Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Jatiel

Jatiel: la reliquia de la cripta y el albergue motero

El pequeño municipio turolense de Jatiel permite admirar un ‘lignum crucis’ atribuido a la Vera Cruz de Caspe... y disfrutar de recetas a la cordobesa gracias a la ciencia de Paco Arcos.

Más imágenes de Jatiel en 'Aragón, pueblo a pueblo'

Paco Arcos es motero, cordobés y jatielino residente, en el orden que se prefiera. Todas las variables son ciertas y comprobables. Desde hace un año lleva el albergue, el bar y la pequeña tienda multiservicio de Jatiel, municipio del Bajo Martín con una población exigua, una historia rica (que incluye nada más y nada menos que una reliquia de la Vera Cruz de Caspe, que como es sabido se identifica con la cruz de Cristo) y toda la voluntad del mundo por sobrevivir, huyendo hacia adelante de la implacable garra despobladora.

El alcalde, Jesús Gálvez, está contento con el giro que le ha dado Paco a las tareas asumidas en el pueblo. "El albergue ha tenido sus altibajos en los últimos años, pero Paco lleva una buena línea. El nuestro es un pueblo muy pequeño y el buen funcionamiento de estos servicios depende mucho de la persona que lo lleve, de que se mueva. Los domingos se juntan cuarenta personas y entiendo que las cuentas le van saliendo, aunque no sobre mucho, pero sus amigos moteros y los excursionistas en bici suelen parar por aquí, y los de casa somos tan poquitos que es muy importante seguir contando con este espacio para hacer algo de vida social".

 

 

Otro que da fe de que las cosas marchan bien es José Úbeda, el más veterano del pueblo. El alcalde lo califica de hombre de hierro, y tiene la cabeza preclara. "Nací en febrero de 1928, así que hago los noventa años en nada. Me he pasado toda la vida con el tractor y aún tengo carné de conducir, aunque ahora ya no me dejan coger el coche". A José le brillan los ojos al hablar de su vida en el campo; durante mucho tiempo, junto a su esposa Pilar, fue además el depositario de la mentada reliquia, llegada originalmente a la iglesia de Jatiel en el siglo XVIII, y que entregó en custodia al Ayuntamiento a finales de 2013, coincidiendo con las patronales de San Javier. Se trata de un ‘lignum crucis’ depositado en un hermoso relicario. La reliquia se atribuye a una astilla de la Vera Cruz de Caspe, que el gran maestre de la Orden de San Juan de Jerusalén, Don Juan Fernández de Heredia, ordenó enviar a algunos pueblos de su jurisdicción a finales del siglo XIV.

La reliquia está ahora alojada en el modesto centro de interpretación que tiene el pueblo en una cripta gótica, protegida por una reja de hierro. A pesar de su relevancia, no es muy popular. "En esta zona no hay grandes atractivos patrimoniales –apunta el alcalde– y aunque en verano sí viene más gente a admirarla, el resto del año no tiene muchas visitas".

Motos y cocina

Paco se encarga de mostrar la cripta a quienes demandan la visita; es parte de su tarea como hostelero. Tiene experiencia de sobra en materia de fogones y hospedería; ha vivido muchos años en Quinto de Ebro, diecisiete concretamente, a donde llegó desde Córdoba buscando un cambio de vida. Allí conoció a Araceli González, con quien se casó en segundas nupcias, y durante este tiempo ha trabajado en diversos negocios, casi siempre relacionados con la hostelería.

"Ha pasado un año, y aquí estamos, todavía con ganas –asevera Paco– y superando las dificultades. Soy de la moto, estoy acostumbrado a recorrer todo tipo de caminos –apunta, sonriendo– y lo más importante es que esto me gusta, el pueblo y la zona en general. Conmigo, además, se han portado de maravilla desde el primer día. Viviendo en Quinto me fui juntando con otros moteros, de Zaragoza sobre todo, y solíamos hacer muchas rutas por Huesca y Teruel; mi amigo Sevil, de Samper de Calanda, me habló un día de este albergue de veinticuatro plazas, de que surgía la oportunidad de llevarlo, y me animé a presentarme de candidato".

Duro, pero... compensa

Paco no se excede con la (metafórica) pintura rosa a la hora de colorear el día a día. "No, no, esto es duro, somos pocos y hay días que no se hace caja, pero en los fines de semana se anima la cosa. Al fin y al cabo, no hago esto con pretensiones raras, solamente quiero que sea viable: das un servicio al pueblo y a veces los esfuerzos extra vienen con premio, como una comida para ciento diez personas que di este verano. Llevo quince almuerzos dedicados al mundo de la moto en este año, en grupos desde ocho a veinte personas, y sigo inventando actividades para mover esto".

La cocina de Paco bebe de muchas fuentes. "Yo tiro de mi raí andaluz, de recetas de mi abuela: callos cordobeses, oreja, flamenquines, los medallones de solomillo... también meto lo que he aprendido por aquí, y mi esposa, que es colombiana, se marca algunas especialidades de su tierra. Mi hija también nos ayuda el fin de semana, estudia un grado superior en Zaragoza. Aquí nadie se queda con hambre, y me adapto a todos lo paladares".

El recuerdo del maestro Cecilio Mor Dolz

El Centro de Estudios del Bajo Martín, en investigación de Jesús Lucea, se hizo eco hace tres años de la relevancia local de este maestro nacido en Formiche Alto (Teruel) en 1877 y que llegó muy joven a Jatiel con el siglo XX; permaneció treinta y tres años en el pueblo, y dejó una impronta indeleble en el corazón de los jatielinos. Vivió tiempos difíciles por la crisis económica que asoló el pueblo en esos inicios del siglo XX, y lo exiguo de su salario; sin embargo, durante años se benefició de la generosidad de los vecinos, que hacían modestos aportes a las necesidades del maestro (que se casó a los tres años de llegar a Jatiel y fue padre de cuatro hijos) hasta que en 1920 mejoró su salario anual por un ascenso de categoría profesional. Organizó clases gratuitas para adultos y también ejerció gratuitamente de secretario del Ayuntamiento durante un largo periodo, además de encargarse de la administración de la Alfarda, un canon que se pagaba por el uso del agua de riego. Siempre tenía una palabra de aliento para sus convecinos, que buscaban su consejo en asuntos cotidianos. Murió en 1933.

Una iluminación con leds para San Pascual Bailón

La empresa Alarde (acrónimo de Alabastro, Arte y Decoración), que llevan José Manuel De Andrés (hijarano) y Jessica Deza (urreana), salió de un taller de empleo de Albalate del Arzobispo hace dos años, especializado en escultura y talla en piedra; los emprendedores contaron además con el apoyo expreso del Ayuntamiento de Albalate. En el intervalo formativo se programó una serie de obras en varios pueblos, pero el proyecto global no pudo concluirse a tiempo, y Alarde se comprometió a concluirlas sin coste adicional, con el fin de poner a su empresa en el escaparate de la zona. "Una de las obras pendientes –comenta José Manuel– era aquí en Jatiel, y consistía en arreglar el frente del pórtico de la iglesia parroquial; había que limpiar la hornacina y colocar la figura en alabastro de San Pascual Bailón, pero quisimos ir un poco más allá y arreglamos la pintura, además de colocar un sistema de iluminación de leds. Por la noche llama mucho la atención. A mitad de este año concluimos la obra y la entregamos. Ha sido nuestro trabajomás grande hasta ahora, de los primeros que concluimos".

LOS IMPRESCINDIBLES

Iglesia de la Asunción

Construcción realizada en mampostería. Tiene planta rectangular, en la que se distinguen una nave central, más alta y ancha, y dos laterales. Destaca su decoración rococó, realizada en estuco y basada en motivos de animales.

Un huevo de dinosaurio

Descubierto en el año 2000 en un campo del término municipal de Jatiel y estudiado por el departamento de Paleontología de la Universidad de Zaragoza, este valioso fósil de ave corresponde al periodo Terciario.

Fernando Ramírez

Este aficionado a la restauración de antigüedades es admirado por los jatielinos, aunque no reside todo el año en el pueblo. Empleado de la ONCE, supera sus problemas de visión con una gran habilidad para el trabajo manual.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Más información




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo