Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Huesca

Robots para aprender después de clase

La empresa oscense MiniVinci imparte extraescolares de robótica y programación.

Rosa Calvo 30/04/2016 a las 06:00
La empresa oscense MiniVinci imparte extraescolares de robótica y programación.

Un molino de viento al más puro estilo de aquellos que con los que se enfrentó Don Quijote, o dos luchadores de sumo peleando por sacar al otro del círculo han sido algunos de los robots que han tomado forma en las clases de extraescolares, centradas en robótica y programación, que imparte la empresa oscense MiniVinci en varios centros educativos de Huesca.

Agrupados de tres en tres, un niño ejerce el papel de constructor, otro de programador y el tercero de ingeniero de pruebas, con el fin de conseguir crear y dar instrucciones a su personaje, en roles que los pequeños van alternando a lo largo del curso. “Son nativos tecnológicos y se desenvuelven a la perfección con todos estos elementos, es más, se divierten”, explica Patricia Heredia, una de las fundadoras de la compañía, que cumple ahora un año de vida.

Heredia, ingeniera de telecomunicaciones, creó MiniVinci junto a Juan López, técnico informático y Sergio García, químico y propietario de una academia. “Sergio era el que más contacto tenía con el mundo de la docencia, frente a nuestros conocimientos, más técnicos o científicos. Vimos que el mundo tecnológico avanzaba muy rápidamente y que podíamos sacarle partido para otros campos, como el educativo”, relata Heredia, para explicar el nacimiento de su compañía. “En otros países, como Finlandia y Reino Unido, este tipo de actividades son ya habituales hace muchos años”, añade.

El boca a boca ha sido su mejor herramienta dentro de los propios colegios para la expansión de sus cursos. “Tuvimos una toma de contacto con las Amypas de varios colegios antes de verano y comenzamos el curso como actividad extraescolar en varios centros. A los niños les gustó y los propios padres de otros colegios pidieron que se instalara también entre la oferta de actividades de los suyos”, comenta Heredia con satisfacción.

Ante esa demanda, instauraron también cursos de robótica y programación los sábados en el centro Villahermosa de ibercaja o el centro de formación Aragón, también en la capital oscense. Además de participar en las semanas científicas y culturales de localidades como Binéfar o Zuera.

El principal éxito de las clases reside en la capacidad de aunar diversión con la formación, tanto en aspectos técnicos, de iniciación a la programación, como ligados a valores como el trabajo en equipo y el compañerismo. Las típicas piezas de Lego son el elemento para construir las figuras, y el programa Scratch sirve para introducir instrucciones a las creaciones.

“Se trata de un sistema muy sencillo, aplicado a su edad. A través de bloques vamos creando las diferentes funciones y utilizando siempre el método de ‘prueba y error’ a la hora de comprobar su funcionamiento”. Así, su último proyecto, el de la creación de un molino de viento, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Cervantes, movía sus aspas en función de la cercanía de otros elementos, que determinaba un sensor.

Los fundadores de la empresa son habituales en conferencias y ferias de robótica en busca de nuevas ideas que puedan introducir en sus clases, para no perder el ritmo que marca la tecnología. Por ahora establecen diferentes niveles, uno para niños de entre 6 y 8 años, otro entre 9 y 12 y un último para alumnos de ESO y Bachillerato, entre los que varía la dificultad de los proyectos. “También existen otro tipo de dispositivos para niños de Infantil, de manejo muy sencillo, que nos planteamos añadir”, adelanta Heredia, y es que los planes de futuro de la empresa oscense son muy optimistas, ya que barajan diferentes formas de expansión.

“Hemos empezado a estudiar un modelo de franquicia de nuestro método, ya que estamos recibiendo solicitudes de varios lugares de España para ello”, explican. Crear talleres más enfocados a las niñas, ya que son minoría en las actividades, o utilizar una impresora 3D para crear también las piezas de la construcción son algunas de las mejoras que estudian desde MinVinci.
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual