Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Sástago

Sástago: Román Sanz, toda una vida en el filo

Actualmente es el último artesano sastaguino del cuchillo y la navaja que sigue en activo, y se ha erigido por tanto en mantenedor de la tradición secular del gremio en esta localidad.

Más imágenes de Sástago en 'Aragón, pueblo a pueblo'

Román Sanz trabaja en Zaragoza. Día a día se hace 130 kilómetros (ida y vuelta) para mantener el privilegio de vivir en Sástago, su pueblo, en donde dedica todo el tiempo que le permite la cotidianidad laboral a la pasión que le acompaña desde la infancia: manufacturar cuchillos y navajas. Toda una tradición sastaguina, de la que actualmente es el último representante en ejercicio.

Román lleva más de medio siglo caminando con éxito por el filo de la navaja. Además, ha transmitido el gusanillo a sus hijos. "No todo lo que yo querría –ríe– pero sí, les gusta y ya trastean un poco. Yo lo hago por vocación, me lo tomo muy en serio, porque en este oficio nunca se deja de aprender, como pasa con toda la artesanía. Por suerte, voy teniendo una buena colección gracias a lo que hago en mi taller y a los intercambios con otros coleccionistas".

"Aquí –aclara Román, en referencia a Sástago– se aprecia más el cuchillo, por tradición, pero últimamente hay una afición renovada por la navaja, por ser más práctica en el uso diario a la hora de almorzar. La diferencia básica es que el cuchillo es una pieza fija, mango y hoja, mientras que la navaja se pliega. Hay muchos tipos prohibidos para uso habitual, como las navajas automáticas, las de más de once centímetros o los cuchillos mariposa, así que lo que tengo de más tamaño es solamente como ornato o para mostrar en ferias y reuniones de coleccionismo".

Román empezó a tontear con la actividad a los nueve años; pasaba horas viendo a su abuelo chafar hierros en la fragua, y en cuanto pudo darle bien al martillo, ya no hubo quien le parara. Idea, fabrica, restaura, aprende... todo un ciclo de felicidad vital.

A mano y con mimo

A la hora de trabajar, Román es exigente en cuanto a materiales, y el proceso que sigue es totalmente artesanal: martillo, soplete sobre ladrillo, esmerilado, filigrana… no hay nada fabril en su proceder. "Uso aceros altos en carbono, que se templan entre 780 y 850 grados, e inoxidables de cromo, que templan a 1.050. Si te pasas de temperatura o tiempo, lo estropeas y pierde dureza. Las hojas las hago por vaciado, aunque alguna vez sí uso forja. Para los mangos empleo marfil de dientes de hipopótamo y mamut, que aparece en ferias y empresas especializadas; una buena madera como el ébano, la encina o el almendro de secano; el nácar... no me gusta tanto el cuerno de toro o búfalo porque termina deteriorándose con el tiempo. Para los adornos hay muchas opciones: la concha tahití, por ejemplo, sale de la perla negra, es material escaso y caro".

En la colección de Román hay modelos curiosos. El más llamativo a ojos profanos es, quizá, la navaja de bandolero. "Las navajas de anilla no se devuelven a la hora de pinchar, son de pelea, por eso se llaman de bandolero. En esta zona no he restaurado ninguna de este tipo, pero por Albacete aparecen más. En Sástago hay de pistón, que también son complejas de cerrar. He restaurado algunas de Valero Jun, artesano de Zaragoza de mitad del siglo XIX, que hacía trabajos magistrales. Mucha gente decía que era un intermediario y que sus navajas eran de origen francés, pero no estoy de acuerdo; las navajas francesas de la época no tenían la calidad que conseguía Jun con mejores hojas, muelles más recios y acero de calidad".

Román aprendió del recientemente fallecido Dionisio Liso, cuya tradición familiar en el gremio se remonta a 1630. Dionisio tenía una gran ilusión cuando le sobrevino la muerte: un museo de cuchillos y navajas, con todo el material acumulado por varias generaciones de los Liso. "Hubiera sido una gran cosa para el pueblo, pero por desgracia solo pudo empezar a plantearlo. No sé en qué está ahora la idea ni si será posible retomarla".

El actual defensor de la tradición cuchillera sastaguina se ha movido mucho por ferias, sobre todo en Madrid y Albacete, la cuna del gremio. "Aunque el tema industrial da muy buenas calidades hoy en día, valoro más a los artesanos. En su día conocí al famoso Antonio Montejano, que me ha grabado alguna hoja; yo aprecio mucho sus trabajos, y él los míos. En esas ferias intercambias conocimientos, formas de hacer las cosas, hay gente veterana que sabe más que los ratones ‘coloraos’. Es un lujo oírles, compartir ideas y tratar de superarte luego en casa".

Huella en el olimpo navajero

Román ha llegado a lo más alto en el gremio, lo que vendría a ser el salón de la fama NBA de la cuchillería. "Es un orgullo tener dos piezas en el Museo de la Cuchillería de Albacete, un cuchillo y una navaja. Allí hay también un abrecartas de Dionisio y otro cuchillo de los Liso, además de alguna cosa de Valero Jun y un cuchillo de Fortón del siglo XIX".

Román atiende encargos de conocidos: hace cada pieza a medida, pero siempre deja su sello de originalidad; la gente se fía del buen gusto que exhibe el artesano, porque pelar una manzana o partir una longaniza con una Sanz en la mano es cosa fina...

El Monasterio de Rueda, a recuperar el tiempo perdido

Desde que cerrara sus puertas en diciembre de 2015, la hospedería del Monasterio de Rueda (que no se puede visitar desde abril de 2016) ha supuesto un dolor de cabeza para la Diputación General de Aragón, que tiene interpuesta una demanda contra Manzana Hoteles, adjudicataria del conjunto histórico y hostelero. Recuperadas las llaves del edificio tras la aceptación de medidas cautelares, el ente autonómico procede hoy a la recuperación de los desperfectos en la parte monumental, y trabaja para habilitar una visita más amplia en el futuro, con nuevas zonas abiertas al público. Aún no hay fecha de reapertura, pero sí se sabe que la puesta en marcha de la parte hostelera será posterior, bajo licitación y separada de la gestión del monumento. El Real Monasterio de Nuestra Señora de Rueda, de origen cisterciense, es sin duda, una de las grandes joyas patrimoniales de España. En 1238 se consagró su iglesia.

Víctor Sariñena fue el gran cronista de la localidad

Víctor Sariñena (1929-2017) ha fallecido este otoño. Reconocido en 1998 por el Ayuntamiento de Sástago como el gran cronista del municipio en la segunda mitad del siglo XX e inicios del XXI. De espíritu viajero, residió en Chile toda la década de los cincuenta. En los últimos años de su vida colaboró regularmente con medios locales como la ‘Crónica de la Ribera Baja del Ebro’ y ‘Zafarache’, además de llevar una web personal muy activa. En la adolescencia había aprendido el oficio de cuchillero a la vera de la familia Liso, y cuando volvió de Chile se hizo relojero, en Zaragoza y en Sástago. Era un apasionado del teatro, que cultivó sobremanera durante su periplo en América Latina, e inició en Sástago diversas actividades dramáticas. Fue el primer presidente de la Asociación de Amigos del Monasterio de Rueda, colaboró en Radio Meandros y la televisión del pueblo. Un hombre de espíritu leonardino.

 

LOS IMPRESCINDIBLES

El talento de Vera Galindo

La jovencísima ilustradora y diseñadora gráfica sastaguina, nacida en 1995, se ha venido distinguiendo por su versatilidad en los últimos tiempos, y este verano fue finalista del II Street Art & Food de Madrid. Web: veragalindo.com.

Torre del Tambor

Es una torre vigía del siglo XIX con estructura defensiva de planta circular. Está construida en mampostería y restaurada recientemente. En la planta superior presenta una sucesión de 18 aspilleras con doble derrame.

El Fortín

Es una fortaleza construida durante la guerra entre carlistas y liberales. Situada sobre una elevada atalaya, fue utilizada para enviar mensajes en código morse a otras elevaciones de la zona, como el Mocatero de Escatrón.

-Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo