Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Exposición

Los usuarios de Down Huesca muestran su rutina a través de un objetivo

Una exposición muestra el resultado de un proyecto conjunto con alumnos de Magisterio.

Rosa Calvo Actualizada 26/04/2016 a las 08:13
Una exposición en el centro CAI de Huesca muestra hasta el día 5 de mayo las imágenes captadas por el grupo de trabajo del pasado año, en las que se refleja la rutina y realidad de los jóvenes con síndrome de Down.

En los últimos meses el término ‘selfie’ se ha convertido en habitual para muchos, incluidos los usuarios de la Asociación Down Huesca, que gracias a una actividad conjunta con alumnos de la Universidad de Zaragoza se han convertido en expertos en fotografía y edición. Así, dan a conocer, bien como modelos o bien como fotógrafos, su rutina y realidad.

Una exposición en el centro CAI de Huesca muestra hasta el día 5 de mayo las imágenes captadas por el grupo de trabajo del pasado año, que tiene continuidad en este curso con nuevas alumnas y nuevamente bajo la supervisión del profesor Alfonso Revilla.

En el primer curso -el que ahora se puede ver en la exposición-, los usuarios de Down solo se involucraron en la fotografía como modelos, ya que fueron los alumnos los que captaron las imágenes. Con el título ‘Miradas’, María Algueró, Yolanda Domper y Belén Gimeno, buscaron “un acercamiento a su realidad desde la mirada, tanto propia como cercana”.

El medio centenar de imágenes expuestas se realizaron en diferentes ámbitos de la vida cotidiana, como el taller de cocina, las reuniones en la facultad de Ciencias Humanas y de la Educación, visitas a pisos de ‘vida independiente’ o a los diferentes talleres y trabajos de los usuarios. Se dividen en ‘retrato’, ‘relaciones personales’ y ‘espacios’ para mostrar tanto a los propios jóvenes como sus vínculos y sus lugares habituales.

Este año, la actividad da un giro, y los usuarios también manipulan sus móviles y tablets para captar su realidad. Los trabajos de estos talleres se expondrán el próximo año. En total, son ocho jóvenes con síndrome de Down los que lo integran el grupo, bajo la supervisión de las alumnas Mireia Moreno, Patricia Marco y María Martínez, y el profesor Alfonso Revilla.

“En el curso anterior se mostraba la realidad de los usuarios, con el fin de eliminar estereotipos, pero lo que queremos enseñar nosotras es más bien cómo perciben ellos la vida”, explican las universitarias, que cursan el segundo año de Magisterio de Educación Infantil.

El taller se engloba dentro de la asignatura de plástica, y consta de una parte teórica y otra práctica. “Primero aprendemos en las aulas de la facultad cómo utilizar los dispositivos y pequeños trucos de retoque. También repasamos la historia de la imagen. Luego salimos a hacer fotografías, que es el aspecto más divertido y que más les gusta”, añaden las alumnas, convertidas en profesoras.

Su tutor dentro del proyecto, y principal impulsor de este, Alfonso Revilla, explica que la voluntad de este es “sacar la Universidad del aula”. “Lograr que se abra a la sociedad y los alumnos conozcan todas las realidades y se relacionen activamente con estas”, añade, y plantea seguir dándole continuidad al curso en años posteriores.

Algo que reclamaban los propios jóvenes, como Azucena Aísa durante la inauguración de la exposición. Raúl Ariza, Esther López y Alba Gracia, todos participantes, también se declaraban apasionados de la fotografía, aunque les costaba decidirse por su faceta favorita, la de situarse delante o detrás del objetivo.

Elías Vived, psicólogo de la entidad, destacaba lo positivo de esta actividad. “Los usuarios más jóvenes son expertos en el uso y manejo de los móviles, y la fotografía es una herramienta más que estos facilitan, por eso la actividad es muy atractiva para ellos”, explica.

Además, se desplazan de manera semanal hasta la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación, y “se establece así un escenario de encuentro entre el usuario y el estudiante, muy positivo para ambos”, añade. También destaca la doble faceta de estas actividades conjuntas -que se completan con otros talleres de poesía, de sueños o de derechos-, ya que además de ayudar al desarrollo de los jóvenes, también sirven para normalizar su integración en la sociedad, puesto que muestran su realidad, similar en muchos momentos a la de otros chicos de su edad.
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual