Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Animales

La protectora más mediática de Aragón, cerca del cierre por culpa de las deudas

Peludos Bajo Cinca, que ha adoptado desde 2014 más de 1.000 perros en el medio rural y fue conocida por una polémica emisión en televisión, afronta una deuda de 18.000 euros.

Víctor Millán 12/12/2017 a las 06:00
Uno de los perros en la protectora de Alcañiz Peludos Bajo CincaPeludos Bajo Cinca

En julio de 2014 Sandra Oró, una vecina de Fraga, comenzó a acoger y gestionar la adopción de algunos perros en su casa. Tres años después, lo que empezó así se ha convertido en la mayor protectora de la provincia de Huesca por número de adopciones y una de las más importantes también en la zona de los pueblos limítrofes de Lérida, donde también trabajaron desde sus inicios.

'Peludos Bajo Cinca' ha gestionado en este tiempo la adopción de más de 500 canes al año, resolviendo un trabajo en el medio rural, donde faltan perreras y sobran perros abandonados y asilvestrados, que no estaba siendo cubierto por la administración. Su éxito en su labor de dar una segunda oportunidad a perros sin hogar se basa en buena parte en la gran comunidad que han conseguido aunar en sus redes sociales, donde cuentan con más de 24.000 seguidores en Facebook de toda España y del que salen un gran número de las adopciones y colaboraciones.

Sin embargo, tras tres años ampliando las zonas donde tenían a sus perros y aumentando su equipo de colaboradores y voluntarios a más de 30 personas, hace unas semanas tuvieron que decir basta. “Nos encontramos con que la deuda que manteníamos se había ido hasta los 18.000 euros tras una época de muchos gastos en veterinarios, los gastos corrientes en manutención y alimentación de los animales y algunas operaciones de coste importante. Tuvimos que plantearnos entre las personas que más trabajamos en la protectora qué íbamos a hacer, y decidimos que nos dábamos un plazo de 6 meses para solventar la deuda o cerraríamos. Con todo el dolor, pero no podíamos hacer que la deuda perjudicara a nuestras familias si seguía creciendo”, explica Oró, la creadora de esta protectora que el año pasado cambió su sede a Serós, en Cataluña, tras no encontrar en Fraga un recinto adecuado para mantener los más de 300 perros que de media tienen en sus instalaciones.

Durante este tiempo la protectora se ha propuesto no acoger ningún perro más hasta que no consigan dar salida a los que tienen y ver cómo pueden ir reduciendo su deuda. “Ha sido una decisión muy dura pero que creemos que será buena para todos a medio plazo”, sostiene su responsable.

Conocidos por su 'accidentado' paso por TV

 

Peludos Bajo Cinca tuvo repercusión a nivel nacional hace unos meses tras participar en el programa de la cadena de televisión Cuatro 'A Cara de Perro'. En este programa, dedicado supuestamente a denunciar casos de maltrato animal y defender el trabajo de las protectoras, la emisión manipuló el caso en el que colaboró la protectora de Fraga haciendo creer que se había conseguido salvar la vida a un perro asilvestrado que en la realidad había muerto. “Fue algo un poco inaudito porque no nos explicamos cómo pudieron manipular todo tanto sin esperar que nosotros no dijéramos nada, pero ya es agua pasada”, explican desde la protectora.

Sin embargo, la manipulación de la muerte de este animal ofrece una muestra de cómo es el trabajo de la protectora, basado principalmente en dar acogida a perros que se escapan o son abandonados por explotaciones ganaderas y canes de caza, que en el campo se asilvestran llegando a darse casos de ataques a ganado y que en cierto modo pueden resultar peligrosos también para el ser humano. “Nos topamos con casos muy duros pero que si no atendemos nosotros serían sacrificados. Uno de mis perros estaba asilvestrado, varios adiestradores me advirtieron de que no se le iba a poder recuperar para tratar con humanos con seguridad, y sin embargo ahí está, ya lleva varios años con nosotros y jugando con mis hijos”, sostiene Oró.

El ejemplo de Prodigy

Aunque mientras no consigan recomponerse de su deuda la dirección de la protectora se propuso no acoger a más perros, en este tiempo han hecho alguna excepción. Ese fue el caso de Prodigy, un cachorro de podenco de solo unas semanas de edad que apareció en las cercanías en la carretera nacional entre Fraga y Mequinenza tras sufrir un atropello que le había dejado sin capacidad motora. “Recibimos la llamada y fuimos. Nos propusimos no atender más perros en un tiempo, pero un caso así nos obligó a actuar”.

 

 

Prodigy vivía con su madre y con sus hermanos en una madriguera que habían cavado tras asilvestrarse. Solo pudieron llevarse de vuelta al pequeño herido, cuyo primer paso obligatorio fue acudir a la clínica veterinaria. Allí una radiografía demostró que sus huesos estaban completamente molidos. A pesar de esto, una operación y un tratamiento que costó 700 euros puso algo de luz en el pronóstico. El dinero, movido por la fuerza de las imágenes de cachorro herido en las redes sociales, se recaudó medianamente rápido.

Prodigy salió de la operación con buen pronóstico, pero una prueba posterior descubrió que también padecía parvovirosis, uno de los virus más violentos que pueden afectar a un cachorro. El pequeño cachorro falleció días después, y la protectora ofreció devolver todas las donaciones que recibió para su operación.

Solo 49 plazas en la perrera de Huesca

El trabajo de Peludos Bajo Cinca junto con el de otras protectoras oscenses ha venido a llenar un hueco que de momento la administración no llega a cubrir totalmente. La perrera provincial de Huesca es la única de toda la provincia, y solo cuenta con 49 plazas donde se mantiene la política de sacrificio, algo que por ejemplo ya se ha eliminado en otras como la perrera municipal de Zaragoza. “Cuando llaman a la Policía Local de Fraga advirtiendo de algún perro abandonado les dan directamente nuestro teléfono”, comenta Oró, que cree que en los núcleos más grandes más allá de Huesca, como Monzón o Fraga, se debería contar con mayores instalaciones o por el contrario reconocer y facilitar la labor a las protectoras prestando terrenos, algo que en su caso no han conseguido en territorio aragonés.

Cómo ayudar

Desde que lanzaran su llamamiento para evitar el cierre, 'Peludos Bajo Cinca' ha conseguido reducir su deuda hasta los 14.000 euros. Se puede colaborar con ellos adoptando, haciéndose socio de la protectora, colaborando con 1 euro al mes a través de esta plataforma, donado de forma directa a través de PayPal, o comprando material para la protectora a través de su lista de productos demandados.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo