Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Accidentes de montaña

La mitad de los montañeros llevan un calzado insuficiente y el 35% salen de ruta sin un mapa

Una encuesta de la campaña Montaña Segura revela los puntos débiles en materia de seguridad. El 85% de los 4.000 excursionistas a los que se preguntó creen estar preparados para la actividad.

Un grupo de montañeros, en una escalada al Aneto.Heraldo

En el último rescate realizado en el Aneto, el Greim de Benasque auxilió a unos montañeros asiáticos que resbalaron en el glaciar. Ascendían con zapatillas de baloncesto. Precisamente, el calzado inadecuado es uno de los puntos débiles detectados en un estudio de la campaña Montaña Segura, realizado a partir de miles de encuestas a excursionistas en distintas rutas del Pirineo, que también revela otras carencias, como salir sin mapa, GPS o brújula. Cuando se les pide una autoevaluación, el 85% de los senderistas y montañeros piensan que están suficientemente preparados para la actividad, "lo que en muchas ocasiones no se corresponde con lo que dice el equipamiento que llevan", concluye el informe.

Montaña Segura (financiada por la DGA, Aramón y la Federación Aragonesa de Montañismo desde 1999 para prevenir accidentes en el medio natural) encuestó el verano pasado a 4.329 personas en ocho recorridos de media montaña y alta montaña y les preguntó si estaban federados, llevaban mapa o GPS, el tipo de calzado o su experiencia en la actividad, con el objetivo de conocer el perfil y planificar acciones dirigidas a mejorar la seguridad. "De toda la gente que sale a la montaña, queremos saber a quién le están pasando cosas, qué grupos son los más vulnerables", explica la coordinadora de la campaña, Marta Ferrer.

Uno de los datos más llamativos es que casi la mitad de los excursionistas no llevaban el calzado más adecuado para la actividad. El caso extremo es el 0,3% que salieron con chanclas o sandalias a hacer rutas de media o alta montaña. Otro 12,6% iban con calzado cerrado, como zapat+illas deportivas, pero sin una suela específica para el terreno.

Las carreras marcan tendencia

Especialmente llamativo, por el acusado aumento respecto a encuestas anteriores, es el 35% que llevaban lo que se considera calzado 2,5 (zapatillas ligeras con una suela especial pero que no protegen el tobillo). Según el estudio, "las carreras de montaña han marcado esta tendencia", pero en alta montaña suponen una protección "claramente insuficiente" que puede llegar a generar problemas de seguridad. "No es una imprudencia", precisa Marta Ferrer, pero tampoco lo más recomendable. "Puede ser muy adecuado para una actividad concreta como correr, pero los hace más vulnerables a golpes, contusiones y esguinces", añade. El resultado se esperaba a tenor de la proliferación de la actividad. De todos los encuestados, se considera que el 48% sí portaban botas de montaña, un calzado adecuado, y un 3,4% incluso un equipamiento más especializado.

Muchos de los rescates están motivados precisamente por lesiones en las extremidades inferiores. Una simple torcedura de tobillo a más de 2.000 metros puede obligar a movilizar a socorristas, helicóptero y médico, con el consiguiente coste. Según un estudio publicado recientemente por la doctora María Antonia Nerín, un rescate medicalizado, en función de la duración y los medios, puede costar de 3.000 a 30.000 euros. En Aragón se realizan anualmente 400, y esto solo representa la punta del iceberg de los accidentes. Algunos expertos calculan que el 90% acude por sus propios medios al centro de salud o al hospital.

"Llevar calzado adecuado es importante porque una bota rígida sujeta el tobillo y previene esguinces y otras lesiones", comenta el sargento Roberto Jiménez, del Greim de Benasque. También puede provocar accidentes fatales. Recuerda su último rescate en el Aneto, con el grupo de montañeros que calzaban las zapatillas de baloncesto.

De excursión sin preguntar

Pero este no es el único equipamiento que falla. Solo un 65% salen a hacer el recorrido con un mapa, un porcentaje que no ha mejorado en los últimos cinco años, pese a que desde 2012 Montaña Segura los edita y los distribuye en todas las zonas donde se hizo la encuesta. En Aragón hay 270 puntos de la red de informadores voluntarios.

Ese porcentaje indica que hay "demasiada gente" que no está siendo informada, dice Ferrer. "La red es muy amplia y si no se lleva mapa es porque no se ha pasado o no se ha preguntado en ningún punto. Aún hay personas que van a la montaña sin preguntar en el hotel o en la oficina de turismo, que es donde te pueden informar de las características de las rutas o del tiempo". Y además de echar el mapa en la mochila, "hay que saber interpretarlo", aclara el sargento Jiménez.

Sí se constata un aumento en el uso de sistemas GPS en detrimento de las brújulas, aunque un porcentaje muy alto, casi el 45%, no llevan ni una cosa ni otra, lo que revela, dice el estudio, que los excursionistas "son poco conscientes del material básico de seguridad".

El teléfono móvil, muy útil a la hora de pedir ayuda, está más extendido (el 95 %). Sin embargo, advierte, todavía hay quien cree que no le va a servir en caso de una emergencia y lo tiene encendido con el riesgo de agotar la batería. Los excursionistas no siempre están bien informados de su utilidad en la montaña: hay quien piensa que se puede llamar al 112 desde cualquier lugar y, por el contrario, otros creen que solo hay cobertura en los pueblos.

Exceso de confianza

La encuesta incluyó una autoevaluación. "La gente no considera que haga mal las cosas, pero eso no se refleja en el equipamiento", ni en las cifras de rescate, indica Marta Ferrer. "Si se siente preparada tampoco es receptiva a que le des consejos". Según la coordinadora de Montaña Segura, pese a la elevada cifra de accidentes, la montaña es "benévola", y advierte del peligro de confiarse. "Si sales con las manos en los bolsillos y vuelves sin que pase nada, tiendes a pensar que lo has hecho bien, y ante eso cualquier campaña de seguridad pierde valor". Aclara que también hay gente que actúa correctamente y sufre un accidente, porque siempre existe un riesgo, "pero que no sea por no poner los medios".





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo