Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Empleo

¿Hasta qué edad se puede trabajar en buenas condiciones de salud?

Algunos trabajos permitirían llegar a los 70 años sin problemas, en otros cuesta incluso alcanzar los 65 actuales.

M. S. Zaragoza Actualizada 17/02/2017 a las 10:31
La construcción centra el 5,4% del mercado laboral de la provincia, según la EPAMariano Castejón

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, aseguró este miércoles que permitir la ampliación de la vida laboral por encima de los 67 años tendría efectos positivos sobre la sostenibilidad financiera del sistema. Una afirmación que ha provocado cierta alarma debido a que en 2011 ya se decidió retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años a partir de 2027. Linde justificó su propuesta debido a que en los últimos años “ha aumentado la esperanza de vida, se ha retrasado la entrada en el mundo laboral, la mayoría de los trabajos requieren una menor necesidad física y han mejorado las condiciones físicas en edades más avanzadas”.

Los diferentes partidos ya han dado su opinión al respecto. El PP ha dicho que, de momento, no hay que retrasar la edad de jubilación, sino facilitar que el que quiera pueda seguir en activo. El PSOE ha asegurado que preguntará al presidente del Gobierno si tiene intención de seguir la recomendación. Por su parte, Podemos ha apostado por “trabajar menos, cobrando más” y así subir la cotización a la Seguridad Social. La otra propuesta es crear un nuevo impuesto. Finalmente, Ciudadanos considera que la solución pasa por flexibilizar el sistema, impulsar la natalidad y aumentar el empleo y su calidad.

Pero, ¿realmente es factible que una persona trabaje más allá de los 67 años? La vicepresidenta del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza, Belén Lomba, reconoce que sí, pero dependiendo del puesto de trabajo y la situación de cada persona. “Por ejemplo, los médicos antes se podían jubilar a los 70 y la gran mayoría lo hacían sin ningún esfuerzo. Estaban bien física y mentalmente y querían seguir ejerciendo su profesión”, explica.

Por el contrario, a diario ve pasar por su consulta a personal de la limpieza o de cadenas de montaje que va encadenando una baja con otra sin ni siquiera haber cumplido los 60 años. “Cuando empiezan con 25 años se comen el mundo y pueden llegar a todo; pero es habitual que con 40 lleguen los dolores de articulaciones, de músculos y estos cada vez sean más comunes y provoquen que se tengan que coger la baja de manera casi continua. En estos casos, es complicado hasta llegar a los 65 años actuales en activo”, recuerda Lomba.

Por ello, marca la diferencia en el tipo de trabajo. Los que son menos cualificados y requieren más esfuerzo físico son aquellos en los que es más complicado seguir bien activamente a partir de cierta edad. “Cuando llevas treinta años con trabajos repetitivos suele empezar a aparecer una serie de patologías que provocan que no puedas desempeñar bien tu trabajo. Por ello, lo recomendable (y que se hace en otros países de Europa) es que exista una adaptación de estos puestos para que puedan llegar en las mejores condiciones a la actual etapa de jubilación”, explica Lomba.

Desde CC. OO. también marcan esta diferencia. “Hay profesiones como la construcción u otras físicas en las que hay que estar constantemente en la calle en las que no es viable que estén más años trabajando. De hecho, en casi todas ellas se busca a partir de los 60 una posible jubilación anticipada porque el cuerpo no aguanta”, recuerda Manuel Pina, secretario de Acción Sindical de CC. OO. Además, incluye a otro grupo: aquellos que sufren grandes niveles de estrés en el trabajo. “Por ejemplo, los profesores de 67 años o más no están en condiciones de seguir dando clases y soportando el estrés de controlar y enseñar en un aula con treinta alumnos”, puntualiza.

No obstante, Lomba detalla que hay personas que, debido a su vida social, biológica y educacional, consiguen llegar en buen estado a pesar de tener un trabajo que exige gran esfuerzo físico. “Cada persona es un mundo y hay gente con mejor genética o que se cuida mucho y hace deporte. En estos casos pueden llegar a los 65 bien, pero tampoco es normal que puedan seguir trabajando más allá de los 67 que se plantean para dentro de diez años”, puntualiza. Sin embargo, reconoce que estos casos no suelen ser habituales.

Carlos Gómez, profesor de Sociología de la Universidad de Zaragoza, considera que lo adecuado es  mantener la edad máxima de jubilación entre los 65 y 67 años, tal y como está establecido, pero permitir que si una persona se encuentra en condiciones pueda prolongar su edad de actividad. "En estos momentos, en la administración públicas ya hay algún colectivo que puede prolongar libremente su período de actividad hasta los 72 años, como es el caso de magistrados, jueces, fiscales, etc.", recuerda. Al igual que Lomba y Pina considera que esta edad va directamente relacionada con la actividad que uno desempeña (si es un trabajo con esfuerzo físico o monótono o si, por el contrario, es creativo e innovador) y la motivación que tenga respecto a su trabajo.

En el lado opuesto se encuentran aquellas personas que tienen un trabajo cualificado y con poco o nulo esfuerzo físico. “En estas circunstancias generalmente se puede alargar la edad de jubilación, llegando incluso a superar los 70 años. Son personas que no suelen estar deterioradas físicamente porque no han tenido que hacer trabajos repetitivos y, además, conservan una gran agudeza mental. Muchos de ellos siguen haciendo cursos, se reciclan... por lo que su mente sigue activa”, recalca.

Sin embargo, desde los sindicatos reclaman que esta no debería ser la cuestión. “Si uno quiere seguir trabajando porque se encuentra bien, perfecto. Pero no debe convertirse en una obligación cuando ya se han cotizado más de 35 o 40 años. Es injusto”, considera Pina. Desde su punto de vista, independientemente de la profesión, el problema del actual sistema de pensiones no se soluciona con que el trabajador pague más, sino consiguiendo más ingresos.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo