Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Aragón

Seis meses sin su hijo por unas sospechas de abusos que desmontan ahora los forenses

El niño, de 5 años, fue devuelto el lunes a sus padres, que denunciarán al Servicio de Menores por el "calvario" sufrido.

M. A. Coloma. Zaragoza Actualizada 04/06/2017 a las 12:08

Una condena de seis meses y cuatro días. Eso han sido para Santiago y Renate las "interminables" semanas que han estado apartados a la fuerza del menor de sus dos hijos. Al pequeño, de solo cinco años, se lo llevó la Policía Nacional del colegio de su pueblo el 25 de noviembre de 2016, después de que desde el propio centro advirtieran a los servicios sociales de la comarca de un posible caso de abusos sexuales. Los docentes aseguraron durante la investigación posterior que nunca habían detectado conductas anormales en el menor, pero varios padres de compañeros acudieron a ellos diciendo estar preocupados por el lenguaje supuestamente hipersexualizado de este chico y algunos de los juegos que practicaba con sus hijos.

Del caso se hizo cargo el Servicio de Protección de Menores de la DGA, que tras hablar con todos los implicados llegó a la conclusión de que podían haberse dado tales abusos e informó a la Fiscalía. Ello dio lugar a la apertura de una causa penal contra el padre que ahora ha ordenado archivar el titular del Juzgado de Instrucción número 1. El magistrado ha adoptado esta decisión tras conocer las categóricas conclusiones de los forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), diametralmente opuestas a las que en su día alcanzaron los especialistas del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS).

"Tras la valoración psicológica realizada se considera que la información aportada por el menor es compatible con una situación de abuso sexual", decía un informe de Protección de Menores remitido en diciembre a la Fiscalía. En él, se calificaba de "creíble" el relato del chico cuando identificaba a su padre como la persona "causante de dicho abuso". Es más, la coordinadora anunciaba que se iba a mantener la separación del pequeño de su familia biológica "a fin de no interferir en el proceso por la posible contaminación del testimonio del menor".

Cuestionan la investigación

Lejos de ratificarlos, las psicólogas del IMLA desmontan ahora los argumentos de Protección de Menores. Y lo hacen tras haberse entrevistado no solo con la supuesta víctima y su entorno, sino también con todo el equipo de profesionales que llevó el caso en Menores. Las forenses no hallan ninguna prueba de los supuestos abusos y hasta cuestionan la forma en que se valoró la credibilidad del niño. También hacen constar en su informe que el equipo de Menores atribuyó a las docentes del colegio afirmaciones que estas han negado "de manera explícita".

Basándose en las conclusiones de los forenses, el abogado de los padres, Alfonso Bayo, solicitó el archivo de las diligencias penales contra el padre y la inmediata devolución del niño a su familia. Peticiones ambas aceptadas.

"El menor no presenta síntomas psicológicos, emocionales o conductuales que pudieran considerarse secuelas de los presuntos abusos", indica el equipo psicosocial del IMLA. En el apartado de conclusiones, las psicólogas hacen ver también al juez instructor que la forma en que se investigaron estos hechos tampoco fue la más adecuada. "El análisis SVA (procedimiento de valoración de la credibilidad) introduce muchas dudas sobre sesgos en el modo de revelación de los presuntos abusos", aseguran. Según las forenses, se habló con los niños del colegio después de que sus padres les hubieran estado interrogando, alarmados, sobre el tema. "Lo cual garantiza prácticamente la inducción de sugestión y la contaminación de falsas memorias", indican las peritos.

Los especialistas del IMLA vieron que la supuesta víctima es un niño "bien cuidado", con un nivel de desarrollo psicológico medio-alto, un "excelente" nivel de lenguaje y una "actividad imaginativa muy expansiva". Respecto al vocabulario hipersexualizado que le atribuían algunos padres del centro escolar, las psicólogas recuerdan que el chico ha pasado los últimos seis meses con una familia de acogida y que esta niega tal extremo.

Dado el "maltrato" que confiesan haber sufrido y el "enorme daño" causado a ellos y "sobre todo" a su hijo, la familia prepara ahora una demanda. Su única duda es si será contra la administración o contra el equipo que llevó el caso en Protección de Menores.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo