Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Castelserás

Castelserás: Un emprendedor al filo de la navaja desde su terruño

Ricardo Lop lleva Aceros de Hispania desde su pueblo, con el mundo entero como mercado potencial. La historia de esta empresa ha sido objeto de estudio en diversos foros empresariales.

Actualizada 12/08/2017 a las 13:08
Castelserás: Un emprendedor al filo de la navaja desde su terruño

La historia vital y profesional de Ricardo Lop está dividida en dos partes: antes y después de asimilar personalmente el potencial de internet para emprender un negocio sin alejarse de su pueblo. No es el único que hace esto en Castelserás, pero sí el más conocido: se le han dedicado reportajes en medios nacionales y se disputan su presencia para charlas de emprendedores; se entrega a ello con la naturalidad de quien conoce el suelo que pisa, sabe dónde quiere ir y está dispuesto a lidiar con cada piedra en el camino.

Ricardo es agricultor en hiato prolongado, viene de familia de panaderos y su familia también tuvo granja. Lleva casi 20 años dedicado a Aceros de Hispania, su empresa. "Hace ya un montón de tiempo, en diciembre de 1998, el presidente de la asociación local de empresarios, que abarca varios pueblos, se empeñó en que todo el mundo aprendiera a usar el correo electrónico para el trabajo. Compró diez ordenadores y marchaba por todos los pueblos, una semana en cada uno, para dar clases. Como somos el pueblo mayor de la asociación, aquí estuvieron dos semanas, y nos soltaron la cifra: esto conecta a más de 50 millones de personas en todo el mundo. Ahora hay más de 3.000 millones... cuando supimos usar el correo, enseguida pensamos que era una herramienta para vender algo. ¿Y qué vendemos?".

 

 

Para responder a esa pregunta, Lop hizo un depurado estudio de mercado que contemplaba todas las variables posibles. Bueno, no. "Entré a la tienda de mi hermana, tenía varios catálogos, uno era de navajas y dije: navajas. Sé que no es un ejemplo, pero si el catálogo hubiera sido de bicicletas, igual estaría vendiendo bicis. Trabajamos en la página durante un par de meses y la puse en marcha con apenas cuatro cosas. Me costaba mucho vender, era un sistema muy arcaico y no tenía ni idea de manejar la herramienta".

La elocuencia de Lop no tiene límites. Tampoco se corta en las valoraciones. "Mi falta de formación fue un lastre para la empresa desde el principio. Aprendí a base de darme palizas, poco a poco. Ahora hay más de 30.000 cuchillos, espadas y navajas, además de armas detonadoras y de aire comprimido: nada de armas de fuego o de caza, las nuestras son de venta libre. Aprendí a meter catálogos completos, en vez de coger unos pocos de cada marca: los pedidos eran carísimos, me veía obligado a comprar más de lo que necesitaba para agilizarlos y acumulaba ‘stock’ sin conocimiento. Ahora tengo más proveedores y atiendo los pedidos según el volumen de rotación de producto o los destinos".

Tesón es la palabra

Desde Castelserás vende a toda España, media Europa, América, Nueva Zelanda... cuando salga el primer viaje espacial tripulado con civiles, no sería raro que llevara cuchillos adquiridos en el Bajo Aragón. "Hay que tener en cuenta la naturaleza de cada producto, conocer las restricciones de transporte y aduana, calcular los costos en función del peso... donde más vendemos es en España, pero también en Europa, Estados Unidos, India o Australia, por ejemplo".

En este negocio de intermediación prima la solvencia: conocer bien a tus proveedores, agilizar los trámites y ser escrupuloso. El trato humano, a la par de muy complicado, es innecesario. "Tenemos más de 70.000 clientes, y solo conozco a quienes han venido por aquí. Una vez llegó un matrimonio de jubilados de Viena: ella quería regalarle a su marido un estoque de torero de los caros. No sabían una palabra de español, pero se quedaron estupefactos. Solo decían ‘catastroph’ cuando miraban a las ovejas pasando por la calle: yo no tenía estoques en el almacén. Les indiqué en un mapa cómo llegar a Toledo para comprarlo allá, pero no debieron de ir: al cabo de una semana recibimos un pedido suyo".

Los grandes nombres

Lop intentó otros negocios, con coches usados y joyas, pero no cuajaron. "No habrá una siguiente vez. He aprendido. Cuando tu negocio funciona, concéntrate en él. Ahora, sí doy charlas: en Michelin, Volkswagen, Mercadona, universidades y escuelas de negocios... con Risto Mejide estuve un día. Fue majo".

La naturaleza del negocio de Lop genera hechos curiosos. "Nestlé nos ha comprado navajas suizas, Echanove encargó unas espátulas, hemos vendido espadas al Teatro Real de Madrid y a la Ópera de Londres, a Santiago Segura para Torrente... pero bueno, a todos los clientes se les trata igual. Tenemos 3.000 millones de personas a un clic, estamos un día más cerca de Berlín que los de Sevilla, tienes mejores precios para el transporte, tus inmuebles son la casa de tu abuela o la cochera del tractor... hay que cuidar la logística, que a veces es pesada pero que puede acabar siendo tu ventaja competitiva, porque ahora de pronto hay muchos en el gremio. Pero no me quejo... y todo desde aquí. Yo, por ejemplo, no podría vivir en Zaragoza: me pongo malo. No puedes aparcar en ningún lado si no pagas. ¿Cómo se come eso?".

‘Espanibur’ en el Guadalope, espada para Charlton Heston, aceite para el Vaticano...

Ricardo Lop y el ayuntamiento de Castelserás han hecho equipo en una serie de acciones mercadológicas de guerrilla, muy efectistas y comentadas, que han granjeado al pueblo varios ‘trending topics’ en Twitter y verdaderos ríos mediáticos. Un cauce real, el del Guadalope, tiene a su paso por Castelserás una espada incrustada en una piedra. Sí, la historia de Camelot, pero españolizada, en los largos meses que pasó España sin gobierno en 2016. El herrero local construyó una espada de 12 kilos por 200 euros, Lop la ensartó en una piedra del Guadalope y retó a los líderes políticos a que se jugaran la Moncloa al estilo de la leyenda del rey Arturo. La gente sigue bajando a hacerse fotografías. En su día envió una espada Tizona a Charlton Heston (Castelserás está en el camino del Cid) que supuso luego la venta de 300 espadas promocionales para una película de dibujos animados. El gasto, 17.250 pesetas (110 euros) entre la espada y los portes. Otra vez, Lop y un amigo llevaron aceite del Bajo Aragón a la plaza de San Pedro en el Vaticano; el producto se usa allí para los santos óleos.

Aquí se vende de todo en la red, desde tinta a pan fresco, juguetes, ropa tradicional...

Castelserás se ha convertido en un punto nacional de referencia para el comercio en la red. La densidad de negocios ‘online’ por habitante no tiene parangón en España. Aunque no todas han prosperado, se pueden encontrar iniciativas de lo más variopinto, empezando por Antonio Lop, hermano de Ricardo, que vende pan en internet amén de mantener tiendas físicas en Castelserás (con otro de sus hermanos) y la vecina Alcañiz. Por ejemplo, tiendatinta.com está radicada en la misma calle de Aceros de Hispania, la lleva Manuel Cruz desde 2003 y se dedica a consumibles, material de papelería y piezas informáticas. También fue sonada en 2014 la iniciativa de Juan Carlos Anglés –sí, Ricardo Lop le animó– de enviar dos pacas de alfalfa a la reina Isabel de Inglaterra, después del escándalo de dopaje de sus caballos en Ascot. La idea le costó 33 euros, siete de la alfalfa y 26 de los portes. Su teléfono y su ‘mail’ no pararon de sonar. Otros productos que salen de Castelserás en dirección al mundo son juegos de cartas y de sobremesa, estuco de cal, alimentación y suministros de hostelería, ropa tradicional... Además, hay gran actividad de turismo rural en casas y apartamentos.

LOS IMPRESCINDIBLES

La gran hoguera

Se enciende cada año en la plaza de España (o del Rolle) el 19 de Enero, víspera de San Sebastián, patrón de la localidad: la base es un álamo que cortan los vecinos casados de la localidad. Se ha declarado Bien de Interés Cultural.

Iglesia de la Natividad de Nuestra Señora

La iglesia parroquial es barroco-clasicista y se construyó en la segunda mitad del siglo XVIII. En 1835, durante el conflicto carlista, sufrió un grave incendio, como ocurrió con la cercana ermita del Calvario.

El padre Pulido

Nacido en un pueblo de Albacete, fue capellán de Castelserás e impulsó dos grandes iniciativas: la construcción del segundo horno de la localidad y la ejecución del Privilegio de Villazgo, que supuso la separación de Alcañiz.


Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo