Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Huesca provincia

La gran familia de la Laboral de Huesca

Antiguos alumnos y profesores conmemoran el 50 aniversario de lo que fue una pequeña ciudad con más de 1.200 estudiantes de todas las provincias

Actualizada 14/11/2017 a las 22:53
La gran familia de la Laboral de Huesca

"Llegamos aquí y esto era un carrascal salvaje desde el que veíamos los Mallos de Riglos. Pensamos qué hacer y se nos ocurrió construir una punta de diamante". José López Zanón, arquitecto de la Universidad Laboral de Huesca, ha explicado así el singular diseño del salón de actos, en forma de pirámide, uno de los hitos arquitectónicos de la ciudad de Huesca. A sus 91 años, ha sido uno de los protagonistas de la celebración en la tarde del martes del 50 aniversario del centro, inaugurado el 14 de noviembre de 1967, el mismo día que el hospital San Jorge, ya que se aprovechó la presencia del entonces ministro de Trabajo, Jesús Romero Gorría.

La antigua Universidad Laboral de Huesca, donde hoy están implantados el instituto y el Centro Público Integrado de FP Pirámide y la Escuela Politécnica Superior, era «una pequeña ciudad» de 40 hectáreas donde vivían más de mil personas. Para atender los servicios había carpinteros, bibliotecarios, telefonistas, monjas, médicos o enfermeras.

La residencia, donde actualmente apenas hay 70 alumnos, llegó a albergar a 1.200 en la primera década. Y es que a la Laboral llegaban estudiantes de toda España. Algunos de ellos no se perdieron el aniversario y viajaron a Huesca procedentes de más de una decena de provincias.

El protagonismo que se ha dado en el acto conmemorativo a quienes pasaron parte de su vida en el centro estuvo representado por José Antonio Hernández, exalumno; Arturo Sarasa, antiguo profesor; Fernando Viñuales, que perteneció a la plantilla del personal no docente; y Eloy Arce, quien fue director de una de las residencias.

Fiesta en las empresas

Los intervinientes han recordado cómo ese día se animó a los empresarios de la capital oscense a dar fiesta a sus trabajadores para asistir a la inauguración. "Nos sacaron a la plaza con el traje de los domingos. Yo había visto a algún obispo, pero nunca a un ministro", ha explicado José Antonio Hernández. El premio, "una comida especial y dos horas libres para ir a Huesca". Ese día llovió y como había goteras en la pirámide, le tocó sacar las butacas para que no se mojaran (los problemas persisten, 50 años después, y están pendientes de una impermeabilización). «Éramos una gran familia», ha asegurado este exalumno. Solo se separaban en las vacaciones.

La Universidad Laboral supuso una revolución para Huesca, según el alcalde, Luis Felipe, "un hito en la fisonomía de la ciudad", pero también resultó trascendental "como símbolo de la socialización de la educación". Las 21 universidades laborales repartidas por todo el país permitieron a «las familias humildes tener acceso a la educación».

Luis Felipe ha coincidido en el acto con un exalcalde de Huesca, Enrique Sánchez Carrasco, que fue rector de este centro entre 1977 y 1981 y que no paró de saludar y dar abrazos a antiguos profesores y alumnos. Llegó trasladado desde la Universidad de Tarragona cuando se inauguró y ha asegurado tener «muy buenos recuerdos». Además de él, solo hubo otro rector, anteriormente, Eliseo Escobar, ya fallecido. En su nombre acudieron sus hijos, que durante 10 años vivieron en el complejo.

Tarde de reencuentros

Fue una tarde de reencuentros y de anécdotas. Y habrá más oportunidades, ya que los organizadores han programado a partir de ahora mesas redondas y otras actividades con todos los colectivos que han formado parte de la antigua Universidad Laboral. El director del instituto Pirámide, Fernando Mur, ha explicado que aquí se formaron alumnos de todos los rincones del país. "Mirando la memoria del primer año, había muy pocas provincias que no tuvieran representación". Cincuenta años después, el centro sigue teniendo una gran vitalidad, ha dicho.

Invitado de excepción en el acto conmemorativo fue el arquitecto José López Zanón, que ha rememorado el germen de las universidades laborales (él construyó varias), creadas siguiendo la estela del New Deal que sacó a Estados Unidos de la Gran Depresión, «pero sin dinero». «Mi generación llevaba troquelado en la cabeza el afán por el ahorro». La de Huesca se concibió como una malla plana, formada por módulos (30.000 metros cuadrados de superficie) y en la que se tuvo en cuenta como elemento muy importante el concepto de campus.

Se ha proyectado el documental ‘Una pirámide en el carrascal’, realizado por alumnos del profesor Enrique Satué en el curso 2013/2014. También se han presentado los actos a desarrollar a lo largo de este curso, hasta el 26 de mayo de 2018, y ha habido un reconocimiento a los rectores de la Laboral y a los directores de los centros que han ocupado sus instalaciones.

Más información




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo