Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Audiencia Nacional

Deniegan indemnizar a una militar que quedó inválida tras unas maniobras en Benasque

La Audiencia Nacional argumenta que los 4.054,73 € de pensión ya resarcen los daños por congelaciones de sus manos. Había pedido una compensación de 1,1 millones que ya rechazó el Ministerio.

R. D. N. 13/01/2018 a las 05:00

La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha desestimado la reclamación de una indemnización de 1.104.283,75 euros que había presentado una cabo del Regimiento de Cazadores de Montaña ‘Arapiles 62’, con sede en Barcelona, que sufrió la congelación de ambas manos y estrés postraumático como consecuencia de unas maniobras invernales en Benasque que le obligaron a pasar a retiro por una invalidez permanente.

El tribunal sostiene que los 4.054,73 euros que ya recibe cada mes entre una pensión extraordinaria por inutilidad (2.560,88) y una prestación de la Seguridad Social por gran invalidez destinada a la remuneración de una persona para su cuidado y atención (1.493,85), además de una indemnización de 46.400 euros, es una cantidad suficiente para compensar los perjuicios causados.

La sentencia explica que, según la investigación realizada en su día por el Batallón de Cazadores de Montaña ‘Barcelona IV/62’, los hechos se remontan a los días 7 y 8 de marzo de 2012. La Primera Compañía del citado batallón estaba desplegada en la zona de Benasque para realizar el ejercicio tipo Alfa de Combate en Montaña, que incluía una marcha de dos jornadas pernoctando en el entorno del ibón de Cregüeña en refugios excavados en la nieve.

La travesía transcurrió sin novedad y después de construir los vivacs y cenar, se prepararon para pernoctar. En ese momento, las condiciones meteorológicas cambiaron y comenzó a soplar un fuerte viento que se transformó en ventisca. Los refugios empezaron a desmoronarse enterrando al personal que dormía dentro a una temperatura de 5 bajo cero, aunque con las rachas de vientos que soplaron de hasta 90 kilómetros por hora, la sensación térmica era de -40 grados.

Intentaron ayudar a los afectados reconstruyendo los refugios, pero el jefe accidental de la Unidad decidió abandonar la zona. Sin embargo, se encontraron la dificultad añadida de la "falta de actitud" de varias personas "que se mostraban incapaces de actuar por sí solas", por lo que tuvieron que ser ayudadas por el personal de la tropa y los mandos "exponiéndose en mayor medida al riesgo de congelación", como fue el caso de la reclamante, que sufrió importantes afecciones en las dos manos. Dos horas después, la columna inició la marcha hasta el campamento, donde prepararon cubos de agua tibia.

Fue felicitada por su sacrificio

El general jefe de las Tropas de Montaña llegó a felicitar posteriormente a la cabo "por su capacidad de sacrificio y entrega demostrados, preocupándose y auxiliando a sus subordinados, y colaborando con sus mandos para reorganizar la Unidad y favorecer su salida de la zona de ventisca". Una felicitación que fue anotada en su hoja de servicios.

Las conclusiones de la investigación del propio Ejército determinaron que la elección del tipo de refugio y la información que se disponía de las condiciones meteorológicas fueron adecuadas; que contaban con el equipo de montaña reglamentario; que habían recibido instrucción teórico-práctica sobre cómo moverse en ese terreno; que el itinerario tenía una dificultad "apta" para una Unidad de Cazadores de Montaña; y que el comportamiento del jefe de la Compañía, de los mandos y del resto de la tropa fue correcto "salvo un pequeño número de personas que no pudo afrontar la situación, lo que retrasó la salida de la columna". Por ello, concluía que no se habían apreciado indicios de responsabilidad penal por parte de los implicados.

Ante la situación "irreversible" de sus lesiones, con una minusvalía del 76%, el Ministerio de Defensa y el Instituto Social de las Fuerzas Armadas reconocieron a la cabo una pensión y una prestación complementaria, así como una indemnización de 46.400 € por la invalidez absoluta. Sin embargo, la militar presentó una reclamación de 960.489,75 euros, y sus padres y su hermano otra de 143.794 como perjudicados también. El Ministerio desestimó en 2016 la petición por considerar que había prescrito ya que se presentó fuera del plazo de un año que contempla la ley.

Ahora, la Audiencia Nacional ratifica la resolución de Defensa pero, además, entra en el fondo y rechaza el pago de una indemnización adicional argumentando que a pesar de los "gravísimos perjuicios" sufridos, ya ha obtenido una "completa reparación" de los daños y, por tanto, acceder a su pretensión sería "duplicar el resarcimiento".





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo