Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Encuentro digital

"El acoso escolar no es un problema escolar, sino social"

Olga Lázaro, psicopedagoga y profesora en cursos de docentes y padres, responde a las preguntas de los lectores sobre acoso escolar.

Heraldo.es Zaragoza Actualizada 19/10/2016 a las 13:50
Olga Lázaro, psicopedagoga.Oliver Duch

Como experta, ¿cuál cree usted que es el mejor método para combatir el acoso? ¿Sobre quién sería más conveniente actuar: el acosador/es o acosado? (Silvia)

Gracias por tu participación. El mejor método para combatir el acoso es educar a nuestros hijos desde pequeños dándoles herramientas personales que le ayuden a convivir en sociedad. La actuación contra el acoso escolar implica a todas las partes por igual: acosadores, acosados y espectadores.

Buenos días. Si un hijo no participa directamente en un caso de acoso escolar, pero es espectador silencioso o pasivo, ¿qué signos pueden alertar a los padres y qué recomendaciones les darías a esos padres? Muchas gracias (Juan)

Los espectadores pasivos son la clave para resolver el problema del acoso escolar. Mi recomendación a todos los padres para evitar este y otros temas sería invertir tiempo de calidad con nuestros hijos, comunicándonos y donde la escucha activa debería ser nuestra actitud principal.
Las recomendaciones podrían ser ayudar a nuestros hijos a tomar un papel activo constructivo ante un conflicto. Y educar en la asertividad y empatía.


Buenos días, me gustaría saber diferenciar entre acoso y que no te acepten en el grupo, bien porque eres nuevo,ya están los grupos de siempre hechos, etc. Los niños adoptados en general no tienen recursos para enfrentarse a los que ellos sienten que los molestan, apartan, descalifican ¿Qué hacer ? y ¿Cómo demostrarlo? Pues están en inferioridad de condiciones e incluso los justifican y llama más la atención como se defienden ellos que las picardías de los acosadores. Saludos y gracias. Mª Jesús Júdez


Estamos hipersensibilizados con estos temas, ya que son muchas las informaciones recibidas actualmente. El acoso implica intención, repetición y desequilibrio claro de poder. La no aceptación al grupo o rechazo es un tema que deberíamos trabajar tanto desde el ámbito familiar como escolar. Educar a nuestros hijos su inteligencia intrapersonal e interpersonal para que puedan poco a poco ir adquiriendo habilidades sociales, las cuales le ayudarán a resolver conflictos entre iguales.

Algunos niños adoptados tienen algunas situaciones asumidas con creencias irracionales y limitadoras ("no valgo", "tengo la culpa", "me merezco cosas malas"), que son la base de su autoestima baja. Esto tiene que ver, en gran parte, con los cuidados recibidos de sus figuras de apego primario. Darles seguridad, acompañamiento emocional y dotarlos de herramientas sería la clave, a través de una comunicación afectiva eficaz y abordar el tema del acoso para que lo puedan identificar.

-¿Cómo distinguir un caso de acoso en el aula? Actualmente una simple riña, por la alarma social generada ya es vista como acoso.
-¿Qué hacer? ¿Cómo actuar con el acosador? ¿Y con el acosado?
-¿Es bueno / recomendable el papel de un alumno-mediador?
(Cristina)


Es cierto que cada vez hay más centros comprometidos con este tema. Las características de un caso de acoso son claras, por ello tenemos que averiguar qué está pasando en el aula, intervenir siempre que haya una sospecha para clarificar la situación. Frente al acosador informar siempre a los padres, sancionar con eficacia y coherencia educativa, y por supuesto, enseñarle valores de igualdad y respeto. Respecto al acosado, proteger, informar a la familia y de forma resiliente ayudarle a gestionar la situación. El papel del alumno-mediador es fundamental.

¿Cómo se puede disuadir a los acosadores en los centros escolares? ¿Terapia de grupo al estilo de los maltratadores para evitar ataques? ¿Aumentar el carácter de la persona ofendida con técnicas disuasorias? ¿Concienciación por parte de los padres del daño que se puede causar a la víctima?(Jesús)

El papel fundamental para disuadir a los acosadores la tienen los espectadores silenciosos y la educación en valores. Una actitud activa del espectador hace que el acosador frente o pueda cambiar su actitud. Hablar en el aula sobre el tema y trabajar desde edades muy tempranas las habilidades sociales ayudará a evitar o por lo menos a concienciar de la importancia de este tema.

¿Cómo se identifica a los acosadores? (Pili)

Actitudes que pueden ser indicadoras de que su hijo es acosador: escasa empatía con el entorno, poco control de la ira, incapacidad para reflexionar, dificultad para resolver conflictos, baja autoestima, querer llamar la atención constantemente, agresividad física y verbal, y pocos límites, poco control parental.

¿Hasta qué punto un niño se puede sentir acosado? ¿Quizá es que no sabe defenderse? (María Escartín, psicopedagoga).

Es importante que desde pequeños los padres ayudemos a nuestros hijos a desarrollar su autoestima correctamente, con habilidades emocionales adecuadas a su edad. Ayudémosle a reconocer y regular sus emociones. Educar en la asertividad y la empatía son las herramientas.

El acoso escolar es un tema que nos preocupa a todos. En los colegios les dicen que no hay que pegar, aunque les peguen. ¿Pero qué debe hacer un niño cuando le pegan? ¿Estar sin hacer nada? ¿Qué le debemos decir a nuestros hijos cuando vienen a casa un día tras otro con que les han pegado? Gracias, Ester.

Hace tiempo que podemos observar que la sociedad en la que vivimos está inmersa en un grado de violencia cada vez mayor. Si nos relacionamos con este modelo y con esta actitud no hará más que agravar la situación. Si nuestro hijo es agredido en el colegio, debemos hablar con los profesores y averiguar qué está pasando. Y desde el ámbito familiar, dotar a nuestros hijos de habilidades sociales para afrontar los conflictos.

¿Cómo puede afectar a largo plazo a un niño el acoso escolar? ¿Cómo puede afectar en la vida de una persona adulta ese acoso? ¿Puede llegar a ser agresivo en la vida o pasivo contra ataques externos? ¿Y en la educación de los propios hijos cómo puede afectar? ¿Qué consejos le puede dar? ¿Qué puede llegar a hacer, como agredir a un profesor, a un padre o al propio niño agresor de su hijo?

¿Sabiéndose desde hace muchos años que había acoso en los colegios, por qué no se ha puesto antes remedio? Yo tengo 35 años, fui víctima de acoso en el colegio. Llegaba a casa con mechones arrancados, ropa rota. En esa época los profesores me protegieron, pero cuando pasé al instituto me llegaron a sacar una navaja. Había muchas personas esperando a ver cómo me pegaban en la puerta. Hablé con el jefe de estudios y me dijo que él tenía otros problemas más importantes como para estar protegiendo a una persona. ¿Sabiéndose esto de antemano, por qué no se ha puesto remedio antes?. En el mismo instituto a una niña le rompieron la cadera. Cuando volvió la niña, el agresor le dijo que si se quería ir de vacaciones otra vez. Si se hubiera puesto remedio antes, no se hubiera llegado hasta esto. En mi opinión esto pasa porque la ley ampara a los menores. Creo que en estos casos habría que juzgarlos como adultos, no protegiéndolos con castigos ejemplares. Estos agresores tendrían que hacer horas sociales con niños minusválidos o niños que necesiten ayuda, aprenderían mucho. (M.)

Gracias por compartir tu testimonio. Muchas veces en las escuelas de familia que habitualmente imparto, muchos padres se sinceran y nos cuentan sus experiencias, recuerdos que son dolorosos y que les han producido un impacto a lo largo de los años. El trabajo personal con un profesional sería la clave para poder resolver esta situación tan traumática.

Actualmente se está debatiendo una reforma del Código Penal que avanza en la definición de diferentes formas de violencia contra los niños. Si eres mayor de 14 años, se aplican las normas de la Ley de Responsabilidad Penal de Menores. Los menores de 14 años no son imputables penalmente. La respuesta sancionadora debe ser siempre educativa y socializadora.

En primer lugar, felicitaros por la iniciativa y en especial a Olga Lázaro por su trabajo para la mejora de la calidad educativa. Por otro lado, mi nombre es Marcos Ortiz, docente en el colegio Teresiano del Pilar, tutor de 2º  y profesor de Educación Física.

Actualmente, encontramos otras iniciativas contra el abuso escolar, últimamente en televisión. Si bien en este medio también encontramos noticias tales como abusos sexuales, guerras, asesinatos, corrupción política, etc. Son temas, que pueden clasificarse como "antiguos" pero que perduran en el tiempo y siguen siendo noticia. A pesar de las numerosas manifestaciones y "lucha" contra estos hechos, no se ha podido erradicar por completo, de hecho, como comentaba, siguen siendo noticias actuales. Mi pregunta es: ¿Cree que la lucha contra el acaso escolar es una batalla perdida y que dentro de 20 años seguiremos hablando sobre esto o por el contrario, en algún momento terminará para siempre? Obviamente, la respuesta correcta sería la segunda opción, pero ¿de verdad lo piensa? Muchas gracias. Marcos Ortiz


Confío plenamente que por el bien de nuestros hijos podamos erradicar esta lacra social. Para ello debemos implicarnos todos, empezando por los más pequeños, enseñándoles a convivir, no a competir, en aceptar la diferencia como algo enriquecedor y en valores como la tolerancia.

Buenos días, Olga. Si tenemos sospechas de que nuestro hijo sufre acoso en el colegio, ¿cuál crees que es la manera correcta de plantearlo en el centro educativo? ¿Cómo colaborar para no agravar la situación? Muchas gracias por tu respuesta. Amparo Sánchez

La implicación de los padres en la educación de sus hijos ayuda en muchos casos a evitar que estas situaciones se agraven. Si tenemos sospecha de que nuestro hijo está sufriendo acoso escolar, debemos informar al tutor y recibir información puntual de los pasos que se están dando en el centro. Desde mayo de 2016, el Departamento de Educación ha creado un plan integral contra el acoso escolar, con una normativa y protocolo de actuación, que deben seguir los centros ante una situación como ésta.

Hola me gustaría saber cómo detectas el acoso en un/a niñ@ que no cuenta nada. Y cómo detectar si tu hij@ es un acosador. Saludos y felicidades por esta iniciativa. M

Si nuestro hijo no cuenta nada, debemos observar sus cambios de comportamiento, como bajada de rendimiento escolar, deja de salir con los amigos, pide dinero, tiene síntomas psicosomáticos, pierde o rompe cosas. Todo eso debería hacernos pensar que pueda estar pasando por una situación de acoso o de conflicto. En una pregunta anterior hemos respondido a las características del acosador.

Desde todas las instancias (Gobierno central, gobiernos autonómicos, ministerios, asociaciones, especialistas, comunidad educativa, consejos escolares variados, comisiones de estudio, medios de comunicación, redes... y muchas más que se me olvidan ) se viene trabajando en la detección, análisis, estudio y medios necesarios para eliminar (no digo disminuir, digo eliminar) el acoso escolar.

¿Cuánto tiempo, esfuerzo y dinero nos está costando? ¿Cuáles son los resultados logrados hasta el momento? Mucho me temo que las respuestas son descorazonadoras. 

Pero hay un elemento que podría ser actor principal en esta lucha contra el acoso escolar. Visto que la zanahoria no funciona, creo que, como desgraciadamente se ha demostrado en España, va siendo hora de sacar el palo, como se hizo para disminuir los accidentes de tráfico. Va siendo hora de modificar unas leyes que sobreprotegen a los acosadores, y dejan indefensas a las víctimas. 

Los acosadores y acosadoras no pueden ampararse después en el anonimato que les garantiza su minoría de edad. Una vez que la justicia haya demostrado su participación en el delito, esos gamberritos aprendices de matones deberían ver publicados sus nombres por el barrio.Deberían ser obligados por el juez a cambiar de colegio a una distancia considerable de aquel donde han ejercitado su violencia. Deberían tener restringido el acceso a las redes sociales... En resumidas cuentas: una verdadera acción ejemplarizante para todos aquellos que tuviesen la tentación de amargar la vida a un semejante. ¿Qué opina sobre esto? ¿Las acciones de concienciación deberían ser complementarias a las de la Justicia? (Jesús)


Son muchos los estudios que muestran el efecto que produce en las víctimas el acoso. Por ello cada vez hay más colectivos que reclaman que el acoso se tipifique en el Código Penal, como se hizo con la violencia de género. El acoso escolar no es un problema escolar, sino social. Es cierto que hay que educar a nuestros hijos para la convivencia desarrollando conductas sociales, pero contando también con “armas” legales. Pienso que la educación de los hijos debe ser preventiva. Invertir recursos económicos, familiares y escolares ayudaría a combatir esta lacra social.

Buenos días, Olga, gracias por dar respuesta a los padres en temas tan inquietantes y vigentes como éste. Aquí dejo mi pregunta: ¿Qué podemos considerar como acoso escolar en edades tempranas (cursos de educación infantil, 3 - 5 años)? ¿Cuándo nos deberíamos preocupar los padres? ¡Gracias y saludos! (Patricia)

Hay que educar a los hijos desde estas edades tan tempranas en la comunicación y la tolerancia, sin juicios de valor sobre las diferencias de los demás. A estas edades no hay casos de acoso, pero sí se sientan las bases de las futuras relaciones.

El acoso escolar es un tema apasionante. Aclarar ideas y compartir experiencias siempre es enriquecedor para todos. Gracias por vuestras aportaciones.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo