Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Trasvase del Ebro

Cataluña aprueba un trasvase del Ebro para cuatro municipios de sus cuencas internas

La Generalitat usa una autorización "temporal y transitoria" que le dio el Gobierno de Zapatero hace 7 años. Quiere construir 122 km de tuberías, que saldrán del canal Segarra-Garrigues. Todavía falta un permiso de la CHE.

Jesús Morales Actualizada 19/03/2017 a las 13:44
El consejero del Territorio catalán, Josep Rull, en la firma del pacto con los alcaldes beneficiados.Heraldo

La Generalitat de Cataluña acaba de resucitar su último intento de trasvase del Ebro. El Gobierno catalán ha firmado un acuerdo con cuatro comarcas catalanas para financiar las construcción de 121 kilómetros de tuberías con las que llevar agua del canal Segarrra-Garrigues –que se nutre del Segre, el principal afluente del Ebro– a 31 municipios del interior de Cataluña, al menos cuatro de ellos con territorio fuera de la cuenca del Ebro. Para hacerlo, han habilitado ya una partida de 21 millones de euros. De momento, la transferencia que se pide es de 0,62 hectómetros cúbicos al año, pero podrán solicitar más volumen una vez esté la obra terminada.

El acuerdo lo escenificó recientemente el consejero de Territorio y Sostenibilidad catalán, Josep Rull, con numerosos representantes políticos de esa Comunidad. Y no escondió sus intenciones. "El acuerdo es histórico; con él culminamos un gran proyecto de país para garantizar un bien básico", afirmó en referencia al agua del Ebro.

El Gobierno catalán ha fijado plazos muy cortos para conseguir que, esta vez sí, el trasvase del Ebro a sus cuencas internas pueda ser una realidad. Según indicó el consejero, su objetivo es que las obras comiencen este 2017 y que el agua del Ebro pueda llegar a cuatro municipios de Barcelona y Tarragona de las cuencas internas de Cataluña en 2019.

Como todo trasvase entre cuencas, la Generalitat de Cataluña no puede impulsarlo de forma unilateral, sino que necesita el permiso previo del Gobierno central. El problema es que, según consideran en esa administración, ya lo tienen. Así, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero autorizó a la Generalitat de Cataluña en 2010 a impulsar una transferencia de agua del Ebro similar, pese a las críticas que ya supuso ese intento por parte de Aragón. El permiso se dio con carácter "temporal y transitorio". La Generalitat considera que aquella concesión que recibió del Ejecutivo socialista en 2010 todavía está en vigor, así que tendría solventado el principal impedimento político para impulsar ese trasvase del Ebro a las cuencas internas de Cataluña.

Pese a esta circunstancia, todavía hay dos obstáculos que podrían cruzarse en los nuevos planes trasvasistas. Por un lado, el Ministerio de Medio Ambiente tiene competencias para revisar la autorización que dio hace siete años o para considerar que, al ser "temporal", ya está caducada. Además, el segundo posible obstáculo está en manos de la Confederación Hidrográfica del Ebro. Según explicó la Agencia Catalana del Agua, los planes para ejecutar esta transferencia de agua están a la espera de que la Confederación Hidrográfica del Ebro dé el visto bueno definitivo a la concesión del agua. Fuentes de la CHE confirmaron que efectivamente han recibido esa petición, pero explicaron que todavía no está resuelta. El proceso podría durar meses.

Siguiente objetivo: Barcelona

El nuevo plan de la Generalitat de Cataluña tiene un desajuste entre el objetivo reconocido y sus costes. El acuerdo firmado plantea que el trasvase de agua del Segre se limite a 0,65 hectómetros cúbicos, pero para hacerlo realidad plantea construir 121 km de canalizaciones y gastar de inicio 21 millones.

El desequilibrio entre el coste y el beneficio inicial se ajustaría una vez que esa red de tuberías fuese una realidad. En ese momento, Cataluña estará ya en disposición de proponer formalmente un trasvase del Ebro a todo el área metropolitana de Barcelona sin apenas coste extra, según ha denunciado la Plataforma en Defensa del Ebro. Esta organización plantea que la obra que acaba de aprobar la Generalitat es "el avance de un trasvase camuflado hacia el área metropolitana de Barcelona".

En Aragón, CHA también ha lanzado el aviso. "Las acusaciones nos parecen lo suficientemente preocupantes como para estar alerta ante lo que se nos presenta como un nuevo trasvase , advirtió su secretaria general, Carmen Martínez Romances.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo