjeros, especialmente en estos primeros meses del año. Ahora en verano sí que vienen más nacionales, sobre todo excursiones de colegios y grupos más numerosos”, explica Miguel Royo, presidente de la Asociación Oscense de Amigos del Camino de Santiago, encargado de la gestión del albergue, mientras repasa un libro de registros en el que se mezclan en la casilla de procedencia lugares tan variados como Buenos Aires, Viena o Melilla.

El propio Royo regresaba este martes de hacer por vez número 17 el Camino, en este caso desde Somport y en bicicleta de montaña. “A punto de cumplir 75 años, esta es la última”, asegura, para añadir visiblemente emocionado: “quise hacerlo en recuerdo de mi amigo Julio Aznar, antiguo presidente de la Asociación, que falleció recientemente”.

Las valoraciones de los usuarios tanto en el libro de visitas como en los diferentes foros de internet dan muestra de las buenas condiciones del albergue, que cuenta con la financiación de la comarca de la Hoya, que también se ocupa de los lugares de pernoctación para peregrinos de las localidades de Pertusa, Pueyo de Fañanás, Bolea, Sarasa de Marcuello y Ena, de menor capacidad, y a cargo igualmente de la Asociación Oscense.

“Nuestro trato es mucho más cercano al de otros lugares, en los que te encuentras albergues con 200 y 300 plazas, en el que simplemente te asignan una cama”. Aquí, los peregrinos llaman por teléfono a alguno de los miembros de la asociación, que acude en un tiempo de un cuarto de hora máximo para abrirles las instalaciones. “Si tuviéramos más volumen de gente sí que merecería la pena que alguien viviera aquí, pero en este caso no es necesario”, aclara Royo.

José Agraz es el encargado, habitualmente, de la tarea de recibir a los usuarios, y uno de los más recordados en el libro de visita. En menos de un año realizando esta tarea ya cuenta con múltiples experiencias en su memoria, de casos de peregrinos con increíbles historias en sus mochilas.

El albergue recibe el nombre de Hospital del Peregrino ‘San Galindo’ en honor a un religioso que se encargaba de cuidar a aquellos que se dirigían a Santiago cuando en la capital oscense había casi medio centenar de albergues de este tipo, y cuyos restos permanecen enterrados en la ermita de Salas. Con un coste de 10 euros la noche, solo se permite pernoctar un día a los peregrinos, a no ser que acrediten que su estado de salud les obliga a descansar más tiempo.

Está situado en la calle Valentín Gardeta, construido en el piso piloto de unos edificios próximos que pertenecía al Ayuntamiento y que tras un largo peregrinaje –en este caso, nunca mejor dicho-, se consiguió recalificar el terreno y donarlo a la Asociación en otoño de 2011. El lugar cuenta con servicios de duchas, lavadora, frigorífico y microondas. Además, los miembros de la asociación e incluso algunos peregrinos dejan en las cocina algunos alimentos no perecederos como pasta o arroz. También dispone de una zona exterior en la que guardar las bicis con total seguridad. “Es un lugar perfecto para nuestra tarea, ya que cuenta hasta con aire acondicionado”, dice con orgullo Royo, que todavía recuerda el esfuerzo de los miembros de la Asociación para poder contar con un sitio así en el que poder asistir a los peregrinos.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual